El Facebook del Bisbat de LleidaEl Twitter del Bisbat de LleidaEl Google Plus del Bisbat de LleidaEl RSS del Bisbat de Lleida

Notícies d'Esglèsia

Vida Nueva Catalunya

Catalunya Religió (CA) - Mar, 19/01/2038 - 4:14am
Categorías: Notícies d'Esglèsia

VN Catalunya

Catalunya Religió (ES) - Mar, 19/01/2038 - 4:14am
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Homilía del Papa en Santa Marta: la necedad lleva a la corrupción

News.va Official Vatican Network - Hace 4 horas 10 mins
(RV).- No caer en la necedad que consiste en la incapacidad de escuchar la Palabra de Dios y conduce a la corrupción. Lo pidió el Papa Francisco en su homilía de la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa de Santa Marta el tercer martes de octubre. El Santo Padre recordó que Jesús lloró con nostalgia por el pueblo amado que se alejó por necedad, prefiriendo las apariencias, los ídolos o las ideologías. La reflexión del Pontífice comenzó a partir de la palabra “necios”, que aparece dos veces en la Liturgia del día. En efecto, Jesús la dice a los fariseos ( Lc 11, 37-41); mientras San Pablo cuando se refiere a los paganos ( Rm 1, 16-25). Pero el Apóstol de los Gentiles también a los Gálatas les había dicho “necios” porque se habían dejado engañar por las “nuevas ideas”. Y esta palabra “más que una condena, es una recomendación” – explicó el Papa – porque hace ver el camino de la necedad que conduce a la corrupción. “Estos tres grupos de necios son corruptos”, dijo también Francisco . A los Doctores de la Ley, Jesús les había dicho que se parecían a sepulcros blanqueados: se volvían corruptos porque se preocupaban por hacer que “la parte externa de las cosas” apareciera bella, pero no les interesaba lo que había adentro, donde estaba la corrupción. Por lo tanto, estaban “corruptos por la vanidad, por el aparecer, por la belleza exterior, por la justicia exterior”. Los paganos, en cambio, tienen la corrupción de la idolatría: se volvieron corruptos porque confundieron la gloria de Dios – que  habrían podido conocer a través de la razón  – con los ídolos. A la vez que destacó que también hoy hay idolatrías, como el consumismo o como buscar “un dios cómodo”. En fin, también aludió a aquellos cristianos que se han dejado corromper por las ideologías, es decir, que han dejado de ser cristianos para ser “ideólogos del cristianismo”. Estos tres grupos, a causa de la necedad –  dijo el Papa –  “terminan en la corrupción”. Además, Francisco , explicó en qué consiste esta necedad: “La necedad es un no escuchar. Literalmente se puede decir un ‘necio’, ‘no sé’, no escuchar. La incapacidad de escuchar la Palabra: cuando la Palabra no entra, no la dejo entrar porque no la escucho. El necio no escucha. Él cree que escucha, pero no escucha. Hace la suya, siempre. Y por esto la Palabra de Dios no puede entrar en el corazón, y no hay lugar para el amor. Y si entra, entra destilada, transformada por mi concepción de la realidad. Los necios no saben escuchar. Y esta sordera los conduce a esta corrupción. No entra la Palabra de Dios, no hay lugar para el amor y, al final, no hay lugar para la libertad”. Y añadió que se vuelven esclavos porque confunden “la verdad de Dios con la mentira” y adoran a las criaturas en lugar de al Creador: “No son libres, y no escuchar, esta sordera no deja lugar al amor y ni siquiera a la libertad: nos conduce siempre a una esclavitud. ¿Yo escucho la Palabra de Dios? ¿Y la dejo entrar? Esta Palabra, que hemos oído cantando el Aleluya, es la Palabra de Dios viva, es eficaz, discierne los sentimientos y los pensamientos del corazón. Corta, va dentro. ¿Dejo entrar esta Palabra? ¿O a esta Palabra soy sordo? ¿Y la transformo en pertenencia, la transformo en idolatría, hábitos idolátricos, o la transformo en ideología? Y no entra… Ésta es la necedad de los cristianos”. Al concluir su reflexión, el Santo Padre exhortó a mirar los “iconos de los necios de hoy”: “Hay cristianos necios y también pastores necios”. “San Agustín – recordó – los aporrea bien, con fuerza” porque “la necedad de los pastores hace mal al rebaño”. Su referencia fue a la “necedad del pastor corrupto”, a la “necedad del pastor satisfecho de sí mismo y pagano” y a la “necedad del pastor ideólogo”. “Veamos el icono de los cristianos necios” – exhortó el Papa – “y junto a esta necedad miremos al Señor que siempre está a la puerta”, llama y espera. Mientras terminó invitando a pensar en la nostalgia del Señor por nosotros: “Y si caemos en esta necedad, nos alejamos de Él y Él experimenta esta nostalgia. Nostalgia de nosotros. Y Jesús con esta nostalgia lloró, lloró por Jerusalén: era precisamente la nostalgia de un pueblo que había elegido, había amado pero que se había alejado por necedad, que había preferido las apariencias, los ídolos o las ideologías”. (María Fernanda Bernasconi - RV). (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Carta del Papa por los 8 siglos de presencia franciscana en Tierra Santa

News.va Official Vatican Network - Hace 4 horas 41 mins
Con gran alegría, el Papa Francisco dirigió una Carta al Custodio de Tierra Santa, Padre Francesco Patton, en ocasión de los 800 años de la presencia de los «‘frailes de la cuerda’, como apodaron a los franciscanos en los lugares donde el Hijo de Dios se hizo carne y habitó entre nosotros». (Cfr Jn 1,14) Recordando que San Francisco abrió la Orden a la «dimensión misionera y universal» , enviando a sus frailes a todas las naciones como testimonios de fe, de fraternidad y de paz y fue así que se creó la Provincia de Tierra Santa , el Papa subraya las celebraciones en las que los franciscanos renuevan su «adhesión a la llamada de Jesús, en fidelidad al Evangelio y a la Iglesia». «Asiduos a la contemplación y la oración, simples y pobres, obedientes al Obispo de Roma, están comprometidos también en el presente a vivir en Tierra Santa al lado de los hermanos de diversas culturas, etnias y religiones, sembrando paz, fraternidad y respeto» , escribe el Santo Padre, poniendo de relieve asimismo la dedicación de los franciscanos en la investigación arqueológica y de la Sagrada Escritura, sin olvidar la importancia de la animación de los Santuarios y el servicio  a la Comunidad eclesial local, con una exhortación entrañable: «Los aliento a perseverar alegres en sostener a estos hermanos nuestros, sobre todo a los más pobres y débiles, en la educación de la juventud – que a menudo corren el riesgo de perder la esperanza en un contexto aún sin paz – en la acogida de los ancianos y en el cuidado de los enfermos, viviendo concretamente en el día a día las obras de misericordia». El Papa Francisco destaca asimismo que «son embajadores del todo el Pueblo de Dios , que con liberalidad los ha sostenido siempre, en particular a través de la ‘Colecta por la Tierra Santa, que contribuye a hacer que en la Tierra de Jesús la fe se haga visible en las obras y, que en especial los sostiene en nombre del Sucesor de Pedro y de la Congregación para las Iglesias Orientales, que celebra en estos mismos días su centenario». La misiva pontificia concluye encomendando la Custodia de Tierra Santa y cada una de sus comunidades, así como a todos los franciscanos a la maternal protección de la Virgen María, invocando asimismo la intercesión de su santo patrono Antonio de Padua. (CdM) (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

