El Facebook del Bisbat de LleidaEl Twitter del Bisbat de LleidaEl Google Plus del Bisbat de LleidaEl RSS del Bisbat de Lleida

News.va Official Vatican Network

Subscribe to canal de noticias News.va Official Vatican Network
Actualizado: hace 47 mins 34 segs

“Los océanos son el patrimonio común de la familia humana”, el Papa a la IV Conferencia “Our Ocean”

Vie, 06/10/2017 - 8:45pm
(RV).- “Es hora de trabajar con mayor responsabilidad para salvaguardar nuestros océanos, nuestro hogar común, y nuestros hermanos y hermanas, hoy y en el futuro”, aliento del Papa Francisco en una Carta firmada por el Cardenal Secretario de Estado Vaticano, Pietro Parolin y enviada a los participantes en la IV Conferencia de alto nivel: “Nuestro Océano. Un Océano para la vida” (Our Ocean), que concluye hoy en Malta. El Evento se desarrolló del 5 al 6 de octubre, y estuvo organizado por la Unión Europea. Este año, además de continuar con el compromiso en los sectores de las zonas marítimas protegidas, de la pesca sostenible, de la contaminación marina y de la lucha contra la repercusión del cambio climático en los océanos, se han añadido los temas de la economía azul y de la seguridad marina, centrados en el Mar Mediterráneo y los Océanos Atlántico e Índico. Cuestiones urgentes que afectan el bienestar de los Océanos En la Misiva, el Santo Padre resaltó los temas tratados durante la Conferencia, tales como: la salud de los océanos, así como la coordinación y la gestión de diversas actividades por encima o por debajo de los mares. Además, su Santidad aprovecha esta ocasión para alentar un esfuerzo concertado para abordar una serie de cuestiones urgentes que afectan directamente el bienestar de innumerables hombres y mujeres: la trata de personas, mano de obra esclava y condiciones de trabajo inhumanas asociadas con la industria pesquera y la navegación comercial, el nivel de vida y las oportunidades de desarrollo en las comunidades costeras y de las familias de los que pescan, y la situación de las islas amenazadas por la subida del nivel del mar. “Reflexionar sobre estos temas – afirma el Papa – conduce inevitablemente a dos conclusiones: la primera es un reconocimiento de nuestro deber de cuidar los océanos como parte de una visión integrada del desarrollo humano. La segunda – señala el Pontífice – se refiere a la necesidad de una gobernanza multilateral encaminada a la búsqueda del bien común y equipada para operar a nivel global y regional, guiada por el derecho internacional e inspirada en el principio de subsidiariedad y el respeto de la dignidad de cada persona humana”. Los océanos son el patrimonio común de la familia humana. “Sólo con un profundo sentido de humildad, asombro y gratitud – puntualizó el Papa Francisco – podemos hablar con razón del océano como nuestro. Cuidar esta herencia común implica necesariamente el rechazo de formas cínicas o indiferentes de actuar”. No podemos pretender ignorar los problemas de la contaminación de los océanos como resultado, por ejemplo, de los plásticos y micro-plásticos que entran en la cadena alimentaria y tienen graves consecuencias para la salud de la vida marina y humana. Tampoco podemos permanecer indiferentes, subraya el Papa, ante la pérdida de los arrecifes de coral, lugares esenciales para la supervivencia de la biodiversidad marina y la salud de los océanos, al ser testigos de un maravilloso mundo marino transformado en cementerios subacuáticos despojados de vida y de color. Antes de concluir su mensaje, el Papa Francisco señala que, los océanos nos recuerdan la necesidad de educar para el pacto entre la humanidad y el medio ambiente. En este sentido, el Pontífice afirma que, hay que esforzarse para educar a los jóvenes para que cuiden los océanos, pero también, siempre que sea posible, para ayudarles a crecer en el conocimiento, el aprecio y la contemplación de su vastedad y grandeza. Pues la contemplación de la creación puede enseñarnos lecciones valiosas y ser una fuente de inspiración interminable. (Renato Martinez – Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Defensa de la dignidad de la persona humana es principio y fundamento de todo orden social, asegura el Papa

