El Facebook del Bisbat de LleidaEl Twitter del Bisbat de LleidaEl Google Plus del Bisbat de LleidaEl RSS del Bisbat de Lleida

Elegir religión en la escuela

Versión para impresiónVersión para impresión
Prop de vosaltres (Bisbe Salvador)
Producció
Data publicació: 
04/03/2016
Fitxer audio: 

Dentro de unas semanas los centros de enseñanza empezarán a preparar el curso próximo en el llamado período de preinscripción escolar. Es un primer paso que hace posible la opción de elegir, por parte de los padres, centro educativo para sus hijos. En esa opción está incorporada una materia que deben ofertar los centros y pueden elegir voluntariamente los padres o, en su caso, los alumnos.

Me estoy refiriendo a la Enseñanza de la Religión y la Moral Católica. Y solicito la atención de todos los católicos, padres y alumnos, profesores y sacerdotes para que esta materia cuente con la decidida y favorable opción porque tiene un gran valor y es muy importante para la formación integral y cristiana de los alumnos. Recuerdo también que su estudio puede servir para ampliar conocimientos a los alumnos de otras confesiones o no creyentes. Solicito a todos los que se interesan por la escuela comprensión y respeto por los contenidos de esta asignatura que se imparten con normalidad en los sistemas educativos de muchos países de nuestro entorno.

Me gustaría explicar con detalle la importancia de la enseñanza de la religión en la escuela y sus fuentes psicológicas, sociológicas, culturales e históricas que la justifican; por supuesto, también las teológicas. Del mismo modo narrar con brevedad las difíciles circunstancias que ha vivido esta asignatura en los últimos treinta y cinco años y las complicaciones de todo tipo para encajarla con dignidad en el actual curriculum escolar. Intento resumir todo ello en unas cuantas afirmaciones que otros muchos expertos han desarrollado ampliamente y en profundidad.

Es un derecho fundamental de los padres reconocido por la Constitución Española en el artículo 27. 3. No es un privilegio de los obispos o de la Iglesia.

Es una satisfacción personal y profesional para tantos profesores que la imparten o que ven favorecidas sus materias por sus coincidencias, complementariedades o contrastes. No se puede confundir con la catequesis que se ofrece en las parroquias puesto que está en diálogo constante con las demás asignaturas.

Es una obligación de las autoridades educativas y de los responsables de los centros escolares ofrecer esta enseñanza como una asignatura optativa para que todos ejerzan su derecho con libertad y sin cortapisa alguna. Los profesores de religión reúnen los requisitos académicos similares a los exigidos para los docentes de las demás materias.

Es una preocupación para los propios responsables eclesiales que los niños y jóvenes carezcan de una explicación coherente respecto a las grandes respuestas de sentido que pueden encontrar todos ellos en Jesucristo y su Iglesia.

Es una responsabilidad de la comunidad cristiana conseguir que todos sus miembros posean un buen bagaje cultural, nacido de la fe y desarrollado por muchas generaciones a lo largo de los siglos, y sepan dar razones suficientes de su esperanza.

Es una gran prueba de tolerancia por parte de toda nuestra sociedad posibilitar que las motivaciones y convicciones de muchos cristianos sean educadas y purificadas con el fin de que haya cada vez mayor número de ciudadanos, bien preparados, que dediquen su tiempo al servicio del bien común, desde una plataforma confesional.

Por mi parte deseo, con estas líneas, aconsejar y urgir a todos los escolares a inscribirse en esta materia en sus respectivos centros, bien por propia decisión o bien por voluntad de sus padres.

Las estadísticas actuales sobre las inscripciones aún son elevadas a nivel general y todos debemos contribuir a la coherencia entre las propias convicciones y la vida.

+Salvador Giménez

Obispo de Lleida