El muñeco de nieve

Pantalla 90 (CEE) - Hace 5 horas 55 mins

El muñeco de nieve 

Público adecuado: adultos

Llega a nuestras pantallas la nueva película del interesante director Tomas Alfredson, autor de una obra maestra del terror moderno (Déjame entrar) y más recientemente, de una excelente muestra de cine de espionaje (El topo). En esta ocasión se adentra en el thriller puro, adaptando el best seller de Jo Nesbo, aunque el resultado queda por debajo de sus mejores obras.

El detective Harry Hole investiga la desaparición de una mujer, y pronto descubre la conexión con antiguos asesinatos, lo que le lleva a sospechar de la reaparición de un asesino en serie.

Hay ciertos rasgos autorales que se perciben en la presentación visual de El muñeco de nieve: esos paisajes helados que parecen retratar un cierto grado de deshumanización, el entorno como ilustración del interior de los personajes. También una cierta economía expresiva tanto en la dirección de actores como en la puesta en escena. Sin embargo, todos esos elementos, que funcionaban a favor de obra en Déjame entrar o El topo, parecen no terminar de cuajar en el caso de este thriller carente de ritmo y emoción. No ayuda el hecho de que la historia no deja de estar algo trillada, con todo su repertorio de clichés de asesinos en serie y detectives atormentados. 22 años después de Seven, ya hemos visto demasiadas variaciones de los mismos recursos.

Los giros, y en especial el desenlace, resultan insatisfactorios porque la narración no prepara el camino para el espectador. En realidad, a Alfredson parecen interesarle más las connotaciones filosóficas de la historia que el funcionamiento narrativo en sí (lo cual es un error porque una cosa es vehículo de la otra). El director escandinavo reflexiona sobre el concepto calvinista del pecado y la culpa, partiendo de un pesimismo vital que sólo puede llevar a profundos abismos de desesperación (no es casualidad que el apellido del personaje principal, Hole, signifique “agujero”). Sin un andamiaje sólido en forma de trama, la película acaba asfixiando al espectador más que incitándole a la reflexión.

Federico Alba

 

Ficha técnica:

(The Snowman, EE.UU./Suecia, 2017)

Director: Tomas Alfredson.

Intérpretes: Michael Fassbender, Rebecca Ferguson, Val Kilmer, Chloë Sevigny, J.K. Simmons.

Duración: 119 minutos.

Género: Thriller.

 

 

Categorías: Notícies d'Esglèsia

Red de libertad

Pantalla 90 (CEE) - Hace 6 horas 30 mins

Red de libertad 

Público recomendado. jóvenes

El cineasta Pablo Moreno (Un Dios Prohibido, Poveda, Luz de Soledad), que ha hecho de Ciudad Rodrigo una ciudad de cine, ha vuelto a ponerse tras las cámaras para recrear la historia real de una santa. En este caso no se trata de santa de altar, reconocida como tal por la Iglesia, ni tampoco de un personaje español, como en las anteriores ocasiones. La protagonista es Helena Studler (1891-1944), una religiosa francesa Hija de la Caridad, que en la Segunda Guerra Mundial trabajó para mejorar las condiciones de vida de los presos de guerra en la ciudad de Metz y alrededores, llegando incluso a salvar a más de dos mil de ellos.

La gran actriz española Assumpta Serna da vida con mucha potencia interpretativa a esta religiosa, y tan pronto es capaz de transmitir a raudales la alegría de vivir, como su enfado y angustia ante la injusticia. La actriz encarna con mucha frescura y autenticidad a Helena Studler, que fue capaz de enfrentarse a los nazis únicamente por la fuerza de su fe y de su entrega a los más necesitados. No sólo expuso su vida, sino que dejó de lado su precaria salud para dedicarse por entero a las víctimas de la guerra. A pesar del indiscutible protagonismo del personaje de sor Helena en el film , esta está acompañada de un reparto coral, en el destaca la superiora Sor Luisa, interpretada por Luisa Gavasa (premio Goya por La Novia), o el colaborador “Caja de clavos” (Roberto Chapu), entre otros muchos.

Una vez más Pablo Moreno vuelve a demostrar lo que es capaz de hacer con presupuestos muy ajustados para películas de época. En este caso, tratándose de una película ambientada en la Segunda Guerra Mundial, y dado el nivel de producción al que estamos acostumbrados los espectadores para ese tipo de películas, puede surgir con facilidad la tentación de la injusta comparación. Por poner un ejemplo clarificador, La casa de la esperanza (Niki Caro, 2017) que tocaba un tema parecido y cuya historia precisaba un entorno de producción similar, costó 20 millones de dólares, mientras que la producción de Red de libertad no ha podido superar el medio millón. Y aunque eso se pueda notar principalmente en un diseño de producción mucho más limitado y austero, no le impide al director contar lo que quiere contar. Habrá menos adornos y efectos especiales, pero no menos verdad.

Red de libertad conecta de forma muy natural con los acentos que señala el Papa Francisco. El partido de Sor Helena es el partido de los que sufren, de los que se han quedado en los márgenes de la historia, independientemente de sus nacionalidades, ideas políticas o convicciones religiosas. En este sentido, más allá de la peripecia argumental, Red de libertad es una película muy actual, pues señala la vocación de los cristianos en un mundo que deja innumerables “daños humanos colaterales”. El guion subraya la falta de conciencia heroica de la protagonista: ella hace lo que tiene que hacer, lo que “no” tiene más remedio que hacer. Un hermoso testimonio para un mundo que tanto valora poner medallas..

 

Juan Orellana

Categorías: Notícies d'Esglèsia

Creative Control

Pantalla 90 (CEE) - Hace 6 horas 35 mins

Creative Control 

Público apropiado: Adultos

Brooklyn, en un futuro no muy lejano. David, un ejecutivo de publicidad obsesionado con la más moderna tecnología, trabaja en la campaña para lanzar unas revolucionarias gafas de realidad aumentada que permiten ver el entorno, grabarlo o modificarlo, de tal modo que lo virtual y lo real se funden en una nueva realidad, virtual sí, pero con forma de lo real. David piensa que ese objeto impactante puede ser el instrumento para una nueva forma de arte, por lo que, para promocionarlo, recurre a Reggie Watts, artista reconocido por su imaginación creativa. El joven ejecutivo usa también las gafas para experimentar personalmente sus posibilidades y pronto empieza a deslizarse sin freno ni control por los sugerentes y atrayentes meandros de la tecnología, hasta convertirse en un adicto a las relaciones virtuales, que ejercen sobre él un efecto placebo para sus angustias, pero no consiguen dominarlas.