Vie, 06/10/2017 - 8:08pm
El Papa Francisco recibió en audiencia a los participantes en el primer congreso “La dignidad del menor en el mundo digital”, promovido por el Centro para la protección del menor en la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma.  Al constatar que el reconocimiento y la defensa de la dignidad de la persona humana es el principio y el fundamento de todo orden social y político legítimo, el Santo Padre subrayó que se han reunido, representantes de diversas disciplinas científicas, “porque son conscientes de la importancia de estos desafíos relacionados con el progreso científico y técnico, y con visión de largo alcance han concentrado su atención sobre ese reto, que es probablemente el más importante de todos para el futuro de la familia humana: la protección de la dignidad de los jóvenes, de su crecimiento saludable, de su alegría y de su esperanza”. “Debemos tener los ojos abiertos y no ocultar una verdad que es desagradable y que no quisiéramos ver”, subrayó el Pontífice, notando que la red “tiene su lado oscuro y regiones oscuras donde el mal consigue actuar y expandirse de manera siempre nueva y cada vez con más eficacia, extensión y capilaridad”. “La antigua difusión de la pornografía a través de medios impresos- notó-  era un fenómeno de pequeñas dimensiones comparado con lo que está sucediendo hoy en día, de una manera cada vez más creciente y rápida, a través de la red”. Pero no debemos dejarnos dominar por el miedo, que es siempre un mal consejero. Y mucho menos dejar que nos paralice el sentimiento de impotencia que nos oprime frente a la dificultad de la tarea. Estamos llamados en cambio a movilizarnos juntos, sabiendo que nos necesitamos mutuamente para buscar y encontrar el camino y las actitudes adecuadas que ayuden a dar respuestas eficaces. Debemos confiar en que «es posible volver a ampliar la mirada, y la libertad humana es capaz de limitar la técnica, orientarla y colocarla al servicio de otro tipo de progreso más sano, más humano, más social, más integral». El Obispo de Roma invitó a trabajar todos juntos para tener siempre el derecho, el valor y la alegría de mirar a los ojos de los niños de todo el mundo. Discurso completo del Papa Francisco Señores Cardenales, Señor Presidente del Senado, Señora Ministra, Señores Obispos, Rector Magnífico, Señores Embajadores, distinguidas Autoridades, Profesores, Señoras y Señores Quiero agradecer al Rector de la Universidad Gregoriana, P. Nuno da Silva Gonçalves, y a la representante de los jóvenes por sus corteses e interesantes palabras de introducción a nuestro encuentro. Les doy las gracias a todos por su presencia aquí esta mañana, por haberme comunicado los resultados de vuestro trabajo y vuestro compromiso de afrontar juntos, por el bien de los niños de todo el mundo, un nuevo y grave problema, característico de nuestro tiempo. Un problema que no había sido todavía estudiado y discutido colegialmente, con la aportación de tantas personas especializadas y figuras con responsabilidades diferentes, como lo habéis hecho en estos días: el problema de la protección eficaz de la dignidad de los menores en el mundo digital. El reconocimiento y la defensa de la dignidad de la persona humana es el principio y el fundamento de todo orden social y político legítimo, y la Iglesia ha reconocido la Declaración Universal de los Derechos del Hombre (1948) como «una piedra miliar en el camino del progreso moral de la humanidad» (cf. Discursos de Juan Pablo II en la ONU, 1979 y 1995). En la misma línea, conscientes de que los niños son los primeros que han de recibir atención y protección, la Santa Sede saludó positivamente la Declaración de los Derechos del Niño (1959) y se adhirió a la correspondiente Convención (1990) y a los dos Protocolos facultativos (2001). La dignidad y los derechos de los niños deben ser protegidos por los ordenamientos jurídicos como bienes extremadamente valiosos para toda la familia humana (cf. Compendio de la Doctrina Social de la Iglesia, nn. 244-245). Sobre estos principios estamos por lo tanto plena y firmemente de acuerdo y sobre la base de ellos debemos trabajar también de modo concorde. Tenemos que hacerlo con determinación y con verdadera pasión, mirando con ternura a todos los niños que vienen al mundo, cada día y en todas partes, y que tienen necesidad sobre todo de respeto, pero también de cuidado y afecto para crecer en toda la maravillosa riqueza de sus potencialidades. La Escritura nos habla de la persona humana creada por Dios a imagen suya. ¿Qué otra afirmación más rotunda se puede hacer sobre su dignidad? El Evangelio nos habla del afecto con el que Jesús acogía a los niños, tomándolos en sus brazos y bendiciéndolos (cf. Mc 10,16), porque «de los que son como ellos es el reino de los cielos» (Mt 19,14). Y las palabras más fuertes de Jesús son precisamente para el que escandaliza a los más pequeños: «Más le valdría que le colgasen una piedra de molino al cuello y lo arrojasen al fondo del mar» (Mt 18,6). Por lo tanto, debemos dedicarnos a proteger la dignidad de los niños con ternura pero también con gran determinación, luchando con todas las fuerzas contra esa cultura de descarte que hoy se manifiesta de muchas maneras en detrimento sobre todo de los más débiles y vulnerables, como son precisamente los menores. Vivimos en un mundo nuevo, que cuando éramos jóvenes ni siquiera podíamos imaginar. Lo definimos con dos palabras sencillas: «mundo digital ― digital world»; es el fruto de un esfuerzo extraordinario de la ciencia y la técnica, que en unas pocas décadas ha transformado nuestro ambiente de vida y nuestra forma de comunicarnos y de vivir, y está transformando en cierto sentido nuestro propio modo de pensar y de ser, influyendo profundamente en la percepción que tenemos de nuestras posibilidades y nuestra identidad. Por un lado estamos como admirados y fascinados por el maravilloso potencial que nos abren, por otra parte, sentimos temor y tal vez miedo, cuando vemos lo rápido que avanza este desarrollo, los problemas nuevos e imprevistos que nos plantea, las consecuencias negativas –casi nunca queridas y sin embargo reales– que trae consigo. Con razón nos preguntamos si somos capaces de conducir los procesos que nosotros mismos hemos puesto en marcha, si no se nos estarán yendo de las manos, si estamos haciendo lo suficiente para tenerlos bajo control. Esta es la gran cuestión existencial de la humanidad de hoy frente a los diversos aspectos de la crisis global, que es al mismo tiempo ambiental, social, económica, política, moral y espiritual. Os habéis reunido, representantes de diversas disciplinas científicas, de diferentes áreas de trabajo en las comunicaciones digitales, en el derecho y en la política, justamente porque sois conscientes de la importancia de estos desafíos relacionados con el progreso científico y técnico, y con visión de largo alcance habéis concentrado vuestra atención sobre ese reto, que es probablemente el más importante de todos para el futuro de la familia humana: la protección de la dignidad de los jóvenes, de su crecimiento saludable, de su alegría y de su esperanza. Sabemos que hoy en día, los niños representan más de la cuarta parte de los más de tres mil millones de usuarios de Internet, lo que significa que más de 800 millones de niños navegan por la red. Sabemos que tan sólo en India, en los próximos dos años, más de 500 millones de personas tendrán acceso a la red, y la mitad de ellos serán menores. ¿Qué es lo que se encuentran en la red? ¿Y cómo son considerados por quienes, de tantas maneras, tienen poder sobre la red? Debemos tener los ojos abiertos y no ocultar una verdad que es desagradable y que no quisiéramos ver. Por otra parte, ¿no hemos entendido demasiado bien en estos años que ocultar la realidad del abuso sexual es un gravísimo error y fuente de tantos males? Entonces, miremos la realidad tal y como la habéis visto en estos días. En la red se están propagando fenómenos extremadamente peligrosos: la difusión de imágenes pornográficas cada vez más extremas porque con la adicción se eleva el umbral de la estimulación; el creciente fenómeno del sexting entre chicos y chicas que utilizan las redes sociales; la intimidación que se da cada vez más en la red y representa una auténtica violencia moral y física contra la dignidad de los demás jóvenes; la sextortion; la captación a través de la red de menores con fines sexuales es ya un hecho del que hablan continuamente las noticias; hasta llegar a los crímenes más graves y estremecedores de la organización online del tráfico de personas, la prostitución, incluso de la preparación y la visión en directo de violaciones y violencia contra menores cometidos en otras partes del mundo. Por lo tanto, la red tiene su lado oscuro y regiones oscuras (la dark net) donde el mal consigue actuar y expandirse de manera siempre nueva y cada vez con más eficacia, extensión y capilaridad. La antigua difusión de la pornografía a través de medios impresos era un fenómeno de pequeñas dimensiones comparado con lo que está sucediendo hoy en día, de una manera cada vez más creciente y rápida, a través de la red. De todo esto habéis hablado claramente, de manera documentada y en profundidad, por eso os damos las gracias. Ante todo esto ciertamente nos quedamos horrorizados. Pero lamentablemente estamos también desorientados. Como bien sabéis y así nos enseñáis, la característica de la red es su carácter global, que cubre todo el planeta superando todas las fronteras, siendo cada vez más capilar, alcanzando en cualquier parte todo tipo de usuarios, incluidos los niños, a través de dispositivos móviles cada vez más ágiles y fáciles de manejar. Por eso ahora nadie en el mundo, ninguna autoridad nacional por su cuenta se siente capaz de abarcar adecuadamente y de controlar las dimensiones y la evolución de estos fenómenos, que se entrelazan y se conectan con otros problemas dramáticos relacionados con la red, como el tráfico ilegal, el crimen económico y financiero, el terrorismo internacional. Incluso desde un punto de vista educativo nos sentimos desorientados, ya que la velocidad del desarrollo deja «fuera de juego» a las generaciones de más edad, haciendo que sea muy difícil o casi imposible el diálogo entre las generaciones y la transmisión equilibrada de las normas y de la sabiduría de vida adquirida con la experiencia de los años. Pero no debemos dejarnos dominar por el miedo, que es siempre un mal consejero. Y mucho menos dejar que nos paralice el sentimiento de impotencia que nos oprime frente a la dificultad de la tarea. Estamos llamados en cambio a movilizarnos juntos, sabiendo que nos necesitamos mutuamente para buscar y encontrar el camino y las actitudes adecuadas que ayuden a dar respuestas eficaces. Debemos confiar en que «es posible volver a ampliar la mirada, y la libertad humana es capaz de limitar la técnica, orientarla y colocarla al servicio de otro tipo de progreso más sano, más humano, más social, más integral» (Enc. Laudato si’, 112). Para que esta movilización sea eficaz, os invito a contrastar con decisión algunos posibles errores de perspectiva. Me limito a señalar tres. El primero es el de subestimar el daño que los fenómenos antes mencionados hacen a los menores. La dificultad para resolverlos puede hacernos caer en la tentación de decir: «En el fondo, la situación no es tan grave ...». Pero los avances en la neurobiología, la psicología, la psiquiatría, nos llevan a destacar el profundo impacto que las imágenes violentas y sexuales tienen en las dúctiles mentes de los niños, a reconocer los trastornos psicológicos que se manifiestan en el crecimiento, las situaciones y comportamientos adictivos, de auténtica esclavitud resultantes del abuso en el consumo de imágenes provocativas o violentas. Son trastornos que repercutirán fuertemente durante toda la vida de los niños actuales. Y aquí permítaseme hacer una observación. Con razón se insiste en la gravedad de estos problemas para los menores, pero como consecuencia se puede subestimar o tratar de hacer olvidar que también se dan problemas en los adultos y que, aunque para los ordenamientos jurídicos se necesita un límite que distinga entre el menor y el mayor de edad, eso no es suficiente para afrontar los desafíos, porque la difusión de una pornografía cada vez más extrema y otros usos impropios de la red no sólo causan trastornos, adicciones y daños graves incluso entre los adultos, sino que afecta también a la representación simbólica del amor y a las relaciones entre los sexos. Y sería un grave engaño pensar que una sociedad en la que el consumo anómalo de sexo en la red se extiende entre los adultos será capaz de proteger eficazmente a los menores. El segundo error es el de pensar que las soluciones técnicas automáticas, los filtros construidos en base a algoritmos cada vez más sofisticados para identificar y bloquear la difusión de imágenes abusivas y dañinas, son suficientes para hacer frente a los problemas. Ciertamente estas son medidas necesarias. Sin duda, las empresas que proporcionan a millones de personas redes sociales y dispositivos informáticos cada vez más potentes, capilares y veloces han de invertir en ello una parte proporcionalmente grande de sus numerosos ingresos. Pero también es necesario que, dentro de la dinámica misma del desarrollo técnico, sus actores y protagonistas perciban con mayor urgencia, en toda su amplitud y en sus diversas implicaciones, la fuerza de la exigencia ética. Y es aquí donde nos encontramos con el tercer posible error de perspectiva, que consiste en una visión ideológica y mítica de la red como un reino de libertad sin límites. Precisamente entre vosotros hay también representantes de quienes tienen que elaborar las leyes y de aquellos que han de hacerla cumplir para garantizar y proteger el bien común y el de las personas. La red ha abierto un espacio nuevo y de gran alcance para la libre expresión y el intercambio de ideas e información. Y es ciertamente un bien, pero, como vemos, también ha ofrecido nuevos instrumentos para actividades ilícitas horribles y, en el ámbito que nos ocupa, para el abuso y el daño a la dignidad de los menores, para la corrupción de sus mentes y la violencia a sus cuerpos. Aquí no se trata de ejercicio de la libertad, sino de crímenes, contra los cuales debemos proceder con inteligencia y determinación, ampliando la cooperación entre los gobiernos y las fuerzas del orden a nivel global, en la misma medida en que la red se ha hecho global. De todo esto habéis hablado entre vosotros, y en la «Declaración» que poco antes me habéis presentado habéis indicado algunas de las direcciones en las que hay que promover la cooperación concreta entre todos los que están llamados a comprometerse para afrontar el gran reto de la defensa de la dignidad de los menores en el mundo digital. Apoyo con gran determinación y firmeza el compromiso que habéis asumido. Se trata de despertar la conciencia sobre la gravedad de los problemas, de hacer leyes apropiadas, de controlar el desarrollo de la tecnología, de identificar a las víctimas y perseguir a los culpables de crímenes, de ayudar en su rehabilitación a los menores afectados, de colaborar con los educadores y las familias para que cumplan con su misión, de educar con creatividad a los jóvenes para que usen adecuadamente Internet –y sea saludable para ellos y para los demás menores–, de desarrollar la sensibilidad y la formación moral, de continuar con la investigación científica en todos los campos relacionados con este desafío. Con razón expresáis el deseo de que también los líderes religiosos y las comunidades de creyentes participen en este esfuerzo común, aportando toda su experiencia, su autoridad y su capacidad educativa y de formación moral y espiritual. En efecto, sólo la luz y la fuerza que vienen de Dios nos pueden ayudar a afrontar los nuevos desafíos. Por cuanto respecta a la Iglesia Católica, quiero asegurar su disponibilidad y compromiso. Como todos sabemos, la Iglesia Católica en los últimos años se ha hecho cada vez más consciente de no haber hecho lo suficiente en su interior para la protección de los menores: han salido a la luz hechos gravísimos de los que hemos tenido que reconocer nuestra responsabilidad ante Dios, ante las víctimas y ante la opinión pública. Precisamente por eso, por las dramáticas experiencias vividas y los conocimientos adquiridos en el compromiso de conversión y purificación, la Iglesia siente hoy un deber especialmente grave de comprometerse, de manera cada vez más profunda y con visión de futuro, en la protección de los menores y de su dignidad, tanto dentro de ella como en toda la sociedad y en todo el mundo; y esto no lo realiza ella sola –porque sería evidentemente insuficiente– sino ofreciendo su colaboración activa y cordial a todas las fuerzas y miembros de la sociedad que desean comprometerse en la misma dirección. En este sentido, se adhiere al objetivo de «poner fin al maltrato, la explotación, la trata y todas las formas de violencia y tortura contra los niños», establecido por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo Sostenible 2020 (Objetivo 16.2). En muchas ocasiones y en tantos países diferentes, mi mirada se ha cruzado con la de los niños, pobres y ricos, sanos y enfermos, los que están alegres y los que sufren. Sentirse mirado por los ojos de los niños es una experiencia que todos conocemos y que nos toca en lo más hondo del corazón, y que también nos obliga a un examen de conciencia. ¿Qué hacemos para que estos niños nos puedan mirar sonriendo y conserven una mirada limpia, llena de confianza y de esperanza? ¿Qué hacemos para que no se les robe esta luz, para que esos ojos no sean perturbados y corrompidos por lo que encontrarán en la red, que será parte integral e importantísima de su ambiente de vida? Trabajemos por tanto todos juntos para tener siempre el derecho, el valor y la alegría de mirar a los ojos de los niños de todo el mundo. (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Papa: la gracia de la vergüenza nos cura del pecado

