El fondo creado por el Obispado de Lleida para paliar los efectos de la Covid-19 ha permitido a nueve entidades de la Red Sociocaritativa de la Diócesis de Lleida atender además de 600 familias (más 3.000 personas) de varios colectivos vulnerables. Se trata de la cantidad recaudada por la Diócesis en el fondo que se creó por este motivo en el mes de abril, y que ha contado con las aportaciones del mismo Obispado, presbíteros y personas particulares, a las cuales queremos mostrar nuestro agradecimiento.
 
 
Las entidades beneficiaste destacan que las ayudas recibidas han permitido impulsar nuevas acciones y cubrir necesidades que de otro modo hubiera estado imposible, hecho que habría dificultado la buena evolución de algunas personas en situación de máxima vulnerabilidad.
 
 
Las ayudas han ido destinadas a tres grandes campos de actuación: cubrir necesidades básicas, el acompañamiento de niños vulnerables y la protección sanitaria para evitar contagios de Covid-19 tanto de voluntarios, profesionales como de personas atendidas.
 
 
En relación con la cobertura de necesidades básicas las ayudas han permitido a la Asociación de Caridad San Vicenç de Paül atender a 135 familias, Estallido-Padre Palau ha ayudado 350 personas, y Cáritas Diocesana de Lleida a atendido 465 familias en sus programas de alimentos. También en la cobertura de necesidades básicas, los Hogares del Seminario acompañaron a 18 familias y la Fundación Jericó ha reforzado la atención a los usuarios del comedor social y a la residencia de la entidad.
 
 
En la atención a niños, Salesianos Sant Jordi han organizado un casal de verano destinado a 23 niños y 18 niñas de entre 4 y 11 años en la escuela Parc de l'aigua; la Obra Social Marista celebraron un casal para 115 menores para continuar con la tarea preventiva con los niños y jóvenes en situación de riesgo social del barrio de la Mariola.
 
 
En la protección sanitaria, Cáritas Diocesana destinó la ayuda para proporcionar mascarillas, gel hidroalcohólico y pantallas para mantener las distancias. A la vegada, la Fundación Jericó hizo frente a los gastos extraordinarias para proseguir con la actividad de acogida de las personas alojadas a la residencia.
 
 
El fondo Covid-19 también ha permitido proyectos conjuntos de varias entidades de la Red para paliar la situación de colectivos vulnerables.
 
 
Así, Arrels y Cáritas Diocesana de Lleida colaboraron en un programa conjunto para garantizar la atención a las personas temporeras. Durante 13 noches se atendieron a 18 personas en un alojamiento temporal.
 
 
También hay que destacar las ayudas destinadas a países en vías de desarrollo como el programa de Manos Unidas en Madagascar y el de Salesianos-Sant Jordi en Benin.
 
 
El Obispado de Lleida entregó 82.271,29 euros a nueve entidades sociales de la diócesis para paliar los efectos de la crisis de la Covid-19. Hay que recordar que el Obispado de Lleida aportó al fondo 20.000 euros y que el resto han estado aportaciones de sacerdotes, religiosos y fieles de la diócesis.
 
 
Las nueve entidades beneficiarias forman parte de la Red Sociocariativa de la diócesis de Lleida. Precisamente, esta plataforma ha sido la encargada de establecer los criterios por la distribución de las aportaciones a raíz de los proyectos presentados por las entidades.
 
 
Concretamente, Maristas-Obras Sociales Lleida recibió 5.037,58 euros; Esclat-Pare Palau 5.741,93 euros y Salesianos-Sant Jordi 8.612,89 euros. La Asociación de Caridad San Vicenç de Paül recibió 4.922,74 euros; la Fundación Entre Tots i per el Bé de Tothom (Llars del Seminari) 6.568,76; Arrels-Sant Ignasi 24.077,81 euros; Mans Unides 4.203,09 euros; Cáritas Diocesana de Lleida 17.394,20 euros y la fundación Jericó recibió 5.712,29 euros.
 
 
El fondo Covid-19 del Obispado de Lleida continúa abierto a las siguientes cuentas bancarias:
 
 
Banco de Sabadell ES49 0081 0455 990001855994
CaixaBank ES51 2100 0203 790104063631
 
 
Lleida, 30 de abril de 2021.