El Facebook del Bisbat de LleidaEl Twitter del Bisbat de LleidaEl Google Plus del Bisbat de LleidaEl RSS del Bisbat de Lleida

News.va Official Vatican Network

Subscribe to canal de noticias News.va Official Vatican Network
Actualizado: hace 20 mins 53 segs

Respeto y protección del derecho de los trabajadores, pide el Papa en el mes de octubre

Mar, 03/10/2017 - 6:44pm
Derechos de los trabajadores y desempleados : es la intención de oración del Papa Francisco para este mes de octubre, reiterada por el Pontífice a través del Video del Papa. En el Video, Francisco insta a “recordar siempre la dignidad y los derechos de los trabajadores, denunciar las situaciones en las que se violan estos derechos, y ayudar a que contribuya a un auténtico progreso del hombre y de la sociedad”. Francisco invita asimismo a pedir “por el mundo del trabajo, para que a todos se pueda asegurar el respeto y la protección de sus derechos y se le dé a los desempleados la oportunidad de contribuir con el trabajo a la construcción del bien común”. El Video del Papa es promovido por la  Red Mundial de Oración del Papa al servicio de los desafíos de la humanidad y de la misión de la Iglesia. Escuchemos al Santo Padre en el Video:   (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Papa: Pedir a Jesús el coraje de seguirlo desde cerca

Mar, 03/10/2017 - 4:07pm
(RV).- Jesús está en camino con sus discípulos hacia Jerusalén porque “se cumplían los días en que habría sido elevado en alto”. Se trata del inicio del Evangelio propuesto por la liturgia del día que refiere el aproximarse del momento de la pasión y de la cruz, ante el cual – como destacó el Papa –  en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta el primer martes de octubre – Jesús realiza dos acciones: “Toma la firme decisión de ponerse en camino”; de manera que acepta la voluntad del Padre y va adelante; y después, “anuncia esto a sus discípulos”. “Sólo una vez” – recordó Francisco – se permitió pedir al Padre que alejara un poco esta cruz: ‘Padre –en el Huerto de los Olivos – si es posible, aleja de mí este cáliz. Pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya’. Obediente: lo que el Padre quiere. Decidido y obediente y nada más. Y así, hasta el final. El Señor entra en la paciencia… Entra en la paciencia. Es un ejemplo de camino, no sólo morir sufriendo en la cruz, sino caminar en la paciencia”. Sin embargo, ante esta decisión, y con la perspectiva del camino hacia Jerusalén y hacia la cruz, los discípulos no siguen a su Maestro, tal como lo relatan diversas páginas de los Evangelios que citó el Santo Padre . A veces los discípulos “no entendían lo que quería decir o no querían entender, porque estaban asustados”; mientras otras veces “escondían la verdad” o se distraían haciendo “cosas alienantes”; o, como se lee en el Evangelio, “buscaban una coartada para no pensar” en lo que le esperaba al Señor. “Y Jesús solo. No estaba acompañado en esta decisión porque nadie comprendía el misterio de Jesús. La soledad de Jesús en el camino hacia Jerusalén: solo. Y esto, hasta el final. Pensemos después en el abandono de los discípulos, en la traición de Pedro… Solo. El Evangelio nos dice que se le apareció sólo un ángel del cielo para confortarlo en el Huerto de los Olivos. Sólo aquella compañía. Solo”. Vale la pena – y fue ésta la sugerencia final del Papa , “tomarse un poco de tiempo para pensar” en Jesús que “tanto nos ha amado”, “que ha caminado solo hacia la cruz” en medio de la incomprensión de los suyos. “Pensar”, “ver”,  “agradecer” a Jesús, obediente y valiente, y “realizar un coloquio con Él”. Y Francisco sugirió las palabras con las que hacerlo: “¿Cuántas veces yo trato de hacer tantas cosas y no miro, lo que Tú has hecho por mí? ¿Tú que has entrado en la paciencia – el hombre paciente, Dios paciente – que con tanta paciencia toleras mis pecados, mis fracasos? Y hablar con Jesús así. Él siempre está decidido a ir adelante, poner el rostro, y nosotros debemos agradecérselo. Transcurramos hoy un poco de tiempo, poco minutos – cinco, diez, quince – ante  el Crucifijo, tal vez, o con la imaginación ver a Jesús caminando decididamente hacia Jerusalén, y pedir la gracia de tener el coraje de seguirlo desde cerca”. (María Fernanda Bernasconi - RV). (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Pesar y cercanía del Papa por la matanza en Las Vegas

Lun, 02/10/2017 - 5:37pm
(RV).- En un telegrama enviado al Obispo de Las Vegas, Mons. Joseph Anthony Pepe, firmado por el Cardenal Secretario de Estado, Pietro Parolín, el Santo Padre expresa su pesar por la matanza acaecida en la noche del lunes, en la ciudad estadounidense de Las Vegas, cuando un individuo apostado en el piso 32 de un hotel disparó indiscriminadamente contra el público de un concierto de música country al aire libre que se celebraba abajo, dejando un saldo de 50 víctimas fatales, un dato cierto aunque no definitivo debido a la condición de gravedad de algunos de los más de 400 heridos que están internados en los hospitales. El Obispo de Roma expresa estar "profundamente entristecido" y asegura su cercanía espiritual a todos los afectados por esta tragedia "sin sentido". Asimismo "elogia los esfuerzos de la policía -escribe el cardenal Pietro Parolin-, y del personal de servicio de emergencia y ofrece la promesa de sus oraciones por los heridos y por todos los que han muerto, confiándolos al misericordioso amor de Dios Todopoderoso". (Griselda Mutual - Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Papa: Construir la civilización del amor a través del don

Lun, 02/10/2017 - 4:48pm
(RV).- El Papa Francisco recibió – el primer lunes de octubre en la Sala Clementina del Palacio Apostólico del Vaticano – a los participantes en el encuentro organizado por el Instituto italiano de la Donación, con ocasión de la Jornada del Don de este año que llega a su tercera edición. En efecto, el #DonoDay2017 – que se celebra cada 4 de octubre – es un día dedicado a quien hace del don una práctica cotidiana. De este modo, escuelas, ayuntamientos, asociaciones, empresas y ciudadanos se unen para construir el mapa de la Italia que dona, un país capaz de reaccionar ante las dificultades, poniendo en el centro la belleza del don en todos sus aspectos y de llevar adelante una reflexión acerca de la importancia de la buena donación. Tras saludarlos con afecto, el Santo Padre les recordó ante todo que “el don más grande que Dios nos ha hecho a cada uno de nosotros es la vida”; y que la vida forma parte de otro don divino original que es la creación. De había que haya sugerido: “Todos deberíamos sentir la gran responsabilidad de custodiar adecuadamente la creación y cuidar de ella, protegiéndola de las diversas formas de degradación. Tenemos el deber de conservar y entregar el planeta íntegro a las futuras generaciones, que hemos recibido como don gratuito de la bondad de Dios”. De ahí que el Papa haya afirmado que frente a la crisis ecológica che estamos viviendo, la perspectiva del don recibido y que debemos entregar a quienes vendrán después de nosotros “es motivo de empeño y de esperanza”. “El don de la vida y el don de la creación provienen del amor de Dios por la humanidad; es más, a través de estos dones Dios nos ofrece su amor. Y en la medida en que nos abrimos y lo acogemos, podemos llegar a ser a nuestra vez, un don de amor para los hermanos”. Francisco destacó que así lo recordó Jesús durante la Última Cena, cuando dejó a sus discípulos “el mandamiento nuevo de amor”. Es decir, que nos amemos recíprocamente como Él nos ha amado. Y puso de manifiesto la novedad de esta consigna precisando que debe tratarse de: “Un amor que se traduce en el servicio a los demás”; “un amor que sabe abajarse, que rechaza toda forma de violencia, respeta la libertad, promueve la dignidad, rechaza toda discriminación. Un amor desarmado, que se revela más fuerte que el odio. Ésta es la regola del amor para cuantos quieren seguir a Jesús: dejarse aferrar por Él, amar con Él, modelar las propias acciones sobre su infinita generosidad”. El Obispo de Roma  añadió que el don también es una experiencia educativa, que hace crecer humana y espiritualmente, abriendo la mente y el corazón a los amplios espacios de la fraternidad y del compartir. “¡Así se construye la civilización del amor!”. El Papa Francisco se despidió animándolos a proseguir su camino con alegría y deseándoles que sean hombres y mujeres, chicos y chicas, defensores de la vida, custodios de la creación, y testigos del amor donado que genera frutos de bien para la colectividad. “Los acompaño con mi oración. Y también ustedes, por favor, recen por mí. Los bendigo de corazón”. (María Fernanda Bernasconi – RV). (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Curar, educar, catequizar pero sobre todo amar: el Papa al Capítulo General de las Pequeñas Hermanas de Jesús