Vie, 06/10/2017 - 3:11pm
(RV).- “Justicia a Dios y a nosotros el deshonor en el rostro”. Con estas palabras el Profeta Baruc en la Primera Lectura propuesta por la liturgia del día se refiere a la desobediencia a la ley de Dios, es decir, al pecado y, al mismo tiempo, indica también cuál es el verdadero camino para pedir perdón. Se trata del hilo conductor de la homilía del Papa durante la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta el primer viernes de octubre. Francisco recorrió el texto litúrgico deteniéndose, ante todo, en la realidad del pecado que caracteriza a todos los hombres, y en la profecía de Baruc “sacerdotes, reyes, jefes y padres”: “Nadie puede decir: ‘Yo soy justo’, o  ‘yo no soy como aquel o como aquella’. Yo soy pecador. Yo diría que casi es el primer nombre que todos tenemos: pecadores. Y después, ¿por qué somos pecadores? Hemos desobedecido, siempre en relación con el Señor: Él ha dicho una cosa y nosotros hemos hecho otra. No hemos escuchado la voz del Señor: Él nos ha hablado tantas veces. En nuestra vida, cada uno puede pensar: ‘¡Cuántas veces el Señor me ha hablado a mí! ¡Cuántas veces no lo he escuchado!’. Ha hablado con los padres, con la familia, con el catequista, en la iglesia, en las predicaciones, también ha hablado a nuestro corazón”. Pero nosotros nos hemos rebelado: éste es el pecado, por lo tanto es “rebelión”, es “obstinación” en el proseguir en “las inclinaciones perversas de nuestro corazón”, cayendo en las “pequeñas idolatrías de cada día”, “codicia”, “envidia”, “odio” y, especialmente, “maledicencia”, ese “hablar mal” que el Pontífice define la “guerra del corazón para destruir al otro”. Y es a causa del pecado, como también está escrito en la página de Baruc, “que se nos vinieron encima tantos males” porque el “pecado arruina el corazón, arruina la vida, arruina el alma, debilita y enferma”, pero sigue siendo siempre un pecado con relación a Dios: “No es una mancha que hay que quitar. Si fuera una macha, bastaría ir a la tintorería y hacerla limpiar… No. El pecado es una relación de rebelión contra el Señor. Es malo en sí mismo, pero malo contra el Señor, que es bueno. Y si yo pienso así mis pecados, en lugar de entrar en depresión, siento aquel gran sentimiento: la vergüenza, la deshonra de la que habla el profeta Baruc. La vergüenza es una gracia.” La vergüenza “abre la puerta a la curación”. Es la invitación que el Papa Francisco dirigió al concluir esta reflexión: ante el Señor experimentar vergüenza por nuestros pecados y pedir ser curados: “Cuando el Señor nos ve así, avergonzados por lo que hemos hecho, y con humildad pedir perdón, Él es el omnipotente: borra, nos abraza, nos acaricia y nos perdona. Éste es el camino para llegar al perdón, lo que hoy nos enseña el profeta Baruc. Alabemos hoy al Señor porque ha querido manifestar la omnipotencia precisamente en la misericordia y en el perdón; después, también en la creación del mundo, pero esto viene en segundo lugar. Sobre todo en la misericordia y en el perdón, y ante un Dios tan bueno, que perdona todo, que tiene tanta misericordia: pidamos la gracia de la vergüenza”. (María Fernanda Bernasconi - RV). (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Presentada al Papa la Declaración de Roma del Congreso mundial «Dignidad del menor en el mundo digital»

Vie, 06/10/2017 - 2:49pm
Papa Francisco: “Del modo en el que son tratados los niños se puede juzgar a la sociedad”   Es el título del Documento final del primer Congreso mundial para tutelar la dignidad de los menores también en lo que respecta a las tecnologías digitales. La histórica Declaración de Roma le fue presentada al Papa Francisco por el Rector de la Gregoriana, el P.  Nuno da Silva Gonçalves,  «en nombre de millones de jóvenes de todo el mundo, que deben ser mayormente informados y protegidos de los riesgos de abuso sexual y de otras formas de abuso en internet» . «Todo niño tiene derecho a la dignidad y a la seguridad», empieza afirmando la Declaración, para luego advertir que «sin embargo, millones de niños sufren abusos y explotación en todo el mundo» y que «la tecnología, que ha cambiado nuestras vidas de muchas formas positivas, también se está utilizando cada vez más en la explotación de niños». Dado que «hoy día los niños tienen literalmente en las palmas de sus manos contenidos cada vez más extremos y deshumanizantes» el mismo documento pone en guardia contra «la proliferación de las redes sociales, que ha producido un incremento extraordinario de las comunicaciones, también ha derivado en ciberacoso, acoso y sextorsión».  Por lo que «hay una gran cantidad de imágenes de abuso sexual de niños y jóvenes en internet, y el número no deja de crecer. La pornografía en línea está teniendo un impacto sobre las mentes moldeables de los más jóvenes». En el Congreso participaron expertos de alto nivel de diversas áreas, de la política, de las religiones, de empresas tecnológicas, de cuerpos de seguridad, de múltiples organizaciones, así como de universidades. La declaración final, lanza un llamado a los representantes del mundo entero, responsables de la dignidad del menor en el mundo digital: En primer lugar, las autoridades mundiales son llamadas a emprender campañas globales de sensibilización, para educar e informar a la población del mundo sobre la gravedad y la extensión del abuso y de la explotación de los niños de todo el mundo, y se les impulsa a pedir intervenciones por parte de los líderes nacionales. En segundo lugar, se llama a las autoridades de las grandes religiones del mundo, para que informen y movilicen a los  miembros de cada fe religiosa a unirse en un movimiento global a fin de proteger a los niños del mundo. A los parlamentos del mundo se pide, en el punto tres, que mejoren la legislación para una protección más eficaz de los menores y que llamen a rendir cuentas de sus crímenes a aquellos que se hacen responsables del abuso y de la explotación de los niños. A los líderes de las empresas tecnológicas se les llama a comprometerse en el desarrollo y la implementación de nuevos instrumentos y tecnologías, finalizados a contrastar la proliferación de imágenes de abuso sexual en Internet,  y a impedir la redistribución de imágenes de menores identificados como víctimas. El punto cinco llama a los ministerios mundiales de sanidad pública y a los líderes de las organizaciones no gubernamentales, a acrecentar las acciones para salvar a las víctimas menores de edad, y a mejorar los programas de atención para las víctimas de abuso y de explotación sexual. Mientras que los organismos gubernamentales, la sociedad civil y las fuerzas del orden son llamados a trabajar para mejorar el reconocimiento y la identificación de las víctimas, y a asegurar su ayuda al enorme número de víctimas de abuso y de explotación sexual de menores, que aún están escondidos. Puntualmente se pide en el punto siete a las fuerzas del orden que acrecienten la cooperación local y global a fin de mejorar el intercambio de informaciones en ámbito investigativo y que aumenten los esfuerzos de colaboración en relación a los crímenes contra los menores que atraviesan los confines nacionales. Que se incremente la capacitación de los profesionales de la salud para identificar los indicadores de abuso y de explotación sexual: es lo que se pide a las instituciones médicas del mundo a fin de mejorar las modalidades de señalación y de tratamiento. A las instituciones privadas y gubernamentales, se les llama, en el punto nueve, a aumentar recursos para profesionales de ámbito psiquiátrico y expertos de otras formas de cuidado, de modo de incrementar los servicios de atención y rehabilitación de los niños que han sido abusados y explotados. Asimismo se realiza un llamado a las autoridades con responsabilidad en el ámbito de la sanidad pública para que promuevan la investigación sobre el impacto que la exposición a la explícita y extrema pornografía online ejerce en la salud de los niños y adolescentes. Por otra parte se llama a los líderes de los gobiernos de todo el mundo, a los cuerpos legislativos, industrias privadas e instituciones religiosas a promover y realizar técnicas para impedir a los niños y jóvenes tener acceso a contenidos de internet a los cuales debe poder acceder sólo el público adulto. Finalmente en los puntos doce y trece se llama a los gobiernos, a las industrias privadas y a las instituciones religiosas a emprender campañas globales de sensibilización dirigidas, en primer lugar, a los niños y jóvenes, de modo de formarles y proveerles de los instrumentos necesarios para un uso seguro y responsable de internet y para evitar que se dañe a muchos de sus coetáneos. Y en segundo lugar, a los ciudadanos de cada país, de modo de crear conciencia y atención en relación al abuso y la explotación sexual de los menores, alentándolos asimismo a señalar casos de abuso y de explotación a las autoridades competentes, si los ven, si tienen conocimiento o sospecha de que estén sucediendo. (GM – CDM) (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Cardenal Baldisseri: un pre-Sínodo para escuchar a los jóvenes

Jue, 05/10/2017 - 5:50pm
(RV).- “Agradecemos al Santo Padre esta iniciativa que permitirá expresar a los jóvenes sus deseos, incertidumbres y expectativas”.  Lo escribe el Cardenal Lorenzo Baldisseri , Secretario general del Sínodo de los Obispos, en el mensaje en que presenta la reunión pre-sinodal de los jóvenes de todo el mundo que se llevará a cabo en Roma del 19 al 24 de marzo del próximo año. Se trata de un evento en preparación a la XV Asamblea general ordinaria del Sínodo de los Obispos sobre el tema: “Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional”, que también se celebrará en el año 2018.  En efecto, esta reunión pre-sinodal, que el Papa Francisco  anunció durante su Audiencia general del el primer miércoles de octubre, “contribuirá – tal como escribe el Cardenal Baldisseri – a enriquecer la fase de consulta ya iniciada mediante la publicación del Documento Preparatorio”. En una entrevista realizada por nuestro colega Federico Piana el Purpurado, refiriéndose a esta iniciativa pontifica, afirma: “Es muy importante porque, como ha dicho el Santo Padre , queremos escuchar a los jóvenes; queremos que los jóvenes sean los protagonistas de este evento. Naturalmente, el Sínodo, la Asamblea, es sinodal, en el sentido de que son los Padres sinodales quienes después se confrontarán y concluirán con un documento. Pero nosotros queremos la participación de los jóvenes, no sólo dentro de la Asamblea, a través del grupo de los auditores previsto por los estatutos, sino que queremos que los jóvenes se interesen en la base haciendo sus razonamientos, y también que tengan una proposición activa”. “Por esta razón – prosigue – hemos pensado hacer un ‘pre-sínodo’, donde ellos mismos serán los actores principales”. Y explica que se trata sólo de una semana, lo que constituye un tiempo suficiente, dado que no es posible contar con la presencia de los jóvenes de todo el mundo. A la vez que destaca que en este ámbito hablarán tanto en términos individuales – representando a diversos grupos o a las Conferencias episcopales – o en los grupos de estudio, de manera que al final, podrán ofrecer un documento para los Padre sinodales. En cuanto a la participación prevista el Cardenal Baldisseri  nos dice que precisamente se incluyen a todos los jóvenes, y no sólo a los católicos, sino también a los no creyentes, sin olvidar, obviamente, que la Iglesia ofrece la fe, si bien para llegar a la fe es necesario también el discernimiento vocacional, que no se limita sólo a las vocaciones de la Iglesia. Sí porque como explica el  Secretario general del Sínodo de los Obispos, “vocaciones, en sentido general, también quiere decir familia, por lo tanto, constituir la familia, y esto es muy importante para un joven, quien, naturalmente, se debe insertar en la comunidad, en la sociedad. A la vez que el primer paso que suele realizar un joven es el de formarse una familia. El Purpurado concluye afirmando que la Iglesia desea que los jóvenes puedan expresarse. De ahí la necesidad de escucharlos y, después, acompañarlos en el sentido correcto de la palabra, es decir, haciéndoles propuestas fuertes, con indicaciones concretas y, si fuera necesario, admoniciones, pero siempre en el respeto de su autonomía y de su libertad. (María Fernanda Bernasconi – RV). (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Aliento del Papa a Sínodo Caldeo: impulsar esperanza y reconciliación en Irak