Benjamin Dickinson -director, guionista e intérprete principal de esta cinta – nos ofrece un film en blanco y negro, que se combina con el color cuando el avatar de David toma cuerpo, ilustrado con pasajes de música clásica –Mozart, Vivaldi, Bach…-, con imágenes bellísimas de una Nueva York inquietante, con sus edificios acristalados, en un mundo sin intimidad. Pero esa fría transparencia no significa mayor cercanía entre las personas. No hay ningún atisbo de ternura entre personas que se comprenden y se aman. Las relaciones son a través de pantallas, porque cada uno se ha convertido en una suerte de realidad técnica autosuciente.

Si bien el argumento de las gafas de realidad aumentada es un supuesto en cierto modo futurista (algo de eso existe ya), la problemática que conlleva, o, incluso, que sirve de caldo de cultivo a los efectos de las nuevas tecnológicas, es ancestral: la angustia del hombre que se curva sobre sí mismo en busca de sensaciones y acaba siendo incapaz de establecer una relación humana mínimamente cálida y valiosa. El mismo David explica que desde que vive con su novia, paradójicamente, es como si la conociera menos, de hecho, se ha convertido en una extraña para él. Efectivamente estar cerca de una persona no implica que se cree un verdadero encuentro entre ambos, pero, en esas circunstancias de vecindad física el aislamiento de cada uno aparece como más absurdo y la soledad más lacerante. David no es sólo un ejecutivo estresado por el trabajo, sino que vive envuelto en una constante ansiedad provocada por el sinsentido de su vida. Para anestesiar el vértigo de asomarse a su vacío interior, consume drogas de efecto instantáneo, abusa del alcohol y acaba buscando desahogar sus fantasías sexuales en la seguridad de una imagen virtual. Pero todo es pura ficción, y el hombre que no establece vínculos sólidos se aboca irremisiblemente a su destrucción personal. En la película aparecen constantemente grupos de personas interactuando, pero cada uno permanece envuelto en su cápsula, urgido por permanentes e inútiles apelaciones que le llevan a permanecer en ese nivel de hiperactividad y profunda soledad. En una escena sobrecogedora, el angustiado David intenta atender a los mensajes y vídeos que se superponen sin parar, creando una confusión cada vez más densa y agresiva, que consigue dejar sin aliento al espectador.

El film es como el aciago negativo del gran ausente de la historia, el hombre fiel a sí mismo, a su propia naturaleza de ser-en-relación abierto a la trascendencia. Es decir, la película no plantea preguntas antropológicas ni filosóficas, sólo muestra un escenario posible en un futuro cercano y al espectador le corresponde reformular la situación de ese pretendido «mundo feliz», que, finalmente resulta ser castrante porque no tiene más recorrido que una huida a base de drogas y fantasías morbosas que conduce al absurdo y al tedio.

Mª Ángeles Almacellas

 

Ficha técnica:

Creative Control (EE.UU., 2015)

Duración: 97 min.

Género: Ciencia ficción – Drama

Dirección: Benjamin Dickinson

Intérpretes: Benjamin Dickinson, Nora Zehetner, Dan Gill, Alexia Rasmussen, Reggie Watts, Gavin McInnes, Paul Manza, Jay Eisenberg, Himanshu Suri, Meredith Hagner

Guión: Benjamin Dickinson, Micah Bloomberg

Música: Drazen Bosnjak

Fotografía: Adam Newport-Berra

 

Categorías: Notícies d'Esglèsia

Mal genio

Pantalla 90 (CEE) - Hace 8 horas 44 mins

Mal genio 

Público recomendado: adultos

Cómo no pecar de cierto olor a pedante cuando se habla de una película sobre Jean-Luc Godard. Para aquellos que no estén familiarizados con este nombre, Godard es posiblemente uno de los miembros más influyentes (y no el que más, por supuesto) de Nouvelle Vague, un movimiento de cine contracultural francés que se movía en dirección opuesta al cine convencional. Saltos de eje, narración no-lineal, la importante labor del montador, y la sensación de una total libertad expresiva son algunas de las características de este cine. Godard destaca en esta vanguardia por películas como Al final de la escapada, Vivir su vida, Los carabineros o Banda aparte, pero también sobresalió por su peculiar personalidad: acido, crítico, maoísta (como la mayoría de aquellos que pertenecían a este movimiento), de carácter difícil, explosionable, etc. En esta película, dirigida y escrita por el ganador del Oscar Michel Hazanavicius, aborda a esta personalidad con cierto aire socarrón, cómico y muy refrescante.

La temática central de la película se centra en la relación de Godard con Anne Wiazemsky, una joven de 17 años con la que más tarde se casaría; sin embargo, esto no es muy bien visto por ojos exteriores. Sencillamente hilarante, con cierto contenido histórico, y reflexiones existenciales del protagonista, Mal genio se erige como una comedia al más puro estilo Un tipo serio de los hermanos Coen: un humor insípido, simple, efectivo, incluso negro.  Hazanavicius, venía convaleciente de sus dos últimos descalabros: la ambiciosa y fallida The Search; y la deplorable Los infieles. Con esta película vuelve a levantar cabeza, ofreciendo una narración llena de guiños, sobría y clásica; un cuidado aspecto visual; y un acercamiento sencillo hacia una de las figuras clave en el cine europeo, para aquellas que personas que desconocen la autoría de Godard.

En resumen, una película que solo podría renegar de verla ante el desconocimiento de la figura del director. Sin embargo, el ingenio de Hazanavicius consigue sacar a flote una película que hubiera sido carne de “gafapastas”. Cómica y dramática, con reflexiones muy interesantes sobre “el arte de hacer arte”, y el objetivo mismo que tiene el ser humano en la vida.

David Fermín Aparicio

 

Ficha técnica:

Título: Le redoutable

Director: Michel Hazanavicius

Año: 2017

País: Francia

Categorías: Notícies d'Esglèsia

Annabelle: Creation

Pantalla 90 (CEE) - Hace 9 horas 16 mins

Annabelle: Creation  

Público recomendado: Adultos

Empecemos por el principio. Annabelle: Creation da mucho miedo. Enhorabuena, los amantes del género nos podemos dar por satisfechos. Sobre todo si tenemos en cuenta lo mala que fue su predecesora. Con Annabelle ha ocurrido algo  como con Ouija (2014) y Ouija: El origen del mal (2016), que la segunda es mucho mejor que la primera.