Lun, 02/10/2017 - 3:40pm
“Un Capítulo es la experiencia espiritual común de un regreso a la fuente de la llamada, personal y comunitaria ”: lo recordó el Papa Francisco encontrando en la mañana de este lunes 2 de octubre, en la Sala del Consistorio, a las 53 participantes en el Capítulo General de las Pequeñas Hermanas de Jesús . Capítulo que el Papa definió también como “momento de gracia para todo instituto de vida consagrada”. En sus palabras, el Obispo de Roma recordó que a la raíz del Instituto, está la experiencia impetuosa de la ternura de Dios para con la fundadora, la Pequeña Hermana Magdalena de Jesús. Misión principal: amar y estar con los más pequeños A distancia de casi 80 años de la fundación del Instituto, más de miles Pequeñas Hermanas se encuentran esparcidas en el mundo, en situaciones humanas difíciles junto a los más pequeños y los más pobres, dijo el Papa, subrayando el objetivo: “No están allí principalmente para curar, educar o catequizar – recalcó – sino para amar, para ‘estar’ con los más pequeños , como lo hacía Jesús”, anunciando el Evangelio “con una vida simple hecha de trabajo, presencia y acogida incondicionada. Es de vital importancia – agregó – regresar continuamente a esta experiencia originaria de la cercanía de Dios”. Mujeres libres, unidas a lo esencial A las más de 50 Pequeñas Hermanas, el Santo Padre indicó, sobre todo, que mantengan ferviente la vida espiritual , “porque es de este amor recibido de Dios, que desborda vuestro amor para los hermanos y hermanas”. “¡No tengan miedo de seguir adelante, llevando en sus corazones al pequeño Niño Jesús, a todos los lugares en los cuales están los más pequeños de nuestro mundo!”, les dijo después el Papa, instándoles a permanecer mujeres libres de vínculos con obras y cosas, para amar a quienes encuentran. Y constatando las difíciles situaciones que tienen que vivir en el camino, les recordó que este sacrificio, este “amor”, las hace “mujeres libres unidas a lo esencial”. El cuidado de la vida fraterna de las comunidades Ultima indicación del Papa fue “cuidar de la vida fraterna en las comunidades”: “Para encontrar el gusto de la vida comunitaria – les dijo el Papa – es necesario buscar siempre la sencillez, el afecto, las pequeñas atenciones, el servicio, la maravilla”. Es de esta fraternidad entre ustedes – aseguró – que nace el servicio de la autoridad”. “¡Vuestros corazones no tienen barreras! Las alentó el Santo Padre. No pueden cambiar el mundo solas, pero lo pueden iluminar llevando la alegría del Evangelio a los barrios, en las calles, mezcladas entre la gente, siempre cerca de los más pequeños”. (María Cecilia Mutual – RV)   (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Homilía del Papa en Bolonia: «La Palabra, el Pan y los Pobres: las tres P de referencia para el cristiano»

Dom, 01/10/2017 - 8:31pm
(RV).- El Papa Francisco culminó su intensa jornada de visita pastoral a las ciudades italianas de Cesena y Bolonia, celebrándo es esta última una misa en el estadio Dall’Ara.  A continuación las palabras del Santo Padre: Celebro con ustedes el primer domingo de la Palabra: la Palabra de Dios hace el arder el corazón (cf. Lc 24,32), porque nos hace sentir amados y consolados por el Señor. También Nuestra Señora de San Lucas, el evangelista, puede ayudarnos a entender la ternura materna de la palabra "viva", y al mismo tiempo "aguda" como en el Evangelio de hoy: de hecho, penetra en el alma (Efesios 4:12) y saca los secretos y las contradicciones del corazón. Hoy, nos apela a través de la parábola de los dos hijos, que ante el pedido del padre de ir a su viña responden: El primero no, pero luego va; el segundo sí, pero luego no va. Hay, sin embargo, una gran diferencia entre el primer hijo, que es perezoso, y el segundo, que es hipócrita. Intentemos imaginar lo que pasó dentro de ellos. En el corazón del primero, después de decir no, resonaba aún la invitación de su padre; en cambio en el segundo, a pesar del “sí”, la voz de su padre fue enterrada. Pecadores en camino y pecadores sentados El recuerdo del padre levantó al primer hijo de la pereza, mientras que el segundo, que tenía una buena predisposición contradijo "el decir con el hacer". De hecho, se había convertido en impermeable a la voz de Dios y de la conciencia, que de esta forma había abrazado sin problemas la dualidad de la vida. Jesús con esta parábola pone dos caminos por delante de nosotros, que como experimentamos, no siempre estamos dispuestos a decir sí con palabras y obras, porque somos pecadores. Pero podemos elegir entre ser pecadores en camino , que permanecen escuchando al Señor y cuando caen se arrepienten y se levantan, como el primer hijo; o ser pecadores sentados , listos para justificarse siempre y sólo en palabras según aquello que les conviene.  Estas palabras Jesús las dirije a algunos jefes religiosos de aquel tiempo, que se parecían al hijo de la “doble vida”, mientras que la gente común normalmente se comportaba como el otro hijo. Estos jefes sabían y explicaban todo, en un modo formalmente intachable, como verdaderos intelectuales de la religión. Pero no tenían la humildad de escuchar, el coraje de preguntarse, ni la fuerza de arrepentirse. Y Jesús es muy severo: dice que incluso los publicanos les preceden en el Reino de Dios. Es una reprensión fuerte, porque los publicanos eran los corruptos traidores de la patria. ¿Cuál era entonces el problema de estos jefes? No estaban equivocados en el concepto, sino en el modo de vivir y pensar delante de Dios: eran, en palabras y con los otros, custodios inflexibles de las tradiciones humanas, incapaces de comprender que la vida según Dios es “en camino” y requiere la humildad de abrirse, arrepentirse y recomenzar. La palabra clave es "arrepentirse" ¿Qué nos dice ésto a nosotros? Que no existe una vida cristiana con reglas fijas, construida científicamente en la cual basta con cumplir algunas normas para tranquilizar la conciencia: la vida cristiana es un camino humilde de una conciencia que nunca es rígida y siempre está en relación con Dios, que sabe arrepentirse y confiarse a Él en su propia pobreza, sin presumir nunca de bastarse por sí misma. Así se superan las versiones revisadas y actualizadas de aquel mal antiguo, denunciado por Jesús en la parábola: la hipocresía, la doble vida, el clericalismo que se acompaña del legalismo, el alejamiento de la gente. La palabra clave es arrepentirse: es el arrepentimiento lo que permite no endurecerse, el transformar un no a Dios...en un sí, y el sí al pecado...en un no por amor al Señor. La voluntad del Padre, que cada día delicadamente habla a nuestra conciencia, se cumple sólo en la forma del arrepentimiento y de la conversión continua. En definitiva, en el camino de cada uno hay dos caminos: ser pecadores arrepentidos o ser pecadores hipócritas . Porque lo que cuenta no son los razonamientos que justifican e intentan salvar las apariencias, sino un corazón que avanza con el Señor, que lucha cada día, se arrepiente y regresa a Él. Porque el Señor busca a los puros de corazón y no a los "puros por fuera".  Buscar el encuentro hacia un nuevo equilibrio Veamos ahora, queridos hermanos y hermanas, que la Palabra de Dios excava en profundidad, “discierne los sentimientos y los pensamientos del corazón” (Eb 4, 12). Pero es también actual: la parábola nos llama incluso a pensar en las relaciones, no siempre fáciles, entre padres e hijos. Hoy en día, a la velocidad con la que se pasa de una generación y a la otra, se advierte con mayor fuerza la necesidad de autonomía del pasado, a veces hasta llegar a la rebelión. Pero después de los encierros y los largos silencios de una parte a la otra, es bueno recuperar  el encuentro, aunque sea vivido entre conflictos ya que estos pueden convertirse en estímulo de un nuevo equilibrio . Como en la familia, así en la Iglesia y en la sociedad: nunca renunciar al encuentro, al diálogo, a la búsqueda de nuevas vías para caminar juntos. Las tres "P" como referencia en el caminar cristiano En el camino de la Iglesia surge a menudo la pregunta: ¿hacia dónde caminar, cómo caminar hacia adelante? Quisiera dejarles como conclusión de esta jornada, tres puntos de referencia , tres “P”: La primera es la Palabra , que es la brújula para caminar en la humildad, para no perder el camino de Dios y caer en la mundanidad. La segunda es el Pan , el pan eucarístico, porque en la Eucaristía comienza todo. Es en la Eucaristía donde se encuentra la Iglesia: no en las habladurías y murmullos, sino aquí, en el Cuerpo de Cristo compartido por gente pecadora y con necesidad, pero que se siente amada  y por tanto desea amar. De aquí se parte y nos reencontramos cada vez; este es nuestro inicio irrenunciable del nuestro ser Iglesia. Lo proclama “ad alta voce”, el Congreso Eucarístico: la Iglesia se congrega así, nace y vive en torno a la Eucaristía, con Jesús presente y vivo para ser adorado, recibido y compartido cada día. Por último, la tercera P: los Pobres . Aún hoy, lamentablemente muchas personas carecen de lo necesario. Pero también hay tantos pobres de afecto, personas solas, y pobres de Dios. En todos ellos encontramos a Jesús, porque Jesús en el mundo ha seguido el camino de la pobreza, del anulamiento, como dice San Pablo en la segunda lectura: “Jesús se abaja a sí mismo asumiendo una condición de siervo”(Fil 2,7). De la Eucaristía a los pobres, vamos a encontrar a Jesús. Ustedes han reproducido la frase que el cardenal Lercaro amaba ver puesta en el altar: “Si compartimos el pan del cielo, ¿cómo no compartir el pan de la tierra?”. Nos hará bien recordarlo siempre. La Palabra, el Pan y los Pobres : pidamos la gracia de no olvidarnos nunca de estos alimentos- base, que sostienen nuestro camino. Más información en nuestro  Facebook  y  Twitter .  (SL-RV) (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Cultivar la diocesanidad con el compromiso de la transparencia cristiana: el Papa en el encuentro con los religiosos y seminaristas