Jue, 05/10/2017 - 4:26pm
(RV).- El Papa Francisco recibió con gran alegría a los miembros del Sínodo de la Iglesia Caldea, destacando los temas de primaria importancia que están afrontando: las migraciones forzadas de los cristianos, la reconstrucción de las aldeas, el retorno de los desplazados, el derecho particular de la Iglesia, la cuestión litúrgica y la pastoral vocacional . En primer lugar, con su abrazo a los cristianos iraquíes, compartiendo sus dolores y pruebas, el Papa quiso compartir también la esperanza : «Aprovecho la oportunidad para saludar, a través de ustedes, a los fieles de la amada tierra iraquí, duramente probados, compartiendo la esperanza por las noticias recientes que hablan de una reanudación de la vida y de las actividades en regiones y ciudades sometidas hasta ahora a una opresión dolorosa y violenta . Pueda la misericordia de Dios aliviar las heridas de la guerra que llagan el corazón de vuestras comunidades, con el fin de que puedan volverse a levantar. Si bien haya concluido una página trágica para algunas regiones de Irak, el Obispo de Roma señaló que queda aún mucho por hacer y exhortó a no desfallecer en impulsar la reconciliación entre todos los iraquíes: « Los exhorto a esmerarse infatigablemente como constructores de unidad , ante todo entre ustedes los Pastores de la Iglesia Caldea y con los Pastores de las otras Iglesias, así como a favorecer el diálogo y la colaboración entre todos los actores de la vida pública, para contribuir a facilitar el retorno de los desplazados y a resanar las divisiones y las contraposiciones entre hermanos. Este compromiso es aún más necesario en el contexto actual iraquí, ante nuevas incertidumbres sobre el futuro . Hay necesidad de un proceso de reconciliación nacional y de un esfuerzo conjunto de todos los componentes de la sociedad, para lograr soluciones compartidas por el bien de todo el país. Mi anhelo es que nunca falte la fortaleza, la esperanza y los dones de laboriosidad que los caracterizan a ustedes». En este contexto, el Papa reiteró su exhortación a no desalentarse y se refirió en particular a los desplazados de Nínive: « Permanezca firme vuestro intento de no ceder al desaliento ante las dificultades que permanecen aún, a pesar de todo lo que se ha hecho en la obra de reconstrucción, sobre todo en la Llanura de Nínive . Desde la antigüedad, aquella tierra evangelizada según la tradición por el apóstol Tomás, apareció ante el mundo como tierra de civilización, tierra de encuentro y de diálogo. Por ello, es sumamente importante que los cristianos, Pastores y fieles, fortalecidos por esas raíces, estén unidos en la promoción de relaciones respetosas y del diálogo interreligioso entre todas las componentes del país » Entre las exhortaciones del Santo Padre también la importancia de la formación vocacional y sacerdotal, verificando la autenticidad de las vocaciones, sin olvidar la promoción de la comunión y fraternidad con las comunidades de rito latino, y el diálogo ecuménico. (CdM – RV)  (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Papa: un pueblo sin raíces, o que las abandona, está enfermo

Jue, 05/10/2017 - 4:08pm
(RV).- Quien reencuentra sus propias raíces es un hombre de alegría, mientras “el autoexilio psicológico”, hace muy mal. Es la reflexión que hizo el Papa en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta . El Santo Padre exhortó a reencontrar la propia pertenencia, a partir de la Primera Lectura tomada de Libro de Nehemías . En el texto se describe “una gran asamblea litúrgica” que representa al pueblo reunido ante la Puerta de las Aguas en Jerusalén. También se trata – dijo Francisco – del final de una historia que duraba desde hacía más de 70 años; la historia de la deportación a Babilonia y, por tanto, una historia de llanto para el pueblo de Dios. Además, tras la caída del imperio babilónico, por obra de los persas, el rey Artajerjes al ver a Nehemías – que era su copero – triste mientras le servía el vino, comenzó a dialogar con él. Y Nehemías le manifestó, llorando, su deseo de regresar a Jerusalén porque sentía nostalgia. El pensamiento del Papa también se dirigió al Salmo que dice: “A lo largo de los ríos de Babilonia se sentaban y lloraban”. No podían cantar, sus cítaras estaban colgadas en los sauces, pero no querían olvidar. Y Francisco recordó al respecto la “nostalgia de los emigrantes”, de aquellos que “están lejos de su patria y quieren regresar”. De manera que Nehemías se prepara para regresar y llevar al pueblo a Jerusalén. Se trataba de “un viaje difícil” – señaló el Pontífice –  porque “debía convencer a tanta gente” y trasladar las cosas para reconstruir la ciudad, las murallas, el Templo, “pero sobre todo – añadió –  era un viaje para reconstruir las raíces del pueblo”. Después de tantos años, las raíces “se habían debilitado”, pero no se habían perdido. Reapropiarse de las raíces – explicó el Papa –  “significa retomar la pertenencia de un pueblo”. “Sin las raíces – prosiguió –  no se puede vivir: un pueblo sin raíces o que abandona sus raíces, es un pueblo enfermo”: “Una persona sin raíces, que ha olvidado sus propias raíces, está enferma. Recuperar, redescubrir sus propias raíces y recobrar fuerza para ir adelante, la fuerza para dar fruto y, como dice el poeta, ‘la fuerza para florecer del árbol florido, viene de lo que está enterrado. Precisamente esa relación entre la raíz y el bien que nosotros podemos hacer”. Pero en este camino – subrayó el Papa – hay “tantas resistencias”: “no se puede”, “hay dificultades”: “Las resistencias pertenecen a los que prefieren el exilio, y cuando no hay exilio físico, el exilio es psicológico: el autoexilio de la comunidad, de la sociedad, aquellos que prefieren ser un pueblo desarraigado, sin raíces. Debemos pensar en esta enfermedad del autoexilio psicológico: hace tanto mal. Nos quita las raíces. Nos quita la pertenencia”. Pero el pueblo va adelante – dijo también el Papa – y llega el día en que la reconstrucción queda hecha. Entonces el pueblo se reúne para “restaurar las raíces”, es decir, para escuchar la Palabra de Dios, que leía el escriba Esdras . Y el pueblo lloraba, si bien en esta ocasión no se trataba del llanto de Babilonia : “Era el llanto de la alegría, del encuentro con las propias raíces, el encuentro con la propia pertenencia”. Una vez terminada la lectura, Nehemías los invita a festejar. Es la alegría de quien ha encontrado sus propias raíces: “El hombre y la mujer que reencuentran sus propias raíces, que son fieles a su propia pertenencia, son un hombre y una mujer con alegría, con alegría, y esta alegría es su fuerza. Del llanto de tristeza al llanto de alegría; del llanto de debilidad por estar lejos de sus raíces, lejos de su pueblo, al llanto de pertenencia: ‘Estoy en casa’. Estoy en casa”. Por último el Papa  afirmó que si se tiene “miedo de llorar”, entonces también se tendrá “miedo de reír” puesto que, en cambio, cuando se llora de tristeza, después se llorará de alegría. Por eso hay que pedir la gracia del “llanto arrepentido”, “triste por nuestros pecados”, y también del llanto de la alegría porque el Señor “nos ha perdonado y ha hecho en nuestra vida lo que ha hecho con su pueblo”. Y, en fin – dijo – la gracia de ponerse en camino para encontrarse con las propias raíces. (María Fernanda Bernasconi - RV). (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

El Papa a las Sociedades Bíblicas Unidas: “Servidores de la Palabra, es vital anunciar el Evangelio a todos”