Como es bien sabido, Annabelle: Creation es la precuela de Annabelle que a su vez era un spin-off de Expediente Warren. El centro neurálgico de todo esto se encuentra en el director de origen australiano pero de ascendencia malaya, James Wan. El realizador, que debe tener una mente ciertamente retorcida, es el padre y creador de Saw, aunque sus mejores películas vendrían después cuando rodó Silencio desde el mal, Insidious o Expediente Warren. Fue esta última la que armó el belén. Con un modesto presupuesto de poco más de 20 millones de dólares el film recaudó más de trescientos millones en todo el mundo y además la crítica se rindió a sus pies.

Warner, a la que no todos sus negocios le salen bien (ahí están las últimas películas de Batman y Superman) vio en Expediente Warren una forma fácil y barata de hacer dinero. Era cuestión de estirar a los personajes y las situaciones, la muñeca de Expediente Warren, una secuela de la propia Expediente Warren, la monja de de Expediente Warren. El caso Enfield, etc, etc…

Sin embargo, hasta el momento al menos, todo lo que había surgido de este “universo Warren” habían sido decepciones en mayor o menor medida. El caso Enfield, aunque dirigida por Wan, está a años luz de la cinta original y Annabelle resultó ser una película realmente mala. Tal vez, algo tuvo que ver que aquel film viniera firmado por John R. Leonetti, esbirro acreditado como director de fotografía en las películas de Wan (entre otras muchas).

Sin embargo, en Annabelle 2 las cosas han cambiado sensiblemente y de un iluminador hemos pasado a un narrador. Puede que David F. Sandberg no sea el mejor director del mundo, tampoco ha gozado de demasiadas oportunidades de momento, pero su ópera prima, Nunca apagues la luz supuso un entretenimiento de género como mínimo estimulante.

De este modo, Annabelle: Creation funciona de maravilla como película de terror aunque, se pongan como se pongan sus defensores, le sobran de quince a veinte minutos para quedarse en una pequeña perla verdaderamente ejemplar.

La historia de cómo surge la maldad de la muñeca Annabelle está bien planteada y también resuelta, aunque se dilate demasiado en su tramo final. Atención al guiño a La monja, cuyo estreno está previsto para el año que viene y sobre todo, a la verdadera muñeca Anabel, que aparece hacia el final de la cinta y que resulta mucho menos inquietante que la protagonista de trapo y porcelana del film que nos ocupa.

Por lo demás Annabelle: Creation funciona además de suponer una nueva aproximación a ese limbo entre la vida terrena y lo divino, un espacio intermedio en el que Dios no parece tener que decir demasiado y que Wan y sus acólitos visitan con frecuencia. Donde la nada habita ahí se pueden colar los demonios sobre todo si unos los invoca. Esa parecer ser la lección de Annabelle: Creation.

Ramón Monedero

 

Ficha técnica:

(Estados Unidos, 2017)

Dirección: David F. Sandberg

Interpretación: Anthony LaPaglia (Samuel Mullins), Samara Lee (Bee), Miranda Otto (Esther Mullins), Brad Greenquist (Victor Palmeri), Lulu Wilson (Linda), Talitha Bateman (Janice) y Stephanie Sigman (Hermana Charlotte).

Duración: 109 min.

Distribuidora: Warner Bros.

Género: Terror

Categorías: Notícies d'Esglèsia

El Observador permanente de la Santa Sede ante la FAO sobre el reto HAMBRE CERO 2030: "Tenemos que invertir en paz"

News.va Official Vatican Network - Lun, 16/10/2017 - 5:16pm
Hoy, 16 de octubre, el Papa Francisco ha visitado la Sede romana de la FAO , la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, convirtiéndose en su segunda visita desde que está en el Pontificado. Y lo hace en el día en el que se celebra la Jornada Mundial de la Alimentación. Con ocasión de esta visita del Papa, en Radio Vaticana  entrevistamos a Monseñor Fernando Chica Arellano , el Observador permanente de la Santa Sede ante la FAO.   Monseñor Fernando Chica habla acerca del  reto del HAMBRE CERO , una iniciativa de la FAO que pretende para el 2030 erradicar el hambre en el mundo, asegurando que: "este reto últimamente se está complicando". El 15 de septiembre pasado tras el conocimiento de unos "datos alarmantes" el Observador permanente afirma que  "el hambre está repuntando en el mundo". "Llevábamos tres lustros en descenso y ahora estamos en  815 millones de hambrientos , esto quiere decir que hemos crecido 38 millones de hambrientos más en pocos meses, lo cual nos está informando que si no cambiamos el rumbo y las cifras se invierten, será bastante complicado alcanzar este reto de HAMBRE CERO para 2030" explica en los micrófonos de Radio Vaticana.  Además, Monseñor Fernando Chica cita las claves para que entre todos podamos ayudar a que este reto se cumpla , considerando que en primer lugar debemos "convencernos" : "todos podemos ayudar, nadie sobra ni nadie puede darse por evadido a la hora de plantarle cara al hambre". También invita a conjugar el verbo  "querer" : "Esta lacra no es cuestión de que la erradiquen los Gobiernos y las Organizaciones Internacionales" asegura, si no que "es entre todos que podemos derrotar el hambre y para ello basta querer". Por último invita a conjugar el verbo  "compartir" . No desperdiciar alimentos, aumentar lo que dedicamos a la solidaridad para con los más pobres o no tirar nada de lo que hay en la mesa son otras de las iniciativas a las que nos empuja para ayudar a alcanzar el hambre cero en 2030.  La Jornada Mundial de la Alimentación coincide este año 2017 con el momento en el que más personas han sido forzadas a huir de sus hogares desde la II Guerra Mundial debido al aumento de los conflictos y la inestabilidad política que en muchas partes del mundo se está viviendo. Fernando Chica asegura en los micrófonos de Radio Vaticana que  "nadie quiere dejar su tierra por gusto" , y es por ello que el aumento de la violencia, de los conflictos, sobre todo el incremento de los desastres naturales "aumenta el hambre y con el hambre se aumentan las grandes bolsas de migración forzada". Además, continúa, si queremos derrotar el hambre "tenemos que invertir en paz".   Asimismo, en relación a una afirmación hecha por la FAO en la que se lee que "hoy día hay suficientes alimentos en el mundo para que cada ser humano lleve una vida sana y productiva" , Monseñor explica cuáles son los problemas que dificultan que esos alimentos lleguen a las manos de todos : "La paradoja es realmente triste, hay comida para todos pero no todos pueden comer", y continúa: “podemos acabar con el hambre si invertimos más en justicia, en igualdad, si facilitamos que en el hemisferio sur los alimentos no se pierdan" .   "Los alimentos se producen, pero por falta de infraestructuras, de locales donde almacenarlos, de carreteras viables, estos alimentos no llegan a la mesa del consumidor”. Aunque no se trata únicamente del hemisferio sur, ya que en el hemisferio norte los alimentos “tampoco llegan como se debiera”, porque muchas veces en el hemisferio norte “hay un lujo, un desperdicio, un despilfarro que hace que los alimentos se queden rescindidos a unas pocas bocas y haya muchas que no tengan el alimento que precisan cada día” concluye. (Mireia Bonilla - Radio Vaticano)     (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Una mujer fantástica