Dom, 01/10/2017 - 7:37pm
Entre apretones de manos, sonrisas y diálogo entró el Papa Francisco en la Catedral de San Pedro en Bolonia, donde lo esperaban los sacerdotes, religiosos, seminaristas del Seminario Regional y los Diáconos Permanentes de la “docta”, como es llamada esta ciudad de la región italiana Emilia Romaña. Sentado delante del altar, el Santo Padre escuchó en primer lugar, el saludo del Arzobispo de Bolonia, Mons. Matero María Zuppi, y poco después respondió de modo claro y familiar a las preguntas que le hicieron: Respondiendo a la primera pregunta de un sacerdote acerca de cómo hacer crecer la fraternidad en la vida de presbíteros, el Papa aseguró que la fraternidad  se expresa en el presbiterio. “El centro de la espiritualidad de la vida del presbítero diocesano es la diocesaneidad” afirmó. “ La diocesaneidad es una experiencia de pertenencia. Significa que no eres un libre como en el futbol. Eres un hombre que pertenece a un cuerpo  que es la diocesaneidad”. Francisco hizo hincapié en que si no se cultiva “este espíritu de diocesaneidad nos volvemos demasiado individuales, demasiado solos  y con el peligro de volvernos también  infecundos o con algún nerviosismo, un poco solterones”. De ahí – señaló el Papa – la importancia de  “cultivar el sentido de diocesaneidad, que tiene una dimensión de sinodalidad con el obispo . Un cuerpo que tiene que ir adelante siempre con el compromiso de la transparencia cristiana,  como la vive Pablo: el coraje de hablar, de decir todo . Y también el coraje de la paciencia,  de soportar”. El Santo Padre se refirió asimismo a la importancia de la “ relación con el pueblo de Dios sin el cual se cae en el clericalismo, uno de los pecados más graves ”. El Pontífice sugirió a los religiosos que sean pastores del pueblo, que cuiden el rebaño. “No quiere decir ser un populista” – precisó. “Pastor de pueblo, cercano al pueblo porque fue enviado allí para hacerlo crecer, a enseñar al pueblo, a santificar el pueblo y ayudarlo a encontrar a Jesús. En cambio, dijo Francisco, el pastor que es demasiado clerical se asemeja a los fariseos, a los doctores de la ley del tiempo de Jesús: sólo mi teología, sólo mi pensamiento… encerrado allí y el pueblo está en otra parte. Jamás interactuar con la realidad del pueblo”.   Y recordó el almuerzo de hoy con los pobres, los refugiados y los detenidos: “me  ha gustado el almuerzo, no tanto porque la lasaña fuera tan rica sino porque estaba el pueblo de Dios – dijo. Y allí estaban los pastores, en medio de ellos, del pueblo de Dios. Y el pastor tiene que tener una relación. Ésta es la sinodalidad. Una triple relación con el pueblo de Dios. Un lugar con el pueblo de Dios que los pastores deben ocupar en tres posiciones: “Adelante, como catequista, para hacer ver al pueblo cómo es el camino. En medio, para conocer, para entender bien cómo es el pueblo. Y detrás, para ayudar a aquellos que se quedan y también para dejar un poco de libertad y ver cómo va el olfato del pueblo de Dios para el elegir la yerba buena”. La diocesaneidad , la relación con los sacerdotes, la relación con el obispo, el coraje de hablar de todo y de soportar todo - dijo el Papa. Nos ayuda a no caer en el clericalismo, uno de los pecados más fuertes: “Es triste cuando un pastor no tiene horizonte de pueblo, no sabe qué hacer, cuando las iglesias están cerradas. Cuando se ve el horario en las puertas. ¡No es una oficina! Es el puesto donde se viene a adorar al Señor, pero si encuentra la puerta cerrada, ¿dónde lo hace?” Y prosiguió: “Hay que dejar siempre la puerta abierta de las iglesias, con aquel ‘servicio’ al pueblo de Dios.  Todo esto es la diocesaneidad”. Los dos vicios del clericalismo El Santo Padre se detuvo después en dos vicios que, dijo, “están por todas partes”: “Uno, el pensar en el servicio presbiteral como carrera eclesiástica . Me refiero a una verdadera actitud trepadora . Esto es peste en un presbiterio . Hay dos pestes fuertes. Ésta es una. Los trepadores que tratan de abrirse camino y tienen siempre las uñas sucias, porque quieren subir”. El segundo vicio frecuente son las habladurías : “y la fama del hermano sacerdote termina manchada, arruinada” dijo Francisco.   Son los dos vicios propios del clericalismo. “La fraternidad en la vida de los presbíteros puede crecer – sintetizó el Papa -  viviendo la diocesaneidad con coraje, hablando claro siempre, soportando a los demás, con una buena relación con el pueblo de Dios, adelante, para indicar el camino, en el medio, en la cercanía de las obras de caridad,  detrás, para mirar cómo va el pueblo y ayudar a quienes están retrasados. Y huyendo de toda forma de clericalismo y sus dos vicios: el ser trepadores y las habladurías. Vida religiosa y consagrados, testimonios de alegría y esperanza El Obispo de Roma respondió luego a una segunda pregunta explicando la importancia de huir de la psicología de la sobrevivencia : “Creer en la psicología de la sobrevivencia es como esperar  que el carro fúnebre lleve a nuestro instituto Es un pesimismo esperanzador . No es de hombres y mujeres de fe esto, no es una actitud evangélica, sino que es una actitud de derrota, – dijo Francisco.  Y señaló que “la psicología de sobrevivencia lleva a ‘falta de pobreza’. Es buscar la seguridad en el dinero. Explicando que la seguridad en la vida consagrada no la dan ni las vocaciones, ni la da la abundancia de dinero sino que viene de otra parte: “La vida consagrada comienza a corromperse por la falta de pobreza”. “San Ignacio definió a la pobreza madre, porque genera la vida religiosa, y muro, porque la defiende de la mundanidad. La psicología de la sobrevivencia lleva a vivir mundanamente, con esperanzas mundanas, no a apostar en el camino de la esperanza divina, la esperanza que es Dios”. Y comentó: “Cuando los bienes de un instituto religioso se derrumban yo  agradezco al Señor, porque comenzarán el camino de la verdadera esperanza en los bienes que da el Señor, la verdadera esperanza de fecundidad que te da el Señor”. EL Santo Padre prosiguió especificando que el “Señor nos visita tantas veces con la escasez, de medios, de vocaciones, de posibilidades, con una pobreza real”. E invitó a los presentes a preguntarse porque falta esta fecundidad. Les pido – agregó – que mediten meditare los últimos tres números de la Evangelii Nuntiandi, que todavía está vigente”. (María Cecilia Mutual – RV) Video del Encuentro del Papa Francisco con los Sacerdotes, Religiosos, Seminaristas y Diáconos en la Catedral de Bolonia         (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

«Sueño una Europa universitaria y madre», el Papa al mundo académico en Bolonia

Dom, 01/10/2017 - 6:39pm
(RV).- Uno de los momentos más coloridos de la Visita Pastoral del Papa Francisco a Bolonia fue el encuentro con los estudiantes y el mundo académico que tuvo lugar la tarde del domingo 1 de octubre, en la Plaza San Domenico de esta ciudad conocida como “la docta” debido a su prestigiosa universidad, que durante siglos ha educado y transmitido conocimientos a ciudadanos de todo el mundo. Tras ser recibido por el rector de la Universidad, el señor Francesco Ubertini, en un ambiente de gran entusiasmo y expectación por parte de cientos de estudiantes, el Santo Padre dirigió un profundo discurso marcado por el carácter universal y humanístico propio de la institución universitaria, “que nunca tiene miedo de incluir a todos y que no puede vivir sin elevar el espíritu del conocimiento a lo mas alto”. “El Alma Mater de ustedes y de toda universidad está llamada a buscar aquello que une. La acogida que proporcionan a estudiantes provenientes de contextos difíciles y lejanos es una linda señal. Que Bolonia, encrucijada secular de encuentros, diálogos y relaciones; y en tiempos recientes cuna del proyecto Erasmus, ¡pueda cultivar siempre esta vocación!”, dijo el Papa recordando que la Universidad en Europa tiene sus raíces más profundas en el humanismo, al cual también las instituciones civiles y la Iglesia han contribuído desempeñando roles distintos. Teniendo en cuenta este “espíritu académico que une”, el Obispo de Roma propuso tres derechos totalmente actuales y ligados al “saber universal”: En primer lugar el derecho a la cultura : el cual además de llevar implícito el “derecho al acceso a la educación”, significa también “tutelar el conocimiento, haciendo que sea humano y al mismo tiempo humanizante”, con el fin de que el estudio sirva para “cuestionarnos preguntas que busquen el sentido de la vida, sin dejarnos anestesiar por la banalidad”. “Esta es la gran tarea de ustedes: responder a los estribillos paralizantes del consumismo cultural, con elecciones dinámicas y fuertes, con la cúsqueda, el conocimiento y el compartir”, afirmó el Pontífice alentando a “sacar afuera lo mejor de cada uno para el bien de todos y poniendo en guardia sobre los riesgos de caer en una pseudocultura que descarta al ser humano". En segundo lugar, Francisco habló sobre el derecho a la esperanza que es el derecho a no ser ser invadidos cotidianamente de la retórica del miedo y del odio, a no ser sometido por las frases hechas del populismo o por la proliferación inquietante y provechosa de las “falsas noticias”. “Es el derecho para ustedes jóvenes, a crecer libres sin miedo al futuro, a saber que en la vida existen realidades bellas y duraderas, por las cuales vale la pena jugársela”, recalcó el Papa, añadiendo que la crisis que vivimos actualmente, es también una oportunidad , un desafío a la inteligencia y libertad de cada uno, que debemos aprovechar para convertirnos en “artesanos de esperanza”. ¡Qué lindo sería que las aulas de universidad fueran “canteras de esperanza”!, dijo Francisco. Por último, el Sucesor de Pedro destacó el derecho a la paz;  un derecho y al mismo tiempo deber, que está inscrito en el corazón de la humanidad, ya que la unidad prevalece sobre el conflicto (Evangelii gaudium, 226). “No tengan miedo a la unidad”, pidió Francisco, recordando que este año se celebró el 60° aniversario de la firma de los tratados de Roma, que dieron inicio a la unidad europea custodiando así el derecho a la paz, tras dos guerras mundiales y la atroz violencia de pueblos contra pueblos. Asimismo, el Obispo de Roma puso como ejemplo de lucha en favor de la Paz al Papa Benedicto XV , quien fuera también Obispo de Bolonia y que hace 100 años, definió a la guerra como “una inútil masacre” en una carta dirigida a los jefes de las partes beligerantes, firmada el 1 de agosto de 1917. “La historia enseña que la guerra es siempre una inútil masacre”, reiteró el Santo Padre indicando que la Iglesia no puede permanecer neutral frente al mal que se comete, pero debe ir siempre encaminada hacia la paz. Para concluir, el Papa señaló algunos retos para la Institución Universitaria, presente en la sociedad para garantizar el estudio de los derechos de todos , evitando los conflictos violentos: confirmar los derechos de las personas y de los pueblos, especialmente de aquellos más débiles, de los que son descartados y defender los derechos de la creación, nuestra casa común . “No hagan caso a quienes dicen que luchar por ésto es inútil y que nada cambiará. No se acontenten con sueños pequeños, sino que sueñen a lo grande. También yo sueño”, dijo Francisco, pero "no sólo mientras duermo porque los sueños grandes se hacen con los ojos abiertos, llevándolos delante de la luz del sol”. «Renuevo con ustedes el sueño de un nuevo humanismo europeo , para el que hace falta tener memoria, coraje, y una sana y humana utopía"; prosiguió el Pontífice, "el sueño de una Europa madre que respeta la vida y ofrece esperanza de vida, de una Europa donde los jóvenes respiran el aire puro de la honestidad, aman la belleza de la cultura y de una vida simple, no contaminada por las infinitas exigencias del consumismo; en la cual casarse y tener hijos es una responsibilidad y una alegría grande, no un problema derivado de la falta de trabajo suficientemente estable. (Discurso con motivo de la entrega del Premio Carlo Magno, 6 de mayo 2016). Sueño una Europa “universitaria y madre” que, conocedora de su cultura, infunda esperanza a sus hijos y sea instrumento de paz para el mundo», concluyó el Papa. (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