Jue, 05/10/2017 - 1:50pm
(RV).- “Caminemos juntos para que la Palabra se difunda. Oremos juntos para que se haga la voluntad del Padre. Trabajemos juntos para que se cumpla en nosotros, lo que el Señor ha dicho”, lo dijo el Papa Francisco a los miembros del Comité para las Relaciones con las Iglesias de las Sociedades Bíblicas Unidas, a quienes recibió en el Vaticano, el primer jueves de octubre de 2017. En su discurso, el Santo Padre recordando las palabras de San Pablo a los Efesios, saludó y recibió a todos los miembros de este Comité. “De parte mía – precisó el Pontífice – manifiesto el vivo deseo de que la gracia del Espíritu Santo este con ustedes y con todos aquellos que realizan todo esfuerzo para hacer conocer el Evangelio, facilitando el acceso a la Biblia en las lenguas más diversas y, hoy, a través de las múltiples formas de comunicación social”. Somos servidores de la Palabra “Somos servidores de la Palabra de salvación – señaló el Papa – que no regresa al Señor vacía. Dejarse pues, ‘herir’ por la Palabra es indispensable para expresar con la boca lo que en el corazón sobreabunda. La Palabra de Dios, de hecho – subrayó el Pontífice –«penetra hasta la raíz del alma y del espíritu, de las articulaciones y de la médula, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón» (Heb 4,12)”. “Somos servidores de la Palabra de vida eterna, y creemos que no sólo de pan vive el hombre – puntualizó el Santo Padre – sino de toda palabra que sale de la boca de Dios (Cfr. Mt 4,4,). Pues, con la ayuda del Espíritu Santo, debemos nutrirnos en la mesa de la Palabra por medio de la lectura, la escucha, el estudio y el testimonio de vida. Nosotros dedicamos tiempo a quienes amamos, y aquí se trata de amar a Dios, que nos ha querido hablar y nos ofrece palabras de vida eterna”. Resaltando la importancia de la palabra de Dios en la vida espiritual de los creyentes, el Papa Francisco resaltó que “somos servidores de la Palabra de reconciliación”, que nos ayuda a crecer en la veneración de su Palabra. “Somos servidores de la Palabra que ha salido de Dios y se ha hecho carne (Jn 1,14). Por ello, dijo el Pontífice, es vital que hoy la Iglesia salga a anunciar el Evangelio a todos, en todo lugar, en toda ocasión, sin descanso, sin repulsiones y sin miedo. Y lo hacemos en obediencia al envío misionero del Señor y con la certeza de su presencia en medio de nosotros hasta el fin del mundo”. También, el Papa Francisco recordó que, “somos servidores de la Palabra de verdad. Estamos convencidos – dijo – que la unidad querida por Dios puede realizarse solamente en la común adhesión a la integridad del contenido de la fe revelada. En materia de fe – agregó el Pontífice – el compromiso está en contradicción con Dios que es Verdad. En el Cuerpo de Cristo, el cual es camino, verdad y vida, ¿Quién podría considerar legitima una reconciliación actuada a precio de la verdad?”. Antes de concluir su discurso, el Santo Padre comentando la Segunda Carta de San Pablo a Timoteo recordó que, “somos servidores de la Palabra de Dios poderoso que ilumina, protege y defiende, sana y libera”. Por ella – por la Palabra, dijo el Papa – muchos de nuestros hermanos y hermanas están en prisión y muchos otros han derramado su sangre como testimonio de su fe en Jesús, el Señor. “Caminemos juntos para que la Palabra se difunda – alentó el Pontífice – oremos juntos para que se haga la voluntad del Padre, trabajemos juntos para que se cumpla en nosotros, lo que el Señor ha dicho”. (Renato Martinez – Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Misioneros de la esperanza de Cristo, con el Rosario de la Virgen María y San Francisco Asís. Bendición del Papa a peregrinos del mundo

Mié, 04/10/2017 - 2:57pm
(RV).- Con su bienvenida y aliento, el Papa Francisco reiteró en sus palabras a los peregrinos de tantas partes del mundo, que participaron en su audiencia general, que los cristianos estamos llamados a misionar la esperanza en el mundo . E hizo hincapié en  que octubre es el mes que la Iglesia universal dedica a las misiones y es también el mes del Rosario, rezo al que Nuestra Señora de Fátima invitó de forma especial, por la Iglesia y por el mundo : «Quiero recordar que hace 100 años en Fátima , en cada una de las seis apariciones, la Virgen pedía: ‘Quisiera que cada día recen el rosario’. Respondiendo a su pedido, recemos juntos por la Iglesia, por la Sede de Pedro y por las intenciones de todo el mundo. Pidamos perdón por los pecados. Oremos por la conversión de los que dudan, por cuantos niegan a Dios y por las almas del purgatorio ¡A todos los que rezan el Rosario los bendigo de corazón! El Santo Padre saludó cordialmente a los peregrinos de lengua árabe, en particular a la delegación llegada desde Egipto , para la bendición de un icono que describe la huida a Egipto de la Sagrada Familia, y recordó el viaje que realizó a esta nación, que visitó el 28 y 29 de abril de 2017: « Recuerdo con afecto mi Visita Apostólica a vuestra tierra buena y su pueblo generoso; tierra en la que vivieron San José, la Virgen María, el Niño Jesús y tantos profetas; tierra bendecida a través de los siglos por la sangre preciosa de los mártires y de los justos; tierra de convivencia y de hospitalidad; tierra de encuentro, de historia y de civilización. ¡El Señor los bendiga a todos ustedes y proteja vuestro país, Oriente Medio y al mundo entero de todo mal y de todo terrorismo y del maligno! San Francisco de Asís y el cuidado de la creación, el sufrimiento de los enfermos y las familias . En el día del santo fundador de la Orden Franciscana, el Papa recordó su ejemplo en las palabras que dirigió a los jóvenes, a los enfermos y a los recién casados: «Hoy celebramos la fiesta de San Francisco de Asís. Que su ejemplo de vida fortalezca en cada uno de ustedes, queridos jóvenes, vuestra atención hacia la creación; que los sostenga a ustedes, queridos enfermos, aliviando vuestra fatiga cotidiana; y que los ayude a ustedes, queridos recién casados, a construir su familia sobe el amor caritativo». (CdM – RV) (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

El Papa anunció reunión pre-sinodal para los jóvenes del mundo creyentes y no creyentes, la Iglesia los quiere escuchar

Mié, 04/10/2017 - 1:31pm
(RV).- Al concluir su audiencia general, el Papa Francisco anunció  la convocación de una cita para los jóvenes antes de la V Asamblea General Ordinaria del Sínodo de los Obispos, invitando a la juventud católica, cristiana, de otras religiones y no creyente de todo el mundo : «Deseo anunciar que del 19 al 24 de marzo de 2018 ha sido convocada por  la Secretaría General del Sínodo de los Obispos una Reunión pre-sinodal a la que están invitados los jóvenes provenientes de diversas partes del mundo: tanto jóvenes católicos, como jóvenes de diversas confesiones cristianas y de otras religiones y jóvenes no creyentes. Esta iniciativa se inserta en el camino de preparación de la próxima Asamblea General del Sínodo de los Obispos que tendrá como tema Los jóvenes, la fe y el discernimiento vocacional , en octubre de 2018. Con este camino la Iglesia quiere ponerse a la escucha de la voz, de la sensibilidad, de la fe y también de las dudas y de las críticas de los jóvenes. Debemos escuchar a los jóvenes. Por ello, las conclusiones de la Reunión de marzo serán transmitidas a los Padres sinodales». (CdM – RV) (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Catequesis del Papa: “El cristiano con la fuerza de Cristo es una célula de regeneración para el mundo”

Mié, 04/10/2017 - 1:31pm
(RV).- “Quien ha tenido la gracia de abrazar la resurrección de Jesús puede todavía esperar en lo inesperado. Los mártires de todo tiempo, con su fidelidad a Cristo, narran que la injusticia no es la última palabra en la vida”, con estas palabras el Papa Francisco reflexionó en la Audiencia General del primer miércoles de octubre, sobre el tema de los misioneros de esperanza hoy. Continuando su ciclo de catequesis sobre “la esperanza”, el Obispo de Roma recordó que, el mes de octubre, en la Iglesia está dedicado de modo particular a la misión. De hecho, señaló el Santo Padre, el cristiano nos es un profeta de desgracias. “La esencia de su anuncio – precisó el Pontífice – es lo contrario, lo opuesto a las desgracias: es Jesús, muerto por amor y que Dios lo ha resucitado la mañana de Pascua”. Este es el núcleo de la fe cristiana, subrayó el Papa. Si los Evangelios se detuvieran en la sepultura de Jesús, la historia de este profeta iría a agregarse a las tantas biografías de personajes heroicos que han dado la vida por un ideal. El Evangelio, puntualizó, sería entonces un libro edificante, también consolador, pero no sería un anuncio de esperanza. Por ello, señaló el Papa Francisco, “la tarea de los cristianos en este mundo es aquel de abrir espacios de salvación, como células de regeneración capaces de restituir linfa a los que parecía perdido para siempre”. El verdadero cristiano, agregó el Pontífice, no está triste y amargado, sino convencido, por la fuerza de la resurrección, que ningún mal es infinito, ninguna noche es sin fin, ningún hombre está definitivamente equivocado, ningún odio es invencible por el amor. Texto completo de la catequesis del Papa Francisco Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! En esta catequesis quiero hablar sobre el tema “Misioneros de esperanza hoy”. Estoy contento de hacerlo al inicio del mes de octubre, que en la Iglesia está dedicado de modo particular a la misión, y también en la fiesta de San Francisco de Asís, que ha sido ¡un gran misionero de esperanza! De hecho, el cristiano nos es un profeta de desgracias. ¿Han entendido esto? Nosotros no somos profetas de desgracias. La esencia de su anuncio es lo contrario, lo opuesto a las desgracias: es Jesús, muerto por amor y que Dios lo ha resucitado la mañana de Pascua. Y este es el núcleo de la fe cristiana. Si los Evangelios se detuvieran en la sepultura de Jesús, la historia de este profeta iría a agregarse a las tantas biografías de personajes heroicos que han dado la vida por un ideal. El Evangelio sería entonces un libro edificante, también consolador, pero no sería un anuncio de esperanza. Pero los Evangelios no se cierran con el viernes santo, van más allá; y es justamente este fragmento sucesivo el que transforma nuestras vidas. Los discípulos de Jesús estaban desconsolados ese sábado después de su crucifixión; aquella piedra colocada en la puerta del sepulcro había cerrado también los tres años de entusiasmo vividos por ellos con el Maestro de Nazaret. Parecía que todo había terminado, y algunos, desilusionados y atemorizados, estaban ya dejando Jerusalén. ¡Pero Jesús resucita! Este hecho inesperado cambia e invierte la mente y el corazón de los discípulos. Porque Jesús no resucita solo por sí mismo, como si su renacer fuera una prerrogativa del cual estar celosos: si asciende hacia el Padre es porque quiere que su resurrección sea participada a todo ser humano, y lleve a lo alto toda creatura. Y el día de Pentecostés los discípulos son transformados por el soplo del Espíritu Santo. No tendrán solamente una buena noticia para llevar a todos, sino serán ellos mismos diferentes de antes, como renacidos a una vida nueva. La resurrección de Jesús nos transforma con la fuerza del Espíritu Santo. Jesús está vivo, está vivo en medio de nosotros, está vivo y tiene esa fuerza para transformarnos. ¡Como es bello pensar que se es anunciador de la resurrección de Jesús no solamente con palabras, sino con los hechos y con el testimonio de vida! Jesús no quiere discípulos capaces sólo de repetir fórmulas aprendidas a memoria. Quiere testigos: personas que propagan esperanza con su modo de acoger, de sonreír, de amar. Sobre todo de amar: porque la fuerza de la resurrección hace a los cristianos capaces de amar incluso cuando el amor parece haber perdido sus razones. Hay “algo más” que habita en la existencia cristiana, y que no se explica simplemente con la fuerza de ánimo o un mayor optimismo. ¡No! La fe, nuestra esperanza no es sólo un optimismo; es otra cosa más. Es como si los creyentes fueran personas con un “pedazo de cielo” de más sobre la cabeza. ¡Es bello esto, eh! Nosotros somos personas con un pedazo de cielo de más sobre la cabeza, acompañados por una presencia que alguno no logra ni siquiera intuir. Así la tarea de los cristianos en este mundo es aquel de abrir espacios de salvación, como células de regeneración capaces de restituir linfa a los que parecía perdido para siempre. Cuando el cielo esta nublado, es una bendición quien sabe hablar del sol. Es esto, el verdadero cristiano es así: no triste y amargado, sino convencido, por la fuerza de la resurrección, que ningún mal es infinito, ninguna noche es sin fin, ningún hombre está definitivamente equivocado, ningún odio es invencible por el amor. Cierto, algunas veces los discípulos pagaran a caro precio esta esperanza donada a ellos por Jesús. Pensemos en tantos cristianos que no han abandonado a su pueblo, cuando ha llegado el tiempo de la persecución. Se han quedado ahí, donde era incierto incluso el mañana, donde no se podía hacer proyectos de ningún tipo, se han quedado esperando en Dios. Y pensemos en nuestros hermanos, en nuestras hermanas de Oriente Medio que dan testimonio de esperanza y también ofrecen la vida por este testimonio. Y ellos son verdaderos cristianos. Ellos llevan el cielo en el corazón, miran más allá, siempre más allá. Quien ha tenido la gracia de abrazar la resurrección de Jesús puede todavía esperar en lo inesperado. Los mártires de todo tiempo, con su fidelidad a Cristo, narran que la injusticia no es la última palabra en la vida. En Cristo resucitado podemos continuar esperando. Los hombres y las mujeres que tienen un “por qué” vivir resisten más que los demás en los tiempos de desgracia. Pero quien tiene a Cristo a su propio lado de verdad no teme más nada. Y por esto los cristianos no son jamás hombres fáciles y acomodados, los verdaderos cristianos, ¿no? Su humildad no se debe confundir con un sentido de inseguridad y de condescendencia. San Pablo anima a Timoteo a sufrir por el Evangelio, y dice así: «el Espíritu que Dios nos ha dado no es un espíritu de temor, sino de fortaleza, de amor y de sobriedad» (2 Tim 1,7). Caídos, se levantan siempre. Es por esto, queridos hermanos y hermanas, que el cristiano es un misionero de esperanza. No por su mérito, sino gracias a Jesús, el grano de trigo que, cae en la tierra, ha muerto y ha dado mucho fruto (Cfr. Jn 12,24). Gracias. (Traducción del italiano, Renato Martinez – Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Catequesis del Papa en español. «Esperanza cristiana: misioneros de esperanza hoy»

