El Facebook del Bisbat de LleidaEl Twitter del Bisbat de LleidaEl Google Plus del Bisbat de LleidaEl RSS del Bisbat de Lleida

Comentando las Primeras Obras de Misericordia (2)

Versión para impresiónVersión para impresión
Prop de vosaltres (Bisbe Salvador)
Producció
Data publicació: 
28/02/2016
Fitxer audio: 

COMENTANDO LAS PRIMERAS OBRAS DE MISERICORDIA (2)

Tal como anuncié la semana pasada pondremos nuestra atención en dos obras de misericordia (una corporal y otra espiritual) cada semana. Por descontado es una división aparente porque todo y siempre afecta al ser humano que es una unidad psicosomática. Será una serie de siete glosas que os pueden ayudar en vuestra vida cristiana.

VISITAR A LOS ENFERMOS. Algunos autores añaden Y CUIDAR.

            Es ésta una situación del ser humano en la que constata su propia fragilidad. Sin definir el concepto de enfermedad, consideramos que hay personas con limitaciones físicas o psíquicas que necesitan de la ayuda de los demás para su supervivencia; son los profesionales de la medicina o los mismos familiares o voluntarios que acompañan los episodios de carencias de salud. Es cierto que a lo largo de la historia ha evolucionado mucho la relación enfermedad/salud. En los siglos anteriores se añadía la soledad o el abandono a gran cantidad de enfermos que fácilmente desembocaba en una muerte anticipada. En la actualidad los enfermos, en los hospitales o residencias o en sus propios domicilios, deben ser objeto de nuestro acompañamiento y compasión (padecer con el otro).

            Meditad estos textos bíblicos: Mt 25, 31; Flp 2,5-11; Job

En nuestra diócesis hay varias congregaciones religiosas que nacieron con la preocupación fundamental de los enfermos; en muchas parroquias existen grupos de pastoral de la salud; abundan profesionales con una modélica actuación con los enfermos.

            Os invito a participar en el acompañamiento a los enfermos, más allá de nuestros familiares, a no perder el ánimo en su continuo cuidado y a valorar a quienes procuran una mayor calidad de vida para todos sus pacientes. La Iglesia siempre ha enseñado a valorar i defender la vida hasta su fin natural.

ENSEÑAR AL QUE NO SABE

            La preocupación por transmitir los saberes comportaba una apuesta por la libertad personal. El analfabetismo o la incultura son situaciones humanas que estamos obligados los cristianos a ayudar a su erradicación. Cuanto más abramos las mentes ajenas a la adquisición de conocimientos, destrezas y actitudes más les ayudaremos a comprender el mundo, a aceptar la diversidad y a potenciar su libertad.

            Meditad estos textos bíblicos: Dt.4,35-39; Pr 4,1; 13,33; Mt 28, 19-20; Mc 12,19;  13, 1; Jn 6,45; 8,17; 1Cor 1,30; 2Tim 3, 16-17

En nuestra diócesis tenemos varias instituciones dedicadas a la enseñanza donde se pretende moldear las personalidades de los alumnos para que sean honestos y serviciales; hay grupos parroquiales que ofrecen refuerzo escolar; abunda el número de personas que luchan contra el analfabetismo y dedica gran parte de su tiempo en favor de la igualdad.

            Os invito a los cristianos a valorar positivamente a los profesionales de la educación; a colaborar en la transmisión de la sabiduría cristiana no se reducesólo a conocimientos sino a la experiencia global en contacto con el encuentro con Cristo dentro de la vida de la Iglesia; a la lucha por no decaer (padres, catequistas, sacerdotes y maestros) en la educación serena de las virtudes y en el aprecio por los valores que construyen la persona con profundas convicciones y entrega al servicio del prójimo.

+Salvador Giménez

Obispo de Lleida