El Papa en el Ángelus: “Es tarea de la sociedad entera la preocupación por el trabajo digno”

Dom, 01/10/2017 - 2:58pm
(RV).- “Es necesario quitar centralidad a la ley del provecho y asignarla a la persona y al bien común. Pero para que esta centralidad sea real, efectiva y no sólo proclamada con palabras, es necesario aumentar las oportunidades de trabajo digno”, lo dijo el Papa Francisco antes de rezar la oración mariana del Ángelus, durante el Encuentro con el mundo del trabajo, los desempleados y los representantes industriales de Bolonia, el primer domingo de octubre, en el marco de su Visita Pastoral a esta ciudad con motivo de la clausura del Congreso Eucarístico diocesano. “La crisis económica tiene una dimensión europea y global, señaló el Santo Padre, y, como sabemos, dijo, esta es también una crisis ética, espiritual y humana, y a la raíz existe una traición del bien común, de parte sea de los individuos sea de los grupos de poder”. Hacer frente a esta problemática, señaló el Papa, es una tarea que pertenece a la sociedad entera: en esta fase en modo particular, todo el cuerpo social, en sus varios componentes, está llamado a realizar todo esfuerzo para que el trabajo, que es factor primario de dignidad, sea una preocupación central. Texto y audio completo de las palabras del Papa Francisco Queridos hermanos y hermanas, ¡buen domingo! Los saludo a todos ustedes que pertenecen al mundo del trabajo, en la variedad de sus expresiones. Entre ellas existe lamentablemente también aquella negativa, es decir, la situación difícil, a veces angustiante, de la falta de trabajo. ¡Gracias por su acogida! Ustedes representan las diversas partes sociales, muchas veces en discusión incluso dura entre ellas, pero han aprendido que solo juntos se puede salir de la crisis y construir el futuro. Sólo el diálogo, en las reciprocas competencias, puede permitir encontrar respuestas eficaces e innovadoras para todos, también en la calidad del trabajo, en particular el indispensable bienestar. Es aquello que algunos llaman el “sistema Emilia”. Traten de llevarlo adelante. Hay necesidad de soluciones estables y capaces de ayudar a mirar al futuro para responder a las necesidades de las personas y de las familias. En su territorio desde hace tiempo se ha desarrollado la experiencia cooperativa, que nace del valor fundamental de la solidaridad. Hoy esa tiene todavía mucho por ofrecer, también para ayudar a tantos que están en dificultad y tienen necesidad de ese “ascensor social” que según algunos estaría del todo fuera de uso. No dobleguemos jamás la solidaridad a la lógica del provecho financiero, porque así la quitamos – podría decir la robamos – a los más débiles que tienen tanta necesidad. Buscar una sociedad más justa no es un sueño del pasado sino un compromiso, un trabajo, que hoy tiene necesidad de todos. La situación de la desocupación juvenil e aquella de tantos que han perdido el trabajo y no logran re-inserirse son realidades a las cuales no podemos acostumbrarnos, tratándolas como si fueran solamente estadísticas. La acogida y la lucha a la pobreza pasan en gran parte a través del trabajo. No se ofrece verdadera ayuda a los pobres sin que puedan encontrar trabajo y dignidad. Este es el desafío apasionado, como en los años de la reconstrucción después de la guerra, que tanta pobreza había dejado. El reciente “Pacto para el trabajo”, que ha visto a todas las partes sociales, y también la Iglesia firmar un común empeño para ayudar en la búsqueda de respuestas estables, no de limosnas, es un método importante que deseo pueda dar los frutos esperados. La crisis económica tiene una dimensión europea y global; y, como sabemos, esta es también crisis ética, espiritual y humana. A la raíz existe una traición del bien común, de parte sea de los individuos sea de los grupos de poder. Es necesario pues quitar centralidad a la ley del provecho y asignarla a la persona y al bien común. Pero para que esta centralidad sea real, efectiva y no sólo proclamada con palabras, es necesario aumentar las oportunidades de trabajo digno. Este es una tarea que pertenece a la sociedad entera: en esta fase en modo particular, todo el cuerpo social, en sus varios componentes, está llamado a realizar todo esfuerzo para que el trabajo, que es factor primario de dignidad, sea una preocupación central. Aquí nos encontramos ante San Petronio, recordado como Pater et Protector y representado siempre con la ciudad entre sus manos. De aquí físicamente vemos tres aspectos  constitutivos de su ciudad: la Iglesia, el Municipio y la Universidad. Cuando ellos dialogan y colaboran entre sí, se refuerza el precioso humanismo que ellos expresan y la ciudad – por así decir – respira, tiene un horizonte, y no tiene miedo de afrontar los desafíos que se presentan. Los animo a valorizar este humanismo del cual son depositarios para buscar soluciones sabias y prudentes a los complejos problemas de nuestro tiempo, viéndolas si como dificultades, pero también como oportunidades de crecimiento y de mejoría. Y esto que les digo vale para Italia en su conjunto y para la entera Europa. Queridos amigos, les soy particularmente cercano, poniendo en las manos del Señor y de la Virgen de San Lucas todas sus ansias y preocupaciones. A Ella, tan venerada por todos los boloñeses, nos dirigimos ahora con la oración del Ángelus. (Traducción del italiano, Renato Martinez – Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

El Papa Francisco en Bolonia se encuentra con los migrantes

Dom, 01/10/2017 - 2:12pm
(RV).- Poco después de las 10 de la mañana, del primer domingo de octubre, el helicóptero en que viajaba el Papa Francisco aterrizó en Bolonia procedente de Cesena donde había transcurrido las primeras dos horas de su intensa visita pastoral a la Región italiana de Emilia-Romaña,  en el norte del país. La primera actividad pública del Santo Padre en esta ciudad fue su visita al Centro Regional de acogida de via Mattei donde se encontró con los jóvenes norafricanos que aquí reciben alojamiento y servicios de atención tras desembarcar en las costas italianas. Monseñor Matteo Maria Zuppi, Arzobispo de Bolonia , junto al Presidente de la mencionada Región, el Prefecto de esta ciudad y el alcalde recibieron a su llegada al Pontífice . En el Centro Regional de acogida – que antiguamente era un lugar de detención en el que se procedía a la identificación y expulsión de los ciudadanos que ingresaban en Europa de modo ilegal – unos mil emigrantes huéspedes esperaban al Papa . Y lo  hacán con sus sonrisas y manos extendidas, mientras con sus teléfonos celulares se fotografiaban con Francisco para enviar inmediatamente sus “selfis” a sus familias de origen.   El Santo Padre – llamándolos “queridos hermanos y hermanas” – los saludó cordialmente asegurándoles, ante todo, su cercanía. A la vez que les explicó que él mismo quiso que éste fuera el lugar de su primer encuentro en Bolonia; puesto que es el “puerto” de llegada de quienes proceden desde tan lejos con sacrificios que a veces ni siquiera ellos mismo logran relatar. El Obispo de Roma destacó que muchos no los conocen y los temen, lo que les hace sentir que tienen el derecho de juzgarlos, haciéndolo con dureza y frialdad, creyendo que ven bien. Sin embargo, el Papa dijo que “no es así”. Puesto que “sólo se ve bien con la cercanía que da la misericordia”. Sin la misericordia – añadió – “el otro permanece un extraño, incluso un enemigo”, que “no puede llegar a ser mi prójimo”. Y lo mismo sucede – prosiguió diciendo Francisco – cuando se escriben frases e insultos terribles en internet. De manera que si vemos al prójimo “sin misericordia”, no percibimos su sufrimiento y sus problemas. A la vez que añadió: “Hoy veo sólo tantas ganas de amistad y de ayuda”. Por esta razón el Santo Padre agradeció a las instituciones  y a todos los voluntarios la atención y el esmero con que se ocupan de quienes son hospedados en este lugar. Naturalmente Francisco afirmó que este fenómeno migratorio requiere una visión y una gran determinación en su gestión, con inteligencia y estructuras que no permitan la explotación que es más inaceptable aún, cuando se trata de personas pobres. De ahí que el Papa haya manifestado que a su juicio “es verdaderamente necesario que un mayor número de países adopten programas de sustento privado y comunitario a la acogida y que abran corredores humanitarios para los refugiados que padecen situaciones difíciles, para evitar expectativas insoportables y tiempo perdido, que pueden ilusionar”. “La integración comienza con el conocimiento” – dijo Francisco – y añadió que el contacto con el otro conduce a descubrir el ‘secreto’ que cada uno lleva consigo y también el don que representa, para abrirse a él a fin de acoger los aspectos válidos, aprendiendo así a quererse y venciendo el miedo, ayudándolo a insertarse en la nueva comunidad que lo recibe”. Después de algunas consideraciones, el Santo Padre los definió “luchadores de esperanza”. Mientras recordó que algunos no llegaron por haber sido literalmente “engullidos” por el desierto o el mar… Algo que, los hombres no recuerdan – dijo – pero Dios conoce sus nombres y los recibe. En cuanto a la Iglesia el Obispo de Roma afirmó que “es una madre que no hace distinción y que ama a cada hombre como hijo de Dios, es decir, a su imagen”. A la vez que recordó que desde siempre Bolonia ha sido una ciudad famosa por la acogida. En efecto, Bolonia fue la primera ciudad en Europa, hace ya 760 años, que liberó a los siervos de la esclavitud – recordó el Pontífice – exactamente a 5.855. Muchísimos – dijo – y sin embargo – añadió –  “Bolonia no tuvo miedo”. Puede ser – prosiguió explicando el Papa – que haya sido también por razones económicas, porque la libertad ayuda a todos y a todos conviene”. Pero “no tuvieron miedo de acoger a aquellas que entonces eran consideradas ‘no personas’ y a reconocerlas como seres humanos”. Por eso “¡escribieron en un libro los nombres de cada uno!” – exclamó –  y añadió: “Cómo quiera que también sus nombres fueran escritos y recordados para encontrar juntos, como sucedió entonces, un futuro común”. (María Fernanda Bernasconi – RV). (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

