El Facebook del Bisbat de LleidaEl Twitter del Bisbat de LleidaEl Google Plus del Bisbat de LleidaEl RSS del Bisbat de Lleida

Beatificacions

29/08/2013

Al comenzar la persecución religiosa en España, comentaban los hermanos los temibles acontecimientos de aquellos días y algunos se sentían inquietos por el porvenir. El verdadero temple del H. Félix Amancio quedó reflejado en esta frase que él pronunció: «No hay que pasar pena; si nos matan, moriremos mártires y, con nuestras vidas repararemos plenamente, de una vez, por todos nuestros pecados».

28/08/2013

Nació en Híjar, Teruel. Ingresó a los veinte años en El Olivar. Era observante, humilde, obediente, trabajador, amante de las cosas de la comunidad, grave y jovial. Contagiaba alegría a cuantos le trataban. Estuvo cuarenta y cinco años al frente de la explotación agrícola de El Olivar; siendo de su incumbencia las caballerías, los vinos, los criados, las sementaras. Pero, sobre todo descolló como buen religioso, observante y devoto. Fue de los últimos en abandonar El Olivar, el 5 de agosto.

26/08/2013

Ocupó el cargo de prefecto de internos en varios colegios en donde estuvo, empleo que le cuadraba de forma admirable y en el que fue un verdadero educador. Manifestaba en este cargo una gran prudencia y un enorme respeto hacia los alumnos, incluso hacia los menos disciplinados. A todos ellos los trataba con amabilidad. Conseguía todo lo que deseaba de sus alumnos, empleando para ello la prudencia y la razón, pero teniendo siempre comprensión con ellos y ocultando atinadamente sus defectos humanos.

24/08/2013

En Toledo, donde permanecerá hasta su muerte. Tampoco tuvo excesiva satisfacción en su nueva labor docente, pero no se desesperó por ello. En vez de desanimarse, se dedicó a fortalecer más y más su vida interior. A todas estas adversidades se añadían las que provenían de la situación política en contra de la Iglesia y de las congregaciones religiosas. Los contratiempos no arruinaron su tesón; más bien, lo fortalecieron en su vocación y le ayudaron a poner su confianza en Dios. Estas disposiciones de ánimo son las que mantuvo en el momento decisivo de la entrega de su vida.

28/08/2013

A su madre le decía: «No he nacido para el campo, he nacido para ser religioso».

27/08/2013

Los testimonios que de él tenemos nos hablan de que «empleaba su peculiar habilidad para un sinfín de menesteres en la comunidad y en el colegio. Por ejemplo, en Lucena, fue operador de cine: realizaba éste y otros menesteres con dedicación y esmero. Por donde pasó, dejó recuerdo de persona seria y convencida de su vocación religiosa».Podéis leer su biografía.

Más información sobre los mártires maristas, aquí.

24/08/2013

Nació en Aguilar de Segarra. Vistió en San Ramón. En todas las comunidades era muy útil, haciendo el mantenimiento de la casa, ayudando en el campo, pero lo suyo era la cocina, escrupulosamente observante y un apóstol en su epistolario. Estaba en El Olivar y fue sorprendido por una patrulla de milicianos, a los que tuvo que hacer la cena. Presenció el saqueo y la profanación del templo y del cementerio. A la mañana siguiente, lo fusilaron.

22/08/2013

Como profesor, se distinguió por atender con docilidad las observaciones que le hacían sobre la manera de dirigir una clase y el interés en ponerlas en práctica. Se sentía animado por un ardiente deseo y un ansia de catequizar a los niños y jóvenes.

Páginas