Mié, 04/10/2017 - 12:31pm
 «Todavía estaban ellos hablando acerca de esto, cuando Jesús mismo se puso en medio de ellos y les dijo: ―Paz a ustedes. Aterrorizados, creyeron que veían a un espíritu. ―¿Por qué se asustan tanto? —les preguntó—. ¿Por qué les vienen dudas? Miren mis manos y mis pies. ¡Soy yo mismo! Tóquenme y vean; un espíritu no tiene carne ni huesos, como ven que los tengo yo. Dicho esto, les mostró las manos y los pies. Como ellos no acababan de creerlo a causa de la alegría y del asombro, les preguntó: ―¿Tienen aquí algo de comer?»(Luc 24, 36-41) (RV).- En la catequesis del miércoles 4 de octubre de 2017 el Santo Padre Francisco realizó su catequesis a partir de la reflexión del capítulo 24 del Evangelio según san Lucas, versículos 36 al 41. A continuación el resumen que pronunció en español:  Queridos hermanos: Octubre es un mes que la Iglesia dedica especialmente a la misión, por eso esta catequesis lleva por título: “Misioneros de esperanza hoy”. El núcleo de la fe cristiana es la resurrección de Jesús, por eso el cristiano no puede ser un profeta de desgracias. A través del Espíritu Santo, Jesús nos hace renacer a una vida nueva que debemos anunciar a los demás no sólo de palabra, sino con la vida. Jesús quiere testigos, personas que difundan esperanza con su modo de acoger, de sonreír, y sobre todo de amar. Porque la fuerza de la resurrección hace que los cristianos seamos capaces de amar allí donde parece que ya no hay motivo para amar, y de abrir espacios de salvación allí donde parece que todo está humanamente perdido. El cristiano por eso no se deja llevar del desánimo o de la queja, ya que gracias a la resurrección está convencido de que no hay ningún mal que sea infinito, ninguna noche que sea eterna, ningún hombre que no pueda cambiar, ningún odio que no se pueda vencer con amor. Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en modo particular a los grupos provenientes de España y América Latina. Pidamos a Jesús, por intercesión de la Virgen María y de san Francisco de Asís, que sepamos difundir siempre a nuestro alrededor semillas de esperanza y de amor. Que el Señor los bendiga. Muchas gracias. (Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Mensaje del Papa para el XXIV Congreso Mundial del Apostolado del Mar: “Aprendamos de los pescadores”

Mar, 03/10/2017 - 9:32pm
(RV).- “Que los cristianos puedan reconocer la valiosa lección que podemos aprender de aquellos que trabajan en el sector pesquero, sobre una Iglesia que da espacio al misterio de Dios; una Iglesia que alberga en sí misma este misterio, de manera que pueda maravillar a la gente y atraerla”, es el aliento del Papa Francisco en su mensaje, firmado por el Cardenal Secretario de Estado Vaticano, Pietro Parolin y dirigido a los participantes en el XXIV Congreso Mundial del Apostolado del Mar , reunidos en Kaohsiung, Taiwán, del 1 al 7 de octubre de 2017, bajo el tema: “Atrapados en la red”. Además, Su Santidad reza para que los “Obispos, Sacerdotes, Religiosos y fieles laicos – se lee en el comunicado – reunidos en este significativo Congreso refuercen su apoyo a todos los que trabajan en el mar”. Asimismo, el Pontífice – señala el documento – confía a la gente de mar y a sus familias a la intercesión de la bienaventurada Virgen María, Stella Maris y Estrella de la Mañana, y transmite con alegría su bendición apostólica como prenda de paz y gozo en el Señor”. El Apostolado del Mar es una Organización Internacional de la Iglesia destinada a la asistencia integral de los pescadores y sus familias , independientemente de su raza, credo, lengua, nacionalidad y género; trabajando con ellos en el desarrollo de diversas prestaciones sociales. (Renato Martinez – Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Respeto y protección del derecho de los trabajadores, pide el Papa en el mes de octubre

Mar, 03/10/2017 - 6:44pm
Derechos de los trabajadores y desempleados : es la intención de oración del Papa Francisco para este mes de octubre, reiterada por el Pontífice a través del Video del Papa. En el Video, Francisco insta a “recordar siempre la dignidad y los derechos de los trabajadores, denunciar las situaciones en las que se violan estos derechos, y ayudar a que contribuya a un auténtico progreso del hombre y de la sociedad”. Francisco invita asimismo a pedir “por el mundo del trabajo, para que a todos se pueda asegurar el respeto y la protección de sus derechos y se le dé a los desempleados la oportunidad de contribuir con el trabajo a la construcción del bien común”. El Video del Papa es promovido por la  Red Mundial de Oración del Papa al servicio de los desafíos de la humanidad y de la misión de la Iglesia. Escuchemos al Santo Padre en el Video:   (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Papa: Pedir a Jesús el coraje de seguirlo desde cerca

Mar, 03/10/2017 - 4:07pm
(RV).- Jesús está en camino con sus discípulos hacia Jerusalén porque “se cumplían los días en que habría sido elevado en alto”. Se trata del inicio del Evangelio propuesto por la liturgia del día que refiere el aproximarse del momento de la pasión y de la cruz, ante el cual – como destacó el Papa –  en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta el primer martes de octubre – Jesús realiza dos acciones: “Toma la firme decisión de ponerse en camino”; de manera que acepta la voluntad del Padre y va adelante; y después, “anuncia esto a sus discípulos”. “Sólo una vez” – recordó Francisco – se permitió pedir al Padre que alejara un poco esta cruz: ‘Padre –en el Huerto de los Olivos – si es posible, aleja de mí este cáliz. Pero que no se haga mi voluntad, sino la tuya’. Obediente: lo que el Padre quiere. Decidido y obediente y nada más. Y así, hasta el final. El Señor entra en la paciencia… Entra en la paciencia. Es un ejemplo de camino, no sólo morir sufriendo en la cruz, sino caminar en la paciencia”. Sin embargo, ante esta decisión, y con la perspectiva del camino hacia Jerusalén y hacia la cruz, los discípulos no siguen a su Maestro, tal como lo relatan diversas páginas de los Evangelios que citó el Santo Padre . A veces los discípulos “no entendían lo que quería decir o no querían entender, porque estaban asustados”; mientras otras veces “escondían la verdad” o se distraían haciendo “cosas alienantes”; o, como se lee en el Evangelio, “buscaban una coartada para no pensar” en lo que le esperaba al Señor. “Y Jesús solo. No estaba acompañado en esta decisión porque nadie comprendía el misterio de Jesús. La soledad de Jesús en el camino hacia Jerusalén: solo. Y esto, hasta el final. Pensemos después en el abandono de los discípulos, en la traición de Pedro… Solo. El Evangelio nos dice que se le apareció sólo un ángel del cielo para confortarlo en el Huerto de los Olivos. Sólo aquella compañía. Solo”. Vale la pena – y fue ésta la sugerencia final del Papa , “tomarse un poco de tiempo para pensar” en Jesús que “tanto nos ha amado”, “que ha caminado solo hacia la cruz” en medio de la incomprensión de los suyos. “Pensar”, “ver”,  “agradecer” a Jesús, obediente y valiente, y “realizar un coloquio con Él”. Y Francisco sugirió las palabras con las que hacerlo: “¿Cuántas veces yo trato de hacer tantas cosas y no miro, lo que Tú has hecho por mí? ¿Tú que has entrado en la paciencia – el hombre paciente, Dios paciente – que con tanta paciencia toleras mis pecados, mis fracasos? Y hablar con Jesús así. Él siempre está decidido a ir adelante, poner el rostro, y nosotros debemos agradecérselo. Transcurramos hoy un poco de tiempo, poco minutos – cinco, diez, quince – ante  el Crucifijo, tal vez, o con la imaginación ver a Jesús caminando decididamente hacia Jerusalén, y pedir la gracia de tener el coraje de seguirlo desde cerca”. (María Fernanda Bernasconi - RV). (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Pesar y cercanía del Papa por la matanza en Las Vegas