El Papa a los Consagrados de Cesena-Sarsina: “Edifiquen una Iglesia que sea familia de familias”

Dom, 01/10/2017 - 12:26pm
(RV).- “Los animo a encontrar, escuchar y caminar con los más necesitados, para que puedan encontrar a Cristo y su liberador mensaje de amor”, palabras de aliento del Papa Francisco durante el Encuentro con el clero, los consagrados, los laicos de los consejos pastorales, los miembros de la Curia y los representantes de las parroquias de la diócesis de Cesena-Sarsina, el primer domingo de octubre, en el marco de su Visita Pastoral a esta ciudad con motivo del Tercer Centenario del nacimiento del Papa Pío VI. Durante el Encuentro en la Catedral de Cesena, el Santo Padre recordó a los consagrados que la principal misión de un discípulo de Cristo es anunciar y testimoniar con alegría el Evangelio. “La evangelización – afirmó el Papa – es más eficaz cuando es actuada con unidad de intención y con una colaboración sincera entre las diferentes realidades eclesiales y entre los diversos sujetos pastorales, que encuentran en el Obispo un seguro punto de referencia y de cohesión”. “Corresponsabilidad es una palabra clave – subrayó el Santo Padre – sea para llevar adelante el trabajo común en los campos de la catequesis, de la educación católica, de la promoción humana y de la caridad; sea en la búsqueda valerosa, ante los desafíos pastorales y sociales, de nuevas formas de cooperación y presencia eclesial en el territorio”. Es ya un eficaz testimonio de fe, dijo el Pontífice, el hecho mismo de ver una Iglesia que se esfuerza por caminar en la fraternidad y en la unidad. Cuando el amor de Cristo es colocado incluso sobre legitimas exigencias particulares, agregó, entonces se hacen capaces de salir de sí mismos, de descentrase a nivel personal y de grupo, y siempre en Cristo ir al encuentro de los hermanos. “Las llagas de Jesús – precisó el Pontífice – permanecen visibles en tantos hombres y mujeres que viven en los márgenes de la sociedad: marcados por el sufrimiento, las dificultades, el abandono y la pobreza. Personas heridas por la duras pruebas de la vida, que son humilladas, que se encuentran en la cárcel o en los hospitales”. Acercándonos y curando con ternura estas llagas, señaló el Papa, muchas veces no solo corporales sino también espirituales, somos purificados y transformados por la misericordia de Dios. Recordando el ejemplo de servicio a los más necesitados realizado por San Vincenzo de Paoli, el Papa Francisco resaltó el primer deber de la diaconía de la caridad en favor de los pobres, es decir, una verdadera revolución de la caridad. Para realizar esto, dijo el Pontífice, es necesario reservar un adecuado espacio a la oración y la meditación de la Palabra de Dios. “La oración es la fuerza de nuestra misión. El encuentro constante con el Señor en la oración se hace indispensable sea para los sacerdotes y para las personas consagradas, sea para los operadores pastorales, llamados a salir del proprio huerto e ir hacia las periferias existenciales”. Son sobre todo los jóvenes, puntualizó el Papa Francisco, los que necesitan experimentar el amor de Jesús y la Iglesia cuenta mucho con ellos y es consciente de sus grandes recursos, de su inclinación al bien, a la libertad autentica y a la justicia. “Ellos, necesitan ser ayudados a descubrir los dones que el Señor les ha donado, animados a no temer ante los grandes desafíos del momento presente. Por esto, los animo a animarlos, a escucharlos, a caminar con ellos, para que puedan encontrar a Cristo y su liberador mensaje de amor”. Una Iglesia atenta a los jóvenes es una Iglesia familia de familias, dijo el Papa; por ello, los animo en su trabajo con las familias durante este año pastoral en el que están reflexionando sobre la educación a la afectividad y al amor. Antes de concluir su discurso, el Papa Francisco alentó a los sacerdotes a llevar adelante el ministerio del encuentro con Cristo. Esto presupone, dijo el Pontífice, su encuentro cotidiano con Cristo, su ser y estar con Él. “Les deseo que descubran continuamente, en las diversas etapas del camino personal y ministerial, la alegría de ser sacerdotes, de estar llamados por el Señor a seguirlo para llevar su palabra, su perdón, su amor, su gracia. Es una llamada que nunca termina de sorprendernos”. (Renato Martinez – Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

El Papa a los ciudadanos de Cesena: “Sólo una buena política podrá promover el bien común”

Dom, 01/10/2017 - 10:42am
(RV).- “Es necesario relanzar los derechos de la buena política, su idoneidad específica para servir al bien público, para actuar de tal modo de disminuir las desigualdades, para promover con medidas concretas el bien de las familias, para dar un sólido marco de derechos-deberes y para hacerlos efectivos para todos”, lo dijo el Papa Francisco durante el Encuentro con los ciudadanos de Cesena, el primer domingo de octubre, en el marco de su Visita Pastoral a esta ciudad con motivo del Tercer Centenario del nacimiento del Papa Pío VI y a Bolonia para la clausura del Congreso Eucarístico diocesano. En su discurso, el Santo Padre resaltó la riqueza de esta ciudad, llena de historia que entre sus hijos ilustres, ha dado al mundo a dos Papas: Pío VI, de quien recordamos el tercer aniversario de su nacimiento, dijo, y Pío VII. “Desde hace siglos – afirmó el Pontífice – esta Plaza constituye el punto de encuentro de los ciudadanos y el ámbito donde se desarrolla el mercado. Por ello, se llama: Plaza del Pueblo, o simplemente ‘la Plaza’, espacio público en el cual se toman decisiones relevantes para la ciudad en el Palacio Municipal y se desarrollan  iniciativas económicas y sociales”. La Plaza, señaló el Papa, es un lugar emblemático, donde las aspiraciones de los individuos se confrontan con las exigencias, las expectativas y los sueños de la entera ciudadanía; donde los grupos particulares, agregó el Santo Padre, toman conciencia que sus deseos deben estar en armonía con aquellos de la colectividad. “Donde se aprende que, sin perseguir con constancia, empeño e inteligencia el bien común, ni siquiera los individuos podrán beneficiarse de sus derechos y realizar sus más nobles aspiraciones, porque disminuiría el espacio ordenado y civil en el cual vivir y obrar”. “La centralidad de la plaza – precisó el Papa Francisco – envía por lo tanto el mensaje que es esencial trabajar todos juntos por el bien común. Y esta es la base del buen gobierno de la ciudad, que la hace bella, sana y acogedora, lugar de encuentro de iniciativas y motor de un desarrollo sostenible e integral”. En este sentido, el Santo Padre precisó que es necesario una buena política para la vida común de un pueblo, que no de espacio a las ambiciones individuales o a la prepotencia de algunas facciones o centros de interés; sino una política que sea responsable, valiente y prudente al mismo tiempo; que haga crecer la participación de las personas, su progresiva inclusión y pertenencia. Es decir, subrayó el Pontífice, una política que sepa armonizar las legítimas aspiraciones de los individuos y de los grupos teniendo el timón firme en los intereses de la entera ciudadanía. “Este es el rostro auténtico de la política y su razón de ser – puntualizó el Papa Francisco – un servicio inestimable por el bien de la entera colectividad. Y este es el motivo por el cual la doctrina social de la Iglesia la considera una noble forma de caridad. Por ello, invito a los jóvenes y más pequeños a prepararse adecuadamente y comprometerse personalmente en este campo, asumiendo desde ahora la perspectiva del bien común y rechazando incluso toda mínima forma de corrupción”. Antes de concluir su discurso, el Papa Francisco recordó que toda la Región de Emilia-Romaña ha sido siempre una tierra que tiene la pasión por la política. “Quisiera decir a todos – agregó el Papa – descubran también para hoy el valor de esta dimensión esencial de la convivencia civil y den su contribución, siempre listos para hacer prevalecer el bien del todo sobre la parte; siempre listos a reconocer que toda idea debe ser verificada y remodelada en relación con la realidad”. (Renato Martinez – Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Exhortaciones del Papa a los ayuntamientos de Italia

