La imagen del Cristo Yacente, que preside la Congregación de la Santíssima Sang, ha quedado definitivamente instalada sobre la estructura donde se custodiará a partir de ahora. El mueble está dotado con un sistema de ruedas para poderlo trasladar siempre que sea preciso para algún acto. Encima se pondrá la urna de cristal que la cubría hasta ahora, pero previamente se actualitzará su sistema de iluminación. Así, se recuperará la tradicional forma de exponer la imagen, que llevaba muchos años pendiente de esta intervención para dignificarla, protegerla y acercarla al público que visita la iglesia de la Sang. El Cristo Yacente es una obra de 1953 del reconocido y prestigioso maestro Josep Viladomat i Massana.