Lun, 02/10/2017 - 5:37pm
(RV).- En un telegrama enviado al Obispo de Las Vegas, Mons. Joseph Anthony Pepe, firmado por el Cardenal Secretario de Estado, Pietro Parolín, el Santo Padre expresa su pesar por la matanza acaecida en la noche del lunes, en la ciudad estadounidense de Las Vegas, cuando un individuo apostado en el piso 32 de un hotel disparó indiscriminadamente contra el público de un concierto de música country al aire libre que se celebraba abajo, dejando un saldo de 50 víctimas fatales, un dato cierto aunque no definitivo debido a la condición de gravedad de algunos de los más de 400 heridos que están internados en los hospitales. El Obispo de Roma expresa estar "profundamente entristecido" y asegura su cercanía espiritual a todos los afectados por esta tragedia "sin sentido". Asimismo "elogia los esfuerzos de la policía -escribe el cardenal Pietro Parolin-, y del personal de servicio de emergencia y ofrece la promesa de sus oraciones por los heridos y por todos los que han muerto, confiándolos al misericordioso amor de Dios Todopoderoso". (Griselda Mutual - Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Papa: Construir la civilización del amor a través del don

Lun, 02/10/2017 - 4:48pm
(RV).- El Papa Francisco recibió – el primer lunes de octubre en la Sala Clementina del Palacio Apostólico del Vaticano – a los participantes en el encuentro organizado por el Instituto italiano de la Donación, con ocasión de la Jornada del Don de este año que llega a su tercera edición. En efecto, el #DonoDay2017 – que se celebra cada 4 de octubre – es un día dedicado a quien hace del don una práctica cotidiana. De este modo, escuelas, ayuntamientos, asociaciones, empresas y ciudadanos se unen para construir el mapa de la Italia que dona, un país capaz de reaccionar ante las dificultades, poniendo en el centro la belleza del don en todos sus aspectos y de llevar adelante una reflexión acerca de la importancia de la buena donación. Tras saludarlos con afecto, el Santo Padre les recordó ante todo que “el don más grande que Dios nos ha hecho a cada uno de nosotros es la vida”; y que la vida forma parte de otro don divino original que es la creación. De había que haya sugerido: “Todos deberíamos sentir la gran responsabilidad de custodiar adecuadamente la creación y cuidar de ella, protegiéndola de las diversas formas de degradación. Tenemos el deber de conservar y entregar el planeta íntegro a las futuras generaciones, que hemos recibido como don gratuito de la bondad de Dios”. De ahí que el Papa haya afirmado que frente a la crisis ecológica che estamos viviendo, la perspectiva del don recibido y que debemos entregar a quienes vendrán después de nosotros “es motivo de empeño y de esperanza”. “El don de la vida y el don de la creación provienen del amor de Dios por la humanidad; es más, a través de estos dones Dios nos ofrece su amor. Y en la medida en que nos abrimos y lo acogemos, podemos llegar a ser a nuestra vez, un don de amor para los hermanos”. Francisco destacó que así lo recordó Jesús durante la Última Cena, cuando dejó a sus discípulos “el mandamiento nuevo de amor”. Es decir, que nos amemos recíprocamente como Él nos ha amado. Y puso de manifiesto la novedad de esta consigna precisando que debe tratarse de: “Un amor que se traduce en el servicio a los demás”; “un amor que sabe abajarse, que rechaza toda forma de violencia, respeta la libertad, promueve la dignidad, rechaza toda discriminación. Un amor desarmado, que se revela más fuerte que el odio. Ésta es la regola del amor para cuantos quieren seguir a Jesús: dejarse aferrar por Él, amar con Él, modelar las propias acciones sobre su infinita generosidad”. El Obispo de Roma  añadió que el don también es una experiencia educativa, que hace crecer humana y espiritualmente, abriendo la mente y el corazón a los amplios espacios de la fraternidad y del compartir. “¡Así se construye la civilización del amor!”. El Papa Francisco se despidió animándolos a proseguir su camino con alegría y deseándoles que sean hombres y mujeres, chicos y chicas, defensores de la vida, custodios de la creación, y testigos del amor donado que genera frutos de bien para la colectividad. “Los acompaño con mi oración. Y también ustedes, por favor, recen por mí. Los bendigo de corazón”. (María Fernanda Bernasconi – RV). (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Curar, educar, catequizar pero sobre todo amar: el Papa al Capítulo General de las Pequeñas Hermanas de Jesús

Lun, 02/10/2017 - 3:40pm
“Un Capítulo es la experiencia espiritual común de un regreso a la fuente de la llamada, personal y comunitaria ”: lo recordó el Papa Francisco encontrando en la mañana de este lunes 2 de octubre, en la Sala del Consistorio, a las 53 participantes en el Capítulo General de las Pequeñas Hermanas de Jesús . Capítulo que el Papa definió también como “momento de gracia para todo instituto de vida consagrada”. En sus palabras, el Obispo de Roma recordó que a la raíz del Instituto, está la experiencia impetuosa de la ternura de Dios para con la fundadora, la Pequeña Hermana Magdalena de Jesús. Misión principal: amar y estar con los más pequeños A distancia de casi 80 años de la fundación del Instituto, más de miles Pequeñas Hermanas se encuentran esparcidas en el mundo, en situaciones humanas difíciles junto a los más pequeños y los más pobres, dijo el Papa, subrayando el objetivo: “No están allí principalmente para curar, educar o catequizar – recalcó – sino para amar, para ‘estar’ con los más pequeños , como lo hacía Jesús”, anunciando el Evangelio “con una vida simple hecha de trabajo, presencia y acogida incondicionada. Es de vital importancia – agregó – regresar continuamente a esta experiencia originaria de la cercanía de Dios”. Mujeres libres, unidas a lo esencial A las más de 50 Pequeñas Hermanas, el Santo Padre indicó, sobre todo, que mantengan ferviente la vida espiritual , “porque es de este amor recibido de Dios, que desborda vuestro amor para los hermanos y hermanas”. “¡No tengan miedo de seguir adelante, llevando en sus corazones al pequeño Niño Jesús, a todos los lugares en los cuales están los más pequeños de nuestro mundo!”, les dijo después el Papa, instándoles a permanecer mujeres libres de vínculos con obras y cosas, para amar a quienes encuentran. Y constatando las difíciles situaciones que tienen que vivir en el camino, les recordó que este sacrificio, este “amor”, las hace “mujeres libres unidas a lo esencial”. El cuidado de la vida fraterna de las comunidades Ultima indicación del Papa fue “cuidar de la vida fraterna en las comunidades”: “Para encontrar el gusto de la vida comunitaria – les dijo el Papa – es necesario buscar siempre la sencillez, el afecto, las pequeñas atenciones, el servicio, la maravilla”. Es de esta fraternidad entre ustedes – aseguró – que nace el servicio de la autoridad”. “¡Vuestros corazones no tienen barreras! Las alentó el Santo Padre. No pueden cambiar el mundo solas, pero lo pueden iluminar llevando la alegría del Evangelio a los barrios, en las calles, mezcladas entre la gente, siempre cerca de los más pequeños”. (María Cecilia Mutual – RV)   (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Homilía del Papa en Bolonia: «La Palabra, el Pan y los Pobres: las tres P de referencia para el cristiano»