Sáb, 30/09/2017 - 3:34pm
(RV).- El Papa Francisco dio su cordial bienvenida a los miembros de la Asociación nacional de ayuntamientos italianos «La sociedad humana se puede sostener solamente cuando se apoya sobre una solidaridad verdadera, mientras donde crecen envidias ambiciones desenfrenadas y espíritu de adversidad, se condena a la violencia y al caos» Con las imágenes de Babel y de la nueva Jerusalén, en la Sagrada Escritura, el Santo Padre señaló la ciudad de la que quería hablar: « Una ciudad que no admite los sentidos únicos de un individualismo exasperado, que disocia el interés privado del público. Que no soporta ni siquiera los callejones sin salida de la corrupción, donde se anidan las plagas de la disgregación . Que no conoce los muros de la privatización de los espacios públicos, donde el ‘nosotros’ se reduce a eslóganes, a artificio retórico que enmascara el interés de pocos». Destacando la importancia de «custodiar la pasión del bien común», de impulsar el crecimiento de la dignidad de ser ciudadanos, de promover la justicia social, el trabajo, los servicios y las oportunidades, además de educar a la responsabilidad, el Papa puso en guardia contra el riesgo de que se produzcan lugares con carriles dispares. Donde al faltar los servicios adecuados se forman nuevas formas de pobreza y marginación :   «Es allí donde la ciudad se mueve en dos carriles distintos: por una parte, la autopista de cuantos corren ‘hiper-garantizados’, por otra, la angostura de las pistas por las que pasan los pobres y los desempleados, las familias numerosas, los inmigrados, los que no tienen a nadie con quien poder contar. No debemos aceptar estos esquemas que separan y hacen que la vida de uno sea la muerte de otro y la lucha acabe destruyendo todo sentido de solidaridad y fraternidad humana». En este contexto, el Obispo de Roma quiso hablar a los alcaldes italianos como habla un hermano: « Les quiero hablar como hermano: es necesario frecuentar las periferias - las urbanas, las sociales y las existenciales - . El punto de vista de los últimos es la mejor escuela , nos hace comprender cuáles son las necesidades más verdaderas y descubre las soluciones aparentes. Al tiempo que nos da el pulso de la injusticia, nos indica también el camino para eliminarla, construir comunidades donde cada uno se sienta reconocido como persona y ciudadano, titular de deberes y derechos, en la lógica indisoluble que enlaza el interés del individuo con el bien común. Porque lo que contribuye al bien de todos concurre también al bien individual». Para moverse en esta perspectiva necesitamos una política y una economía que vuelvan a centrarse en la ética : «Una ética de la responsabilidad, de las relaciones de la comunidad y del ambiente. Igualmente, tenemos necesidad de un ‘nosotros’ auténtico, de formas de ciudadanía sólidas y duraderas. Tenemos necesidad de una política de la acogida y de la integración, que no deje al margen al que llega a nuestro territorio, sino que se esfuerce en hacer buen uso de los recursos de los que cada uno es portador. Conociendo y comprendiendo el malestar de muchos ciudadanos en Italia ante la llegada masiva de migrantes y refugiados , el Papa dijo que es un malestar que se explica con el innato temor hacia el ‘extranjero’, un temor que se agrava con las heridas debidas a la crisis económica, a la impreparación de las comunidades locales, a lo inadecuado de las medidas adoptadas en un clima de emergencia. Y señaló cómo se puede superar : «Este malestar se puede superar a través del ofrecimiento de espacios de encuentro personal y de conocimiento mutuo. Bienvenidas sean entonces todas aquellas iniciativas que promueven la cultura del encuentro, el intercambio recíproco de riquezas artísticas y culturales, el conocimiento de los lugares y de las comunidades de origen de los recién llegados. Me alegra saber que muchas de las administraciones locales aquí representadas pueden contarse entre los principales promotores de buenas prácticas de acogida y de integración, con resultados alentadores que merecen una vasta difusión. Espero que tantos sigan vuestro ejemplo». (CdM – RV) (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

La evangelización pertenece al Pueblo de Dios: el Papa al Consejo Pontificio para la promoción de la Nueva Evangelización

Vie, 29/09/2017 - 2:57pm
(RV).- La evangelización pertenece por naturaleza al Pueblo de Dios: lo dijo el Papa Francisco al Consejo Pontificio para la promoción de la Nueva Evangelización al término de la sesión plenaria, que reflexionó en estos días sobre la urgencia que siente la iglesia en este momento histórico particular de renovar los esfuerzos y el entusiasmo en su misión perenne de evangelización. El anuncio de la misericordia, visible en el estilo de vida de los creyentes “Este Año Santo ha sido un tiempo de gracia que toda la Iglesia ha vivido con gran fe e intensa espiritualidad. Por lo tanto, no podemos permitir que tal entusiasmo se diluya u olvide. El pueblo de Dios ha sentido fuertemente el don de la misericordia y el Jubileo vivido, redescubriendo especialmente el Sacramento de la Reconciliación, como lugar privilegiado para experimentar la bondad de la ternura y el perdón de Dios que no conoce límites. La Iglesia, por lo tanto, tiene la gran responsabilidad de seguir siendo sin detenerse, un instrumento de misericordia. De esta manera se puede permitir más fácilmente que la acogida del Evangelio se perciba y experimente como un acontecimiento de salvación y pueda traer un significado pleno y definitivo a la vida personal y social”. El anuncio de la misericordia, prosiguió el Papa Francisco, “que se vuelve concreto y visible en el estilo de vida de los creyentes”, pertenece al compromiso de cada evangelizador, que ha descubierto de primera mano la llamada del apostolado, gracias a la misericordia que le fue reservada. Por ese motivo quien tiene la tarea de anunciar el Evangelio no debe olvidar las palabras del Apóstol Pablo: “Cristo Jesús me tuvo compasión para demostrar conmigo toda su paciencia dando un ejemplo a los que habrían de creer y conseguir la vida eterna”. (1 Tm, 1,16) La Evangelización pertenece al pueblo de Dios A propósito de este concepto, fueron dos los aspectos que el Papa quiso subrayar. El primero, la necesidad de tomar de conciencia que la primera contribución a la evangelización es la que los pueblos y sus culturas individuales, ofrecen al camino del pueblo de Dios: “De todos los pueblos hacia los que nos dirigimos, emerge una riqueza que la Iglesia está llamada a reconocer y valorar para llevar a cumplimiento la unidad de “todo el género humano”, del cual es “signo”, y “sacramento”. (cfr. Cost. Dogm.Lumen Gentium, 1) . Esta unidad no está constituida “según la carne, sino en el Espíritu” que guía nuestros pasos. La riqueza que viene a la Iglesia de la multiplicidad de buenas tradiciones que poseen los pueblos individuales, es preciosa para vivificar la acción de la gracia que abre el corazón a acoger el anuncio del Evangelio. Son dones auténticos que expresan la variedad infinita de la acción creadora del Padre, y que confluyen en la unidad de la Iglesia para acrecentar la necesaria comunión con el fin de ser semilla de salvación, preludio de paz universal y lugar concreto de diálogo”. El segundo aspecto indicado por el Santo Padre, fue que este “ser Pueblo evangelizador”, hace tomar conciencia de una llamada que trasciende cada particular disponibilidad personal, para ser insertada en “una compleja trama de relaciones interpersonales”, algo que tiene una particular valencia, “en un período como el nuestro en el cual se asoma con fuerza una cultura nueva, fruto de la tecnología que mientras fascina por lo que ofrece, hace evidente en la misma medida la falta de una verdadera relación interpersonal y de interés por el otro”. “Pocas realidades como la Iglesia se pueden jactar de tener una conciencia del pueblo en grado de valorizar el patrimonio cultural, moral y religioso que constituye la identidad enteras generaciones”, afirmó el Papa, y destacó que ese es el motivo por el cual es tan importante, dicho en palabras textuales, “saber entrar en el corazón de nuestra gente, para descubrir aquel sentido de Dios y de su amor que ofrece la confianza y la esperanza de mirar adelante con serenidad, no obstante las dificultades graves y la pobreza que se está constreñidos a vivir a causa de la avaricia de pocos”. “Si somos aun capaces de mirar en lo profundo, - continuó - podremos encontrar el genuino deseo de Dios que vuelve inquieto el corazón de muchas personas caídas, a su pesar, en el abismo de la indiferencia”. “La alegría de la evangelización los puede alcanzar y restituir la fuerza para la conversión”. La Iglesia, pueblo en camino hacia Dios En los últimos párrafos, reiterando a los obispos que el camino de evangelización es obra de toda la Iglesia "pueblo en camino hacia Dios" , afirmó que redescubrir ese horizonte de sentido y de concreta práctica pastoral facilitará el impulso para la evangelización misma, esto “sin olvidar el valor social que le pertenece para un genuino desarrollo humano integral”. En la conclusión, el romano pontífice deseó un buen trabajo en modo particular en vistas  a la próxima Jornada Mundial de los pobres, que será celebrada en su primera edición el próximo 19 de noviembre, y les aseguró su cercanía y su apoyo. (Griselda Mutual – Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Homilía del Papa: los arcángeles enviados para acompañarnos en la vida