Pantalla 90 (CEE) - Lun, 16/10/2017 - 2:07pm

Una mujer fantástica 

Público apropiado: Adultos

Marina Vidal es una chica de unos 30 años o algo menos, que lleva una vida completamente convencional, trabaja como camarera en un restaurante, canta en una sala de fiestas y aspira a convertirse en cantante lírica. Está ligada sentimentalmente a Orlando Onetti, dueño de una industria textil, con el que vive una relación sólida a pesar de la diferencia de edad y de clases sociales. Acaba de mudarse al apartamento de Orlando y todo apunta a que sus vínculos de amor y ternura son totalmente sinceros. Para Orlando, Marina es una mujer como cualquier otra y sueña con hacerla feliz. No se cuestiona si a quien ama es hombre, mujer o transexual, y esa actitud honesta de normalidad crea un muro de protección que impide que nadie pueda herir a Marina. Orlando no plantea una defensa intelectual o ideológica de la realidad personal de Marina ni de la relación de ambos. El amor mutuo, sincero y generoso, es prueba suficiente de la normalidad de su vida.

Pero una noche Orlando se siente mal. Marina lo lleva inmediatamente al hospital, donde muere unas horas después. El refugio protector de Marina desaparece con él, y en adelante tendrá que defenderse sola de los depredadores que se lanzan sobre ella. La película, que había empezado como una amable historia de pareja enamorada, se convierte ahora en un drama con una fuerte dosis de intriga. ¿Se llama Marina o Daniel? ¿Es él o ella? La policía llega a considerarla sospechosa de asesinato; la inspectora de costumbres y protección social la somete a una revisión médica humillante; los médicos están desconcertados y hablan con disimulo. Pero lo más grave es el trato agresivo que recibe por parte de la familia de Orlando. La tratan despectivamente, cuando no agresivamente, como a una prostituta a la que hay que echar rápidamente del piso donde vivía con él y, sobre todo, hay que impedir que se acerque al funeral ni al tanatorio. Todos esos sucesos nos llevan al núcleo mismo del tema de la película: la situación de una persona que reclama su derecho a ser tratada y respetada como ser humano y no como un monstruo aberrante de vicio y degeneración.

La factura de la película es correcta y la simbología muy acertada. Todo el vendaval de la incomprensión y el rechazo consiguen dejar los pies de Marina fijos en el suelo, sin capacidad de avanzar, pero ella no rebla y su cuerpo y cabeza siguen hacia adelante plantando cara a la violencia. La escena final, en la que ha conseguido sobrevolar la mediocridad y elevarse al nivel de la belleza, es bellísima. Son también conmovedores los momentos oníricos, que brotan del dolor y la añoranza.

El elenco hace un buen trabajo, pero hay que destacar la interpretación estelar de Daniela Vega, ella misma transexual en la vida real. Da vida a un personaje contenido y delicado, que rezuma dignidad y consigue que el espectador tome partido por él frente a todos los demás. Sebastián Lelio hace de Marina una causa, el símbolo de la injusticia y la crueldad que provoca la ignorancia, el temor y el rechazo ante lo desconocido. La historia de ese ser humano sufriente sería el espejo en el que todos deberíamos mirarnos y juzgarnos.

Sin duda es una cuestión que da que pensar, porque un hombre, en cualquier circunstancia, es siempre un ser humano con dignidad inalienable. Lo cual no significa aceptar como «normal» cualquier juego frívolo con la naturaleza. Marina Vidal, fuerte frente a los ataques, inspira todas las simpatías del espectador, sin embargo el planteamiento de la película es maniqueísta: el transexual es el «bueno», la sociedad en general es el «malo». La familia de Orlando Onetti resulta de gran crueldad -estremecedora le escena en el coche, los tres varones contra Marina-, pero no es justo aplicar esa falta de la más mínima consideración con la persona a la familia en general. Después de unas frases muy duras en el funeral aparece el nombre de la parroquia en la que se está celebrando, Sagrada Familia. Es una propaganda más manipuladora que abierta sobre la idea de que cualquier tipo de unión constituye familia, y que, ¡oh, casualidad!, la menos buena es la de hombre, mujer e hijos. La ideología que la película pretende imponer es muy discutible y su forma de elevar lo concreto al plano de lo general es claramente manipuladora.

Mª Ángeles Almacellas

 

Una mujer fantástica (Alemania, Chile, EE.UU., España, 2017)

Duración: 104 min.

Género: Drama

Dirección: Sebastián Lelio

Intérpretes: Daniela Vega, Francisco Reyes, Luis Gnecco, Aline Küppenheim, Amparo Noguera

Guión: Sebastián Lelio, Gonzalo Maza

Música: Matthew Herbert

Fotografía: Benjamín Echazarreta

 

