El Facebook del Bisbat de LleidaEl Twitter del Bisbat de LleidaEl Google Plus del Bisbat de LleidaEl RSS del Bisbat de Lleida

Beatificacions

24/08/2013

Nació en Aguilar de Segarra. Vistió en San Ramón. En todas las comunidades era muy útil, haciendo el mantenimiento de la casa, ayudando en el campo, pero lo suyo era la cocina, escrupulosamente observante y un apóstol en su epistolario. Estaba en El Olivar y fue sorprendido por una patrulla de milicianos, a los que tuvo que hacer la cena. Presenció el saqueo y la profanación del templo y del cementerio. A la mañana siguiente, lo fusilaron.

22/08/2013

Como profesor, se distinguió por atender con docilidad las observaciones que le hacían sobre la manera de dirigir una clase y el interés en ponerlas en práctica. Se sentía animado por un ardiente deseo y un ansia de catequizar a los niños y jóvenes.

20/08/2013

En las visitas que hacía a sus familiares, éstos se sentían edificados por el fervor y la perfección con que cumplía los ejercicios de devoción y todos los rezos, así como la austeridad con la que correspondía a los obsequios de sus padres y hermanos.

17/08/2013

Al ser detenido con sus hermanos de comunidad, no sólo no hizo valer su condición de francés para obtener la libertad sino que, a quien se la ofrecía, le dijo: “De ninguna manera, he vivido siempre con mis hermanos y con ellos quiero morir”. Ésta fue su última voluntad y su expreso deseo.

24/08/2013

En Toledo, donde permanecerá hasta su muerte. Tampoco tuvo excesiva satisfacción en su nueva labor docente, pero no se desesperó por ello. En vez de desanimarse, se dedicó a fortalecer más y más su vida interior. A todas estas adversidades se añadían las que provenían de la situación política en contra de la Iglesia y de las congregaciones religiosas. Los contratiempos no arruinaron su tesón; más bien, lo fortalecieron en su vocación y le ayudaron a poner su confianza en Dios. Estas disposiciones de ánimo son las que mantuvo en el momento decisivo de la entrega de su vida.

22/08/2013

El éxito en la vida no tenía importancia para el H. Javier Benito, ni deseaba triunfar en el mundo; más bien aspiraba a entregarse por entero a la voluntad de Dios, lo que manifiesta la grandeza y la rectitud de su alma. Por ello, quizá mereció ser mártir de su fe. Por el sencillo hecho de ser religioso, fue asesinado en Toledo el 23 de agosto de 1936.

19/08/2013

Nació en Jijona. Era de una personalidad prodigiosa. Fraile próximo, cercano, jovial, humilde, pulcro, entrañable, nacido para ser amigo, para hacer amigos. Fue formador, superior y provincial. Educó en la bondad, gobernó desde la cercanía. Predicó mucho y bien, hasta tres sermones diarios. Se escondió en casa de mosén Terraza. El 25 de julio irrumpieron en su habitación cinco milicianos que, pistola en mano, le preguntaron si era sacerdote. El padre Tomás respondió rotundamente: “Sí, y provincial de los Mercedarios”; ante lo que ellos exclamaron: "¡Ah! ¿con que cura y fraile? Pues no hemos perdido el viaje, vente con nosotros”. Lo mataron al llegar a la escalinata de la catedral de Lleida.

17/08/2013

En Lleida fue formador, rector y comendador. Más padre que superior, sabía encauzar la vida comunitaria, comunicaba optimismo, imprimía a las celebraciones culturales esplendor y profundidad. Sus grandes amores fueron la Eucaristía y nuestra Madre. En la cárcel mostró una enorme entereza, empeñado en mantener el ánimo de los condenados con jovialidad y humor, hasta la despedida: Adiós, hermanos! Hasta la eternidad!. Cuando cayó en las tapias del cementerio, estaba gritando ¡Viva Cristo!

Páginas