Vie, 29/09/2017 - 2:38pm
(RV).- Nosotros y los ángeles tenemos la misma vocación: «cooperamos juntos en el plan de salvación de Dios» . Está escrito en la Oración Colecta de la fiesta de los tres arcángeles Miguel, Rafael y Gabriel y el Papa Francisco lo señaló en su homilía en la Misa matutina en la Casa de Santa Marta: «Somos, por decir así, ‘hermanos’ en la vocación. Y ellos están ante el Señor para servirlo, para alabarlo y también para contemplar la gloria de rostro del Señor. Los ángeles son grandes contemplativos. Ellos contemplan al Señor; sirven y contemplan. Pero, también, el Señor los envía para acompañarnos por el camino de la vida» . Y, en particular, Miguel, Gabriel y Rafael, tienen «un papel importante en nuestro camino hacia la salvación», destacó el Santo Padre, recordando que «el Gran Miguel es aquel que combate contra el diablo», al «gran dragón», a «la serpiente antigua», que «fastidia nuestra vida» , seduce al mundo entero, como sedujo a nuestra madre Eva con argumentos convincentes y luego, cuando hemos caído nos acusa ante Dios: «¡Anda, come el fruto! Te hará bien, te hará conocer tantas cosas… Y comienza, como la serpiente a seducir, a seducir… Y, luego, cuando hemos caído nos acusa ante Dios: ‘¡es un pecador, es mío! Éste es mío: es precisamente la palabra del diablo. Nos gana por medio de la seducción y nos acusa ante Dios : ‘es mío. Éste me lo llevo conmigo’. Y Miguel combate. El Señor le pidió que haga la guerra. Por nosotros, que estamos en camino en esta vida nuestra hacia el Cielo, Miguel nos ayuda a hacerle la guerra, a no dejarnos seducir». Es un trabajo de defensa que Miguel hace ‘ por la Iglesia’ y por ‘cada uno de nosotros’, distinto al papel de Gabriel, ‘el otro arcángel de hoy’, aquel que - recuerda el Papa – ‘lleva las buenas noticias : aquel que ha llevado la noticia a María, a Zacarías, a José’: la noticia de la salvación. También Gabriel está con nosotros y nos ayuda en el camino cuando ‘olvidamos’ el Evangelio de Dios, que ‘Jesús ha venido entre nosotros’, para salvarnos. El tercer arcángel que festejamos hoy es Rafael, aquel que ‘camina con nosotros’ y que nos ayuda en este camino: debemos pedirle – invitó el Papa – que nos proteja de la ‘seducción de dar el paso equivocado’. He aquí pues a nuestros compañeros al servicio de Dios y de nuestra vida a los que el Santo Padre nos enseña a rezar: «Miguel, ayúdanos en la lucha: cada uno sabe cuál lucha tiene en su propia vida hoy. Cada uno de nosotros conoce su lucha principal, aquella que pone en riesgo su salvación. Ayúdanos. Gabriel, tráenos noticias, tráenos la Buena Noticia de la salvación, que Jesús está con nosotros, que Jesús nos ha salvado y danos esperanza. Rafael, tómanos de la mano y ayúdanos en el camino para no equivocarnos de camino, para no quedarnos parados. Siempre caminar, pero ayudados por ti». (CdM – RV) (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Tema del Mensaje del Papa para la Jornada Mundial de las comunicaciones sociales 2018

Vie, 29/09/2017 - 2:14pm
«”La verdad os hará libres” (Jn 8, 32). Noticias falsas y periodismo de paz» (RV).- Un Comunicado de la Secretaría para la Comunicación señala que: «El tema que el Santo Padre Francisco ha elegido para la 52 Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales 2018 se refiere a las “noticias falsas”, es decir, a las informaciones infundadas que contribuyen a generar y a alimentar una fuerte polarización de las opiniones. Se trata de una distorsión a menudo instrumental de los hechos, con posibles repercusiones sobre los comportamientos individuales y colectivos. En un contexto en el que las empresas de referencia de las redes sociales y el mundo de las instituciones y de la política han comenzado a afrontar este fenómeno, también la Iglesia quiere ofrecer una contribución proponiendo una reflexión sobre las causas, sobre las lógicas y sobre las consecuencias de la desinformación en los medios y ayudando a la promoción de un periodismo profesional, que busca siempre la verdad y por lo tanto un periodismo de paz, que promueva la comprensión entre las personas. La Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, la única jornada mundial establecida por el Concilio Vaticano II (‘Inter Mirifica’, 1963), se celebra en muchos países, siguiendo la  recomendación de los obispos del mundo, el Domingo que precede la Solemnidad de Pentecostés, que en 2018, es el 13 de mayo. El texto del Mensaje del Santo Padre para la Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales se publica tradicionalmente el 24 de enero, en ocasión de la memoria de San Francisco de Sales, patrono de los periodistas». (CdM – RV) (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Homilía de Papa: El remordimiento es síntoma de salvación

Jue, 28/09/2017 - 4:59pm
(RV).- No tener miedo de “decir la verdad sobre nuestra vida”, siendo conscientes de nuestros pecados. Y confesarlos al Señor “para que nos perdone”. Es la exhortación que hizo el Papa Francisco en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta , el último jueves de septiembre. Reflexionando a partir del Evangelio de San Lucas, propuesto por la liturgia del día y dedicado a la reacción de Herodes ante la predicación de Cristo, el Santo Padre recordó que algunas personas asociaban a Jesús con Juan Bautista o Elías, mientras otras lo identificaban con algún profeta. De manera que Herodes no sabía “qué pensar”, pero “sentía algo dentro”, que “no era una curiosidad”, era “un remordimiento en el alma”, “en el corazón”. Trataba – dijo el Papa – de ver a Jesús “para tranquilizarse”. Quería ver los milagros realizados por Cristo. Pero Jesús – añadió Francisco – no hizo “el circo ante Él”. Fue entregado a Pilatos y Jesús pagó con la muerte . Encubrió “un crimen con otro”, “el remordimiento de la conciencia con otro crimen”, como quien “mata por temor”. Por lo tanto, el remordimiento de la conciencia no es “simplemente recordar algo”, sino “ un tormento ”: “Una plaga que nosotros, cuando en la vida hemos cometido el mal, nos hace mal. Pero es un tormento escondido, no se ve; ni siquiera yo lo veo, porque me acostumbro a llevarlo y después se anestesia. Está allí. Algunos la tocan, pero la llaga está adentro. Y cuando esa llaga hace mal, sentimos el remordimiento. No sólo estoy consciente de haber hecho el mal, sino que lo siento: lo siento en el corazón, lo siento en el cuerpo, en el alma, lo siento en la vida. De allí surge la tentación de cubrir esto para no sentirlo más”. Por eso es “una gracia sentir que la conciencia nos acusa, nos dice algo”. Por otra parte – reafirmó Francisco – “ninguno de nosotros es un santo” todos tendemos a mirar los pecados “de los demás” y no los nuestros, compadeciendo, quizás, a quien sufre en la guerra o a causa de “dictadores que matan a la gente”: “Nosotros debemos – permítanme la palabra – ‘bautizar’ la llaga, es decir, darle un nombre. ¿Dónde tienes la llaga? ‘¿Cómo hago, padre, para quitármela?’. ‘Bueno, ante todo reza: Señor, ten piedad de mí que soy pecador’. El Señor escucha tu oración. Después examina tu vida. ‘Si no veo cómo y dónde está aquel dolor, de dónde viene, que es un síntoma, ¿cómo hago?’. ‘Pide asistencia a alguien que te ayude a salir; que salga la llaga y después dale un nombre’. Yo tengo este remordimiento de conciencia porque he hecho esto. Concretamente; lo concreto. Y ésta es la verdadera humildad ante Dios y Dios se conmueve ante lo concreto”. Este carácter concreto – dijo el Pontífice – que expresan los niños en la confesión. Lo concreto de decir lo que se ha hecho, para que “salga la verdad”. “Así se cura uno”: “Aprender la ciencia, la sabiduría de acusarse a sí mismo. Yo me acuso a mí mismo, siento el dolor de la llaga, hago de todo para saber de dónde viene este síntoma y después me acuso a mí mismo. No tener miedo de los remordimientos de la conciencia: son un síntoma de salvación. Tener miedo de encubrirlos, de camuflarlos, de disimularlos, de esconderlos… Pero eso sí, ser claros. Y de este modo el Señor nos cura”. El Papa Francisco  dirigió su invocación final a fin de que el Señor nos dé la gracia “de tener el valor de acusarnos a nosotros mismos” para encaminarnos por el camino del perdón.  (María Fernanda Bernasconi - RV). (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

El Papa en la catequesis: “La esperanza es la virtud que empuja a todos a compartir el viaje de la vida”