Categorías: Notícies d'Esglèsia

Papa: trabajar infatigablemente por el bien de la familia humana

News.va Official Vatican Network - Lun, 16/10/2017 - 1:39pm
(RV).- Tal como estaba previsto, en la Jornada Mundial de la Alimentación, el Papa Francisco visitó – el tercer lunes de octubre – la sede de la FAO, es decir, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. La celebración de este año tiene por tema: “Cambiar el futuro de la emigración. Invertir en la seguridad alimentaria y en el desarrollo rural”. El Obispo de Roma fue recibido a su llegada por su Director General, el Dr. José Graziano da Silva y por el Observador Permanente de la Santa Sede ante las Organizaciones y los Organismos de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, Mons. Fernando Chica Arellano .  Ante todo, en el atrio de esta institución se descubrió la escultura que el Papa Bergoglio regaló a la FAO, después de lo cual Francisco conversó brevemente con los principales dirigentes, y tras firmar el Libro de Honor, el Santo Padre se dirigió al segundo piso del edificio, donde saludó a otras personalidades, entre las cuales al Presidente de Madagascar, y diversos embajadores y ministros. Por último, en la Sala Plenaria, tras la apertura de este encuentro, que contó con la proyección del video sobre el tema de esta Jornada Mundial, y después de las palabras de introducción del Director General de la FAO, el Santo Padre dirigió su amplio discurso que pronunció en nuestro idioma. En cuatro puntos, el Pontífice expuso su pensamiento acerca de este gran problema que afecta a los más pobres del planeta. Ante todo recordó que la celebración de esta Jornada Mundial alude al 16 de octubre del año 1945 en que los gobiernos de aquella época – decididos a eliminar el hambre en el mundo mediante el desarrollo del sector agrícola – instituyeron la FAO. Y lo hicieron en un período de grave inseguridad alimentaria y de grandes desplazamientos de la población, con millones de personas buscando un lugar para poder sobrevivir a las miserias y adversidades causadas por la guerra. El Papa se refirió a la relación entre el hambre y las migraciones afirmando que “sólo se puede afrontar si vamos a la raíz del problema”. Y ante la pregunta de ¿cómo se pueden superar los conflictos?, dijo: “El derecho internacional nos indica los medios para prevenirlos o resolverlos rápidamente, evitando que se prolonguen y produzcan carestías y la destrucción del tejido social. Pensemos en las poblaciones martirizadas por unas guerras que duran ya decenas de años, y que se podían haber evitado o al menos detenido, y sin embargo propagan efectos tan desastrosos y crueles como la inseguridad alimentaria y el desplazamiento forzoso de personas. Se necesita buena voluntad y diálogo para frenar los conflictos y un compromiso total a favor de un desarme gradual y sistemático, previsto por la Carta de las Naciones Unidas, así como para remediar la funesta plaga del tráfico de armas. ¿De qué vale denunciar que a causa de los conflictos millones de personas sean víctimas del hambre y de la desnutrición, si no se actúa eficazmente en aras de la paz y el desarme?”. El Pontífice destacó que los estudios realizados por las Naciones Unidas, como tantos otros llevados a cabo por Organizaciones de la sociedad civil, concuerdan en que son dos los principales obstáculos que hay que superar: “los conflictos y los cambios climáticos”. Y afirmó textualmente: “Estamos llamados a proponer un cambio en los estilos de vida, en el uso de los recursos, en los criterios de producción, hasta en el consumo, que en lo que respecta a los alimentos, presenta un aumento de las pérdidas y el desperdicio. No podemos conformarnos con decir ‘otro lo hará’”. El Santo Padre manifestó asimismo que piensa que estos son los presupuestos de cualquier discurso serio sobre la seguridad alimentaria relacionada con el fenómeno de las migraciones. “Está claro que las guerras y los cambios climáticos ocasionan el hambre, evitemos pues el presentarla como una enfermedad incurable. Las recientes previsiones formuladas por vuestros expertos contemplan un aumento de la producción global de cereales, hasta niveles que permiten dar mayor consistencia a las reservas mundiales. Este dato nos da esperanza y nos enseña que, si se trabaja prestando atención a las necesidades y al margen de las especulaciones, los resultados llegan. En efecto, los recursos alimentarios están frecuentemente expuestos a la especulación, que los mide solamente en función del beneficio económico de los grandes productores o en relación a las estimaciones de consumo, y no a las reales exigencias de las personas. De esta manera, se favorecen los conflictos y el despilfarro, y aumenta el número de los últimos de la tierra que buscan un futuro lejos de sus territorios de origen”. Ante esta situación el Papa afirmó con fuerza que “podemos y debemos cambiar el rumbo” , tal como él mismo lo ha escrito en su Encíclica sobre el cuidado de la casa común, Laudato si’ . Y si bien “reducir es fácil”, mientras “compartir, en cambio, implica una conversión”, lo que representa algo exigente, el Santo Padre se hizo a sí mismo y a los presentes otra pregunta: “¿Sería exagerado introducir en el lenguaje de la cooperación internacional la categoría del amor, conjugada como gratuidad, igualdad de trato, solidaridad, cultura del don, fraternidad, misericordia? Estas palabras expresan, efectivamente, el contenido práctico del término ‘humanitario’, tan usado en la actividad internacional. Amar a los hermanos, tomando la iniciativa, sin esperar a ser correspondidos, es el principio evangélico que encuentra también expresión en muchas culturas y religiones, convirtiéndose en principio de humanidad en el lenguaje de las relaciones internacionales”. En cuanto al trabajo diplomático necesario para que todo esto se tenga en cuenta a la hora de elaborar el Pacto mundial para una migración segura, regular y ordenada , que se está realizando actualmente en el seno de las Naciones Unidas, Francisco pidió: “Prestemos oído al grito de tantos hermanos nuestros marginados y excluidos: «Tengo hambre, soy extranjero, estoy desnudo, enfermo, recluido en un campo de refugiados». Es una petición de justicia, no una súplica o una llamada de emergencia. Es necesario que a todos los niveles se dialogue de manera amplia y sincera, para que se encuentren las mejores soluciones y se madure una nueva relación entre los diversos actores del escenario internacional, caracterizada por la responsabilidad recíproca, la solidaridad y la comunión”. Por último y antes de despedirse, el Papa Francisco recordó que “la Iglesia Católica, con sus instituciones, teniendo directo y concreto conocimiento de las situaciones que se deben afrontar o de las necesidades a satisfacer, quiere participar directamente en este esfuerzo en virtud de su misión, que la lleva a amar a todos y la obliga también a recordar, a cuantos tienen responsabilidad nacional o internacional, el gran deber de afrontar las necesidades de los más pobres”. Y concluyó deseando que cada uno descubra, “en el silencio de la propia fe o de las propias convicciones”, las motivaciones, los principios y las aportaciones para infundir en la FAO, y en las demás Instituciones intergubernamentales, el valor de mejorar y “trabajar infatigablemente por el bien de la familia humana”. (María Fernanda Bernasconi – RV). Texto y audio del discurso del Santo Padre a la FAO con ocasión de la Jornada Mundial de la Alimentación: Señor Director General, Distinguidas autoridades aquí presentes, Señoras y Señores: Agradezco la invitación y las palabras de bienvenida que me ha dirigido el Director General, profesor José Graziano da Silva, y saludo con afecto a las autoridades que nos acompañan, así como a los Representantes de los Estados Miembros y a cuantos tienen la posibilidad de seguirnos desde las sedes de la FAO en el mundo. Dirijo un saludo particular a los Ministros de agricultura del G7 aquí presentes, que han finalizado su Cumbre, en la que se han discutido cuestiones que exigen una responsabilidad no sólo en relación al desarrollo y a la producción, sino también con respecto a la Comunidad internacional en su conjunto. 1.     La celebración de esta Jornada Mundial de la Alimentación nos reúne en el recuerdo de aquel 16 de octubre del año 1945 cuando los gobiernos, decididos a eliminar el hambre en el mundo mediante el desarrollo del sector agrícola, instituyeron la FAO. Era aquel un período de grave inseguridad alimentaria y de grandes desplazamientos de la población, con millones de personas buscando un lugar para poder sobrevivir a las miserias y adversidades causadas por la guerra. A la luz de esto, reflexionar sobre los efectos de la seguridad alimentaria en la movilidad humana significa volver al compromiso del que nació la FAO, para renovarlo. La realidad actual reclama una mayor responsabilidad a todos los niveles, no sólo para garantizar la producción necesaria o la equitativa distribución de los frutos de la tierra – esto debería darse por descontado – sino sobre todo para garantizar el derecho de todo ser humano a alimentarse según sus propias necesidades, tomando parte además en las decisiones que lo afectan y en la realización de las propias aspiraciones, sin tener que separarse de sus seres queridos. Ante un objetivo de tal envergadura lo que está en juego es la credibilidad de todo el sistema internacional. Sabemos que la cooperación está cada vez más condicionada por compromisos parciales, llegando incluso a limitar las ayudas en las emergencias. También las muertes a causa del hambre o el abandono de la propia tierra son una noticia habitual, con el peligro de provocar indiferencia. Nos urge pues, encontrar nuevos caminos para transformar las posibilidades de que disponemos en una garantía que permita a cada persona encarar el futuro con fundada confianza, y no sólo con alguna ilusión. El escenario de las relaciones internacionales manifiesta una creciente capacidad de dar respuestas a las expectativas de la familia humana, también con la contribución de la ciencia y de la técnica, las cuales, estudiando los problemas, proponen soluciones adecuadas. Sin embargo, estos nuevos logros no consiguen eliminar la exclusión de gran parte de la población mundial: cuántas son las víctimas de la desnutrición, de las guerras, de los cambios climáticos. Cuántos carecen de trabajo o de los bienes básicos y se ven obligados a dejar su tierra, exponiéndose a muchas y terribles formas de explotación. Valorizar la tecnología al servicio del desarrollo es ciertamente un camino a recorrer, a condición de que se lleguen a concretar acciones eficaces para disminuir el número de los que pasan hambre o para controlar el fenómeno de las migraciones forzosas. 2.     La relación entre el hambre y las migraciones sólo se puede afrontar si vamos a la raíz del problema. A este respecto, los estudios realizados por las Naciones Unidas, como tantos otros llevados a cabo por Organizaciones de la sociedad civil, concuerdan en que son dos los principales obstáculos que hay que superar: los conflictos y los cambios climáticos. ¿Cómo se pueden superar los conflictos? El derecho internacional nos indica los medios para prevenirlos o resolverlos rápidamente, evitando que se prolonguen y produzcan carestías y la destrucción del tejido social. Pensemos en las poblaciones martirizadas por unas guerras que duran ya decenas de años, y que se podían haber evitado o al menos detenido, y sin embargo propagan efectos tan desastrosos y crueles como la inseguridad alimentaria y el desplazamiento forzoso de personas. Se necesita buena voluntad y diálogo para frenar los conflictos y un compromiso total a favor de un desarme gradual y sistemático, previsto por la Carta de las Naciones Unidas, así como para remediar la funesta plaga del tráfico de armas. ¿De qué vale denunciar que a causa de los conflictos millones de personas sean víctimas del hambre y de la desnutrición, si no se actúa eficazmente en aras de la paz y el desarme? En cuanto a los cambios climáticos, vemos sus consecuencias todos los días. Gracias a los conocimientos científicos, sabemos cómo se han de afrontar los problemas; y la comunidad internacional ha ido elaborando también los instrumentos jurídicos necesarios, como, por ejemplo, el Acuerdo de París, del que, por desgracia, algunos se están alejando. Sin embargo, reaparece la negligencia hacia los delicados equilibrios de los ecosistemas, la presunción de manipular y controlar los recursos limitados del planeta, la avidez del beneficio. Por tanto, es necesario esforzarse en favor de un consenso concreto y práctico si se quieren evitar los efectos más trágicos, que continuarán recayendo sobre las personas más pobres e indefensas. Estamos llamados a proponer un cambio en los estilos de vida, en el uso de los recursos, en los criterios de producción, hasta en el consumo, que en lo que respecta a los alimentos, presenta un aumento de las pérdidas y el desperdicio. No podemos conformarnos con decir “otro lo hará”. Pienso que estos son los presupuestos de cualquier discurso serio sobre la seguridad alimentaria relacionada con el fenómeno de las migraciones. Está claro que las guerras y los cambios climáticos ocasionan el hambre, evitemos pues el presentarla como una enfermedad incurable. Las recientes previsiones formuladas por vuestros expertos contemplan un aumento de la producción global de cereales, hasta niveles que permiten dar mayor consistencia a las reservas mundiales. Este dato nos da esperanza y nos enseña que, si se trabaja prestando atención a las necesidades y al margen de las especulaciones, los resultados llegan. En efecto, los recursos alimentarios están frecuentemente expuestos a la especulación, que los mide solamente en función del beneficio económico de los grandes productores o en relación a las estimaciones de consumo, y no a las reales exigencias de las personas. De esta manera, se favorecen los conflictos y el despilfarro, y aumenta el número de los últimos de la tierra que buscan un futuro lejos de sus territorios de origen. 3.     Ante esta situación podemos y debemos cambiar el rumbo (cf. Enc. Laudato si’ , 53; 61; 163; 202). Frente al aumento de la demanda de alimentos es preciso que los frutos de la tierra estén a disposición de todos. Para algunos, bastaría con disminuir el número de las bocas que alimentar y de esta manera se resolvería el problema; pero esta es una falsa solución si se tiene en cuenta el nivel de desperdicio de comida y los modelos de consumo que malgastan tantos recursos. Reducir es fácil, compartir, en cambio, implica una conversión, y esto es exigente. Por eso, me hago a mí mismo, y también a vosotros, una pregunta: ¿Sería exagerado introducir en el lenguaje de la cooperación internacional la categoría del amor, conjugada como gratuidad, igualdad de trato, solidaridad, cultura del don, fraternidad, misericordia? Estas palabras expresan, efectivamente, el contenido práctico del término “humanitario”, tan usado en la actividad internacional. Amar a los hermanos, tomando la iniciativa, sin esperar a ser correspondidos, es el principio evangélico que encuentra también expresión en muchas culturas y religiones, convirtiéndose en principio de humanidad en el lenguaje de las relaciones internacionales. Es menester que la diplomacia y las instituciones multilaterales alimenten y organicen esta capacidad de amar, porque es la vía maestra que garantiza, no sólo la seguridad alimentaria, sino la seguridad humana en su aspecto global. No podemos actuar sólo si los demás lo hacen, ni limitarnos a tener piedad, porque la piedad se limita a las ayudas de emergencia, mientras que el amor inspira la justicia y es esencial para llevar a cabo un orden social justo entre realidades distintas que aspiran al encuentro recíproco. Amar significa contribuir a que cada país aumente la producción y llegue a una autosuficiencia alimentaria. Amar se traduce en pensar en nuevos modelos de desarrollo y de consumo, y en adoptar políticas que no empeoren la situación de las poblaciones menos avanzadas o su dependencia externa. Amar significa no seguir dividiendo a la familia humana entre los que gozan de lo superfluo y los que carecen de lo necesario. El compromiso de la diplomacia nos ha demostrado, también en recientes acontecimientos, que es posible detener el recurso a las armas de destrucción masiva. Todos somos conscientes de la capacidad de destrucción de tales instrumentos. Pero, ¿somos igualmente conscientes de los efectos de la pobreza y de la exclusión? ¿Cómo detener a personas dispuestas a arriesgarlo todo, a generaciones enteras que pueden desaparecer porque carecen del pan cotidiano, o son víctimas de la violencia o de los cambios climáticos? Se desplazan hacia donde ven una luz o perciben una esperanza de vida. No podrán ser detenidas por barreras físicas, económicas, legislativas, ideológicas. Sólo una aplicación coherente del principio de humanidad lo puede conseguir. En cambio, vemos que se disminuye la ayuda pública al desarrollo y se limita la actividad de las Instituciones multilaterales, mientras se recurre a acuerdos bilaterales que subordinan la cooperación al cumplimiento de agendas y alianzas particulares o, sencillamente, a una momentánea tranquilidad. Por el contrario, la gestión de la movilidad humana requiere una acción intergubernamental coordinada y sistemática de acuerdo con las normas internacionales existentes, e impregnada de amor e inteligencia. Su objetivo es un encuentro de pueblos que enriquezca a todos y genere unión y diálogo, no exclusión ni vulnerabilidad. Aquí permitidme que me una al debate sobre la vulnerabilidad, que causa división a nivel internacional cuando se habla de inmigrantes. Vulnerable es el que está en situación de inferioridad y no puede defenderse, no tiene medios, es decir sufre una exclusión. Y lo está obligado por la violencia, por las situaciones naturales o, aún peor, por la indiferencia, la intolerancia e incluso por el odio. Ante esta situación, es justo identificar las causas para actuar con la competencia necesaria. Pero no es aceptable que, para evitar el compromiso, se tienda a atrincherarse detrás de sofismas lingüísticos que no hacen honor a la diplomacia, reduciéndola del “arte de lo posible” a un ejercicio estéril para justificar los egoísmos y la inactividad. Lo deseable es que todo esto se tenga en cuenta a la hora de elaborar el Pacto mundial para una migración segura, regular y ordenada, que se está realizando actualmente en el seno de las Naciones Unidas. 4. Prestemos oído al grito de tantos hermanos nuestros marginados y excluidos: «Tengo hambre, soy extranjero, estoy desnudo, enfermo, recluido en un campo de refugiados». Es una petición de justicia, no una súplica o una llamada de emergencia. Es necesario que a todos los niveles se dialogue de manera amplia y sincera, para que se encuentren las mejores soluciones y se madure una nueva relación entre los diversos actores del escenario internacional, caracterizada por la responsabilidad recíproca, la solidaridad y la comunión. El yugo de la miseria generado por los desplazamientos muchas veces trágicos de los emigrantes puede ser eliminado mediante una prevención consistente en proyectos de desarrollo que creen trabajo y capacidad de respuesta a las crisis medioambientales. La prevención cuesta mucho menos que los efectos provocados por la degradación de las tierras o la contaminación de las aguas, flagelos que azotan las zonas neurálgicas del planeta, en donde la pobreza es la única ley, las enfermedades aumentan y la esperanza de vida disminuye. Son muchas y dignas de alabanza las iniciativas que se están poniendo en marcha. Sin embargo, no bastan, urge la necesidad de seguir impulsando nuevas acciones y financiando programas que combatan el hambre y la miseria estructural con más eficacia y esperanzas de éxito. Pero si el objetivo es el de favorecer una agricultura diversificada y productiva, que tenga en cuenta las exigencias efectivas de un país, entonces no es lícito sustraer las tierras cultivables a la población, dejando que el land grabbing (acaparamiento de tierras) siga realizando sus intereses, a veces con la complicidad de quien debería defender los intereses del pueblo. Es necesario alejar la tentación de actuar en favor de grupos reducidos de la población, como también de utilizar las ayudas externas de modo inadecuado, favoreciendo la corrupción, o la ausencia de legalidad. La Iglesia Católica, con sus instituciones, teniendo directo y concreto conocimiento de las situaciones que se deben afrontar o de las necesidades a satisfacer, quiere participar directamente en este esfuerzo en virtud de su misión, que la lleva a amar a todos y le obliga también a recordar, a cuantos tienen responsabilidad nacional o internacional, el gran deber de afrontar las necesidades de los más pobres. Deseo que cada uno descubra, en el silencio de la propia fe o de las propias convicciones, las motivaciones, los principios y las aportaciones para infundir en la FAO, y en las demás Instituciones intergubernamentales, el valor de mejorar y trabajar infatigablemente por el bien de la familia humana. Gracias.  (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