Dom, 01/10/2017 - 8:31pm
(RV).- El Papa Francisco culminó su intensa jornada de visita pastoral a las ciudades italianas de Cesena y Bolonia, celebrándo es esta última una misa en el estadio Dall’Ara.  A continuación las palabras del Santo Padre: Celebro con ustedes el primer domingo de la Palabra: la Palabra de Dios hace el arder el corazón (cf. Lc 24,32), porque nos hace sentir amados y consolados por el Señor. También Nuestra Señora de San Lucas, el evangelista, puede ayudarnos a entender la ternura materna de la palabra "viva", y al mismo tiempo "aguda" como en el Evangelio de hoy: de hecho, penetra en el alma (Efesios 4:12) y saca los secretos y las contradicciones del corazón. Hoy, nos apela a través de la parábola de los dos hijos, que ante el pedido del padre de ir a su viña responden: El primero no, pero luego va; el segundo sí, pero luego no va. Hay, sin embargo, una gran diferencia entre el primer hijo, que es perezoso, y el segundo, que es hipócrita. Intentemos imaginar lo que pasó dentro de ellos. En el corazón del primero, después de decir no, resonaba aún la invitación de su padre; en cambio en el segundo, a pesar del “sí”, la voz de su padre fue enterrada. Pecadores en camino y pecadores sentados El recuerdo del padre levantó al primer hijo de la pereza, mientras que el segundo, que tenía una buena predisposición contradijo "el decir con el hacer". De hecho, se había convertido en impermeable a la voz de Dios y de la conciencia, que de esta forma había abrazado sin problemas la dualidad de la vida. Jesús con esta parábola pone dos caminos por delante de nosotros, que como experimentamos, no siempre estamos dispuestos a decir sí con palabras y obras, porque somos pecadores. Pero podemos elegir entre ser pecadores en camino , que permanecen escuchando al Señor y cuando caen se arrepienten y se levantan, como el primer hijo; o ser pecadores sentados , listos para justificarse siempre y sólo en palabras según aquello que les conviene.  Estas palabras Jesús las dirije a algunos jefes religiosos de aquel tiempo, que se parecían al hijo de la “doble vida”, mientras que la gente común normalmente se comportaba como el otro hijo. Estos jefes sabían y explicaban todo, en un modo formalmente intachable, como verdaderos intelectuales de la religión. Pero no tenían la humildad de escuchar, el coraje de preguntarse, ni la fuerza de arrepentirse. Y Jesús es muy severo: dice que incluso los publicanos les preceden en el Reino de Dios. Es una reprensión fuerte, porque los publicanos eran los corruptos traidores de la patria. ¿Cuál era entonces el problema de estos jefes? No estaban equivocados en el concepto, sino en el modo de vivir y pensar delante de Dios: eran, en palabras y con los otros, custodios inflexibles de las tradiciones humanas, incapaces de comprender que la vida según Dios es “en camino” y requiere la humildad de abrirse, arrepentirse y recomenzar. La palabra clave es "arrepentirse" ¿Qué nos dice ésto a nosotros? Que no existe una vida cristiana con reglas fijas, construida científicamente en la cual basta con cumplir algunas normas para tranquilizar la conciencia: la vida cristiana es un camino humilde de una conciencia que nunca es rígida y siempre está en relación con Dios, que sabe arrepentirse y confiarse a Él en su propia pobreza, sin presumir nunca de bastarse por sí misma. Así se superan las versiones revisadas y actualizadas de aquel mal antiguo, denunciado por Jesús en la parábola: la hipocresía, la doble vida, el clericalismo que se acompaña del legalismo, el alejamiento de la gente. La palabra clave es arrepentirse: es el arrepentimiento lo que permite no endurecerse, el transformar un no a Dios...en un sí, y el sí al pecado...en un no por amor al Señor. La voluntad del Padre, que cada día delicadamente habla a nuestra conciencia, se cumple sólo en la forma del arrepentimiento y de la conversión continua. En definitiva, en el camino de cada uno hay dos caminos: ser pecadores arrepentidos o ser pecadores hipócritas . Porque lo que cuenta no son los razonamientos que justifican e intentan salvar las apariencias, sino un corazón que avanza con el Señor, que lucha cada día, se arrepiente y regresa a Él. Porque el Señor busca a los puros de corazón y no a los "puros por fuera".  Buscar el encuentro hacia un nuevo equilibrio Veamos ahora, queridos hermanos y hermanas, que la Palabra de Dios excava en profundidad, “discierne los sentimientos y los pensamientos del corazón” (Eb 4, 12). Pero es también actual: la parábola nos llama incluso a pensar en las relaciones, no siempre fáciles, entre padres e hijos. Hoy en día, a la velocidad con la que se pasa de una generación y a la otra, se advierte con mayor fuerza la necesidad de autonomía del pasado, a veces hasta llegar a la rebelión. Pero después de los encierros y los largos silencios de una parte a la otra, es bueno recuperar  el encuentro, aunque sea vivido entre conflictos ya que estos pueden convertirse en estímulo de un nuevo equilibrio . Como en la familia, así en la Iglesia y en la sociedad: nunca renunciar al encuentro, al diálogo, a la búsqueda de nuevas vías para caminar juntos. Las tres "P" como referencia en el caminar cristiano En el camino de la Iglesia surge a menudo la pregunta: ¿hacia dónde caminar, cómo caminar hacia adelante? Quisiera dejarles como conclusión de esta jornada, tres puntos de referencia , tres “P”: La primera es la Palabra , que es la brújula para caminar en la humildad, para no perder el camino de Dios y caer en la mundanidad. La segunda es el Pan , el pan eucarístico, porque en la Eucaristía comienza todo. Es en la Eucaristía donde se encuentra la Iglesia: no en las habladurías y murmullos, sino aquí, en el Cuerpo de Cristo compartido por gente pecadora y con necesidad, pero que se siente amada  y por tanto desea amar. De aquí se parte y nos reencontramos cada vez; este es nuestro inicio irrenunciable del nuestro ser Iglesia. Lo proclama “ad alta voce”, el Congreso Eucarístico: la Iglesia se congrega así, nace y vive en torno a la Eucaristía, con Jesús presente y vivo para ser adorado, recibido y compartido cada día. Por último, la tercera P: los Pobres . Aún hoy, lamentablemente muchas personas carecen de lo necesario. Pero también hay tantos pobres de afecto, personas solas, y pobres de Dios. En todos ellos encontramos a Jesús, porque Jesús en el mundo ha seguido el camino de la pobreza, del anulamiento, como dice San Pablo en la segunda lectura: “Jesús se abaja a sí mismo asumiendo una condición de siervo”(Fil 2,7). De la Eucaristía a los pobres, vamos a encontrar a Jesús. Ustedes han reproducido la frase que el cardenal Lercaro amaba ver puesta en el altar: “Si compartimos el pan del cielo, ¿cómo no compartir el pan de la tierra?”. Nos hará bien recordarlo siempre. La Palabra, el Pan y los Pobres : pidamos la gracia de no olvidarnos nunca de estos alimentos- base, que sostienen nuestro camino. Más información en nuestro  Facebook  y  Twitter .  (SL-RV) (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Cultivar la diocesanidad con el compromiso de la transparencia cristiana: el Papa en el encuentro con los religiosos y seminaristas

Dom, 01/10/2017 - 7:37pm
Entre apretones de manos, sonrisas y diálogo entró el Papa Francisco en la Catedral de San Pedro en Bolonia, donde lo esperaban los sacerdotes, religiosos, seminaristas del Seminario Regional y los Diáconos Permanentes de la “docta”, como es llamada esta ciudad de la región italiana Emilia Romaña. Sentado delante del altar, el Santo Padre escuchó en primer lugar, el saludo del Arzobispo de Bolonia, Mons. Matero María Zuppi, y poco después respondió de modo claro y familiar a las preguntas que le hicieron: Respondiendo a la primera pregunta de un sacerdote acerca de cómo hacer crecer la fraternidad en la vida de presbíteros, el Papa aseguró que la fraternidad  se expresa en el presbiterio. “El centro de la espiritualidad de la vida del presbítero diocesano es la diocesaneidad” afirmó. “ La diocesaneidad es una experiencia de pertenencia. Significa que no eres un libre como en el futbol. Eres un hombre que pertenece a un cuerpo  que es la diocesaneidad”. Francisco hizo hincapié en que si no se cultiva “este espíritu de diocesaneidad nos volvemos demasiado individuales, demasiado solos  y con el peligro de volvernos también  infecundos o con algún nerviosismo, un poco solterones”. De ahí – señaló el Papa – la importancia de  “cultivar el sentido de diocesaneidad, que tiene una dimensión de sinodalidad con el obispo . Un cuerpo que tiene que ir adelante siempre con el compromiso de la transparencia cristiana,  como la vive Pablo: el coraje de hablar, de decir todo . Y también el coraje de la paciencia,  de soportar”. El Santo Padre se refirió asimismo a la importancia de la “ relación con el pueblo de Dios sin el cual se cae en el clericalismo, uno de los pecados más graves ”. El Pontífice sugirió a los religiosos que sean pastores del pueblo, que cuiden el rebaño. “No quiere decir ser un populista” – precisó. “Pastor de pueblo, cercano al pueblo porque fue enviado allí para hacerlo crecer, a enseñar al pueblo, a santificar el pueblo y ayudarlo a encontrar a Jesús. En cambio, dijo Francisco, el pastor que es demasiado clerical se asemeja a los fariseos, a los doctores de la ley del tiempo de Jesús: sólo mi teología, sólo mi pensamiento… encerrado allí y el pueblo está en otra parte. Jamás interactuar con la realidad del pueblo”.   Y recordó el almuerzo de hoy con los pobres, los refugiados y los detenidos: “me  ha gustado el almuerzo, no tanto porque la lasaña fuera tan rica sino porque estaba el pueblo de Dios – dijo. Y allí estaban los pastores, en medio de ellos, del pueblo de Dios. Y el pastor tiene que tener una relación. Ésta es la sinodalidad. Una triple relación con el pueblo de Dios. Un lugar con el pueblo de Dios que los pastores deben ocupar en tres posiciones: “Adelante, como catequista, para hacer ver al pueblo cómo es el camino. En medio, para conocer, para entender bien cómo es el pueblo. Y detrás, para ayudar a aquellos que se quedan y también para dejar un poco de libertad y ver cómo va el olfato del pueblo de Dios para el elegir la yerba buena”. La diocesaneidad , la relación con los sacerdotes, la relación con el obispo, el coraje de hablar de todo y de soportar todo - dijo el Papa. Nos ayuda a no caer en el clericalismo, uno de los pecados más fuertes: “Es triste cuando un pastor no tiene horizonte de pueblo, no sabe qué hacer, cuando las iglesias están cerradas. Cuando se ve el horario en las puertas. ¡No es una oficina! Es el puesto donde se viene a adorar al Señor, pero si encuentra la puerta cerrada, ¿dónde lo hace?” Y prosiguió: “Hay que dejar siempre la puerta abierta de las iglesias, con aquel ‘servicio’ al pueblo de Dios.  Todo esto es la diocesaneidad”. Los dos vicios del clericalismo El Santo Padre se detuvo después en dos vicios que, dijo, “están por todas partes”: “Uno, el pensar en el servicio presbiteral como carrera eclesiástica . Me refiero a una verdadera actitud trepadora . Esto es peste en un presbiterio . Hay dos pestes fuertes. Ésta es una. Los trepadores que tratan de abrirse camino y tienen siempre las uñas sucias, porque quieren subir”. El segundo vicio frecuente son las habladurías : “y la fama del hermano sacerdote termina manchada, arruinada” dijo Francisco.   Son los dos vicios propios del clericalismo. “La fraternidad en la vida de los presbíteros puede crecer – sintetizó el Papa -  viviendo la diocesaneidad con coraje, hablando claro siempre, soportando a los demás, con una buena relación con el pueblo de Dios, adelante, para indicar el camino, en el medio, en la cercanía de las obras de caridad,  detrás, para mirar cómo va el pueblo y ayudar a quienes están retrasados. Y huyendo de toda forma de clericalismo y sus dos vicios: el ser trepadores y las habladurías. Vida religiosa y consagrados, testimonios de alegría y esperanza El Obispo de Roma respondió luego a una segunda pregunta explicando la importancia de huir de la psicología de la sobrevivencia : “Creer en la psicología de la sobrevivencia es como esperar  que el carro fúnebre lleve a nuestro instituto Es un pesimismo esperanzador . No es de hombres y mujeres de fe esto, no es una actitud evangélica, sino que es una actitud de derrota, – dijo Francisco.  Y señaló que “la psicología de sobrevivencia lleva a ‘falta de pobreza’. Es buscar la seguridad en el dinero. Explicando que la seguridad en la vida consagrada no la dan ni las vocaciones, ni la da la abundancia de dinero sino que viene de otra parte: “La vida consagrada comienza a corromperse por la falta de pobreza”. “San Ignacio definió a la pobreza madre, porque genera la vida religiosa, y muro, porque la defiende de la mundanidad. La psicología de la sobrevivencia lleva a vivir mundanamente, con esperanzas mundanas, no a apostar en el camino de la esperanza divina, la esperanza que es Dios”. Y comentó: “Cuando los bienes de un instituto religioso se derrumban yo  agradezco al Señor, porque comenzarán el camino de la verdadera esperanza en los bienes que da el Señor, la verdadera esperanza de fecundidad que te da el Señor”. EL Santo Padre prosiguió especificando que el “Señor nos visita tantas veces con la escasez, de medios, de vocaciones, de posibilidades, con una pobreza real”. E invitó a los presentes a preguntarse porque falta esta fecundidad. Les pido – agregó – que mediten meditare los últimos tres números de la Evangelii Nuntiandi, que todavía está vigente”. (María Cecilia Mutual – RV) Video del Encuentro del Papa Francisco con los Sacerdotes, Religiosos, Seminaristas y Diáconos en la Catedral de Bolonia         (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Páginas