Mié, 27/09/2017 - 1:58pm
(RV).- “Hermanos y hermanas, no estamos solos a combatir contra la desesperación. Si Jesús ha vencido al mundo, es capaz de vencer en nosotros todo lo que se opone al bien. Si Dios está con nosotros, nadie nos robará esa virtud de la cual tenemos absolutamente necesidad para vivir”, con estas palabras de aliento el Papa Francisco reflexionó en la Audiencia General del último miércoles de septiembre, sobre el tema de los enemigos de la esperanza. Continuando su ciclo de catequesis sobre “la esperanza”, el Obispo de Roma dijo que, “la esperanza es el impulso en el corazón de quien parte dejando la casa, la tierra, a veces familiares y parientes – pienso en los migrantes señaló el Pontífice –, quienes salen a buscar una vida mejor, más digna para sí y para sus seres queridos”. La esperanza también es el impulso en el corazón de quien los acoge, preciso el Papa, porque es el deseo de encontrarse, de conocerse, de dialogar. “La esperanza es el impulso a compartir el viaje – afirmó el  Obispo de Roma – porque el viaje se hace de a dos: los que vienen a nuestra tierra, y nosotros que vamos hacia sus corazones, para entenderlos, para entender su cultura, su lengua”. Es un viaje de a dos, subrayó el Papa Francisco, pero sin esperanza ese viaje no se puede hacer. “La esperanza es el impulso a compartir el viaje de la vida – concluyó el Papa – como nos recuerda la Campaña de Caritas que hoy inauguramos”. ¡Hermanos, no tengamos miedo de compartir el viaje!, alentó el Sucesor de Pedro. ¡No tengamos miedo! ¡No tengamos miedo de compartir la esperanza! Texto completo de la catequesis del Papa Francisco Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! Durante este tiempo nosotros estamos hablando de la esperanza; pero hoy quisiera reflexionar con ustedes sobre los enemigos de la esperanza. Porque la esperanza tiene sus enemigos: como todo bien en este mundo, tiene sus enemigos. Y me ha venido a la mente el antiguo mito del vaso de Pandora: la apertura del vaso desencadena tantas desgracias para la historia del mundo. Pocos, pero, recordando la última parte de la historia, que abre una rendija de luz: después de que todos los males han salido de la boca del vaso, un minúsculo don parece tomar la revancha ante todo ese mal que se difunde. Pandora, la mujer que tenía en custodia el vaso, lo entrevé al final: los griegos lo llaman elpìs, que quiere decir esperanza. Este mito nos narra porque es tan importante para la humanidad la esperanza. No es verdad que “hasta que hay vida, hay esperanza”, como se suele decir. En todo caso es al contrario: es la esperanza que tiene en pie la vida, la protege, la custodia y la hace crecer. Si los hombres no hubieran cultivado la esperanza, si no se hubieran sostenido en esta virtud, no habrían salido jamás de las cavernas, y no habrían dejado rastros en la historia del mundo. Es lo que más divino pueda existir en el corazón del hombre. Un profeta francés – Charles Péguy – nos ha dejado páginas estupendas sobre la esperanza (Cfr. El pórtico del misterio de la segunda virtud). Él dice poéticamente que Dios no se maravilla tanto por la fe de los seres humanos, y mucho menos por su caridad; sino lo que verdaderamente lo llena de maravilla y emoción es la esperanza de la gente. «Que esos pobres hijos – escribe – vean como van las cosas y que crean que irá mejor mañana». La imagen del poeta evoca los rostros de tanta gente que ha transitado por este mundo – campesinos, pobres obreros, emigrantes en busca de un futuro mejor – que han luchado tenazmente no obstante la amargura de un hoy difícil, lleno de tantas pruebas, animado pero por la confianza que los hijos habrían tenido una vida más justa y más serena. Luchaban por sus hijos, luchaban en la esperanza. La esperanza es el impulso en el corazón de quien parte dejando la casa, la tierra, a veces familiares y parientes – pienso en los migrantes –, para buscar una vida mejor, más digna para sí y para sus seres queridos. Y es también el impulso en el corazón de quien los acoge: el deseo de encontrarse, de conocerse, de dialogar… La esperanza es el impulso a “compartir el viaje”, porque el viaje se hace de a dos: los que vienen a nuestra tierra, y nosotros que vamos hacia sus corazones, para entenderlos, para entender su cultura, su lengua. Es un viaje de a dos, pero sin esperanza ese viaje no se puede hacer. La esperanza es el impulso a compartir el viaje de la vida, como nos recuerda la Campaña de Caritas que hoy inauguramos. ¡Hermanos, no tengamos miedo de compartir el viaje! ¡No tengamos miedo! ¡No tengamos miedo de compartir la esperanza! La esperanza no es una virtud para gente con el estómago lleno. Es por esto que, desde siempre, los pobres son los primeros portadores de la esperanza. Y en este sentido podemos decir que los pobres, también los mendigos, son los protagonistas de la Historia. Para entrar en el mundo, Dios ha necesitado de ellos: de José y de María, de los pastores de Belén. En la noche de la primera Navidad había un mundo que dormía, recostado en tantas certezas adquiridas. Pero los humildes preparaban en lo escondido la revolución de la bondad. Eran pobres de todo, alguno emergía un poco sobre el umbral de la supervivencia, pero eran ricos del bien más precioso que existe en el mundo, es decir, el deseo de cambio. A veces, haber tenido todo de la vida es una adversidad. Piensen en un joven al cual no le han enseñado la virtud de la espera y de la paciencia, que no ha tenido que sudar para nada, que ha quemado las etapas y a veinte años “sabe ya cómo va el mundo”; la ha sido destinada la peor condena: aquella de no desear más nada. Es esta, la peor condena. Cerrar la puerta a los deseos, a los sueños. Parece un joven, en cambio está ya cayendo el otoño sobre su corazón. Son los jóvenes del otoño. Tener un alma vacía es el peor obstáculo a la esperanza. Es un riesgo al cual nadie puede estar excluido; porque ser tentados contra la esperanza puede suceder también cuando se recorre el camino de la vida cristiana. Los monjes de la antigüedad habían denunciado uno de los peores enemigos del fervor. Decían así: ese “demonio del mediodía” que va romper una vida de empeño, justamente cuando arde en lo alto el sol. Esta tentación nos sorprende cuando menos lo esperamos: las jornadas se hacen monótonas y aburridas, ningún valor más parece merecer la fatiga. Esta actitud se llama desidia, que corroe la vida desde dentro hasta dejarla como un contenedor vacío. Cuando esto sucede, el cristiano sabe que esa condición debe ser combatida, jamás aceptada pasivamente. Dios nos ha creado para la alegría y para la felicidad, y no para complacernos en pensamientos melancólicos. Es por esto que es importante cuidar el propio corazón, oponiéndonos a las tentaciones de infelicidad, que seguramente no provienen de Dios. Y allí donde nuestras fuerzas parecieran débiles y la batalla contra la angustia particularmente dura, podemos siempre recurrir al nombre de Jesús. Podemos repetir esa oración sencilla, del cual encontramos rastros también en los Evangelios y que se ha convertido en el fundamento de tantas tradiciones espirituales cristianas: “¡Señor Jesucristo, Hijo del Dios vivo, ten piedad de mi pecador!”. Bella oración. “¡Señor Jesucristo, Hijo del Dios vivo, ten piedad de mi pecador!”. Esta es una oración de esperanza, porque me dirijo a Aquel que puede abrir las puertas y resolver los problemas y hacerme ver el horizonte, el horizonte de la esperanza. Hermanos y hermanas, no estamos solos a combatir contra la desesperación. Si Jesús ha vencido al mundo, es capaz de vencer en nosotros todo lo que se opone al bien. Si Dios está con nosotros, nadie nos robará esa virtud de la cual tenemos absolutamente necesidad para vivir. Nadie nos robará la esperanza. ¡Vayamos adelante! (Traducción del italiano, Renato Martinez – Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

El Papa lanzó la campaña de Caritas en favor de los migrantes: Iglesia que abraza como nos pide Cristo

Mié, 27/09/2017 - 1:27pm
(RV).- El Papa Francisco quiso que el lanzamiento coincidiera con su audiencia general del 27 de septiembre, San Vicente de Paúl, Patrono de todas las asociaciones de caridad: « Hoy comienza la campaña de Caritas Internationalis, ‘Comparte el Viaje’ , para sostener a las familias obligadas a migrar; los aliento a adherir a esta loable iniciativa como signo de solidaridad con estos nuestros hermanos y hermanas necesitados. Sobre todos ustedes y sus familias invoco la alegría y la paz del Señor nuestro Jesucristo». El Obispo de Roma dio su cordial bienvenida a los impulsores de esta iniciativa, reiteró su apremiante exhortación a promover la solidaridad fraterna y cristiana en favor de los migrantes, como nos pide Cristo, y alentó una nueva ley migratoria: «Tengo la alegría de acoger a los representantes de Caritas , aquí reunidos para dar comienzo de forma oficial a la campaña ‘Comparte el viaje’ – qué lindo el nombre de esta campaña -  que he querido hacer coincidir con esta audiencia. Doy la bienvenida a los migrantes, a los que solicitan asilo y a los refugiados que, junto con los operadores de Caritas Italiana y de otras organizaciones católicas, son signo de una Iglesia que busca ser abierta, inclusiva y acogedora. Gracias a todos por su infatigable servicio. ¡Todos ellos merecen verdaderamente un gran aplauso! Con su empeño cotidiano, nos recuerdan que Cristo mismo nos pide acoger a nuestros hermanos y hermanas migrantes y refugiados con los brazos abiertos . Precisamente así, con los brazos bien abiertos, listos para un abrazo sincero, afectuoso y envolvente, como esta columnata de la Plaza de San Pedro, que representa a la Iglesia madre, que abraza a todos en el compartir el viaje común . Doy la bienvenida también a los representantes de tantas organizaciones de la sociedad civil empeñadas en la asistencia a los migrantes y refugiados que, junto con Caritas, han dado su apoyo a la recogida de firmas para una nueva ley migratoria más atinente al contexto actual ». (CdM – RV) (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Encuentro en el Vaticano del Papa Francisco con el Metropolitano Hilarión de Volokolamsk

Mar, 26/09/2017 - 7:26pm
(RV).- La mañana del 26 de septiembre, el Papa Francisco ha recibido en Audiencia en la Casa Santa Marta al Metropolitano Hilarión de Volokolamsk, Presidente del Departamento para las relaciones eclesiásticas exteriores del Patriarcado de Moscú y séquito. Este encuentro entre el Santo Padre y el Metropolitano Hilarión es un paso más de cercanía personal y una ocasión de diálogo y de confrontación entre la Iglesia católica y el Patriarcado de Moscú sobre el común testimonio de Cristo para ofrecer al mundo. En este contexto de relaciones entre la Iglesia católica y la Iglesia Rusa-ortodoxa, es importante recordar la transferencia a Rusia, el pasado verano, de una reliquia de San Nicolás, santo venerado por ambas Iglesias, cuya exposición en la capital rusa y luego en San Petersburgo ha congregado millones de fieles. (Renato Martinez – Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Páginas