La piel fría

Pantalla 90 (CEE) - Lun, 16/10/2017 - 1:29pm

La piel fría 

Público recomendado: adultos

El miedo a lo desconocido y a lo distinto coloniza nuestras entrañas y nos lleva a defendernos, muchas veces, a sangre y fuego. Metáfora de esto, con cierto trasfondo étnico y ecologista en el fondo y en la forma, es lo que nos propone el director de cine francés Xavier Gens (Hitman, The Divide…) en La piel fría, adaptación cinematográfica del libro del mismo título de Albert Sánchez Piñol.

Un irlandés (David Oakes: Los Borgia) se desplaza a una isla pérdida en barco para medir los vientos y otras magnitudes físicas de la zona. En el lugar vive en el faro un asilvestrado habitante (Ray Stevens: Divergente), que desecha la compañía. Cuando anochece, el irlandés se dispone a descansar cuando unos ruidos inhumanos asaltan su cabaña, acompañados de golpes y de intentos de entrar por la fuerza en ella.

Con el día, este decide irse a vivir con el intempestivo farero, que le acepta si el primero comparte con él su güisqui y otras vituallas, al tiempo que le desvela el significado de las extrañas criaturas que le atacaron. Pronto comprobará que cada noche estas (“carasapo”, las llama el farero) salen del mar a cientos y atacan el faro.

Con un sobresaliente uso del maquillaje, la actriz Aura Garrido (Stockholm, El Ministerio del tiempo…) se sometió durante el rodaje a ocho horas diarias para adquirir la fisonomía de una de estas criaturas erectas, en ocasiones, y en otras a cuatro extremidades para deambular por la isla. El farero la sometía a su antojo y la maltrataba.

La fotografía del Daniel Aranyo es impactante para reflejar los recovecos de la isla y la grandiosidad del mar que abate la plataforma rocosa, confiriendo al lugar la soledad que demanda la historia. Acompaña también a la historia, la banda sonora de los DJs Javier Reina y Albert Rousseau. Los efectos 3D de los ataques de los especímenes están muy conseguidos y la dirección de Xavier Gens saca partido a los actores, así como al resto de elementos que intervienen en el filme, dosificándolos durante el metraje.

En el papel del irlandés, Gens y los guionistas cristalizan la versión literaria de La piel fría para proponer la conveniencia de vencer los miedos ante lo desconocido. Será aquel quien se acerque pacientemente a la criatura esclava del farero para dispensarla detalles de apertura y afecto.

Esto aptitud de acogida etnio-ecológica choca en el guion con la propia actuación de la criatura con formas de mujer, quien tiene posibilidades de escapar de su situación (se mueve por la isla con libertad), y no lo hace, y con el salvajismo de los de su especie, que salen por la noche del mar para intentar destruir el faro y a sus habitantes.

Esta última cuestión sería el único “pero” que habría que destacar de La piel fría, una producción española muy digna del cine fantástico y de terror.

Enrique Chuvieco

 

Ficha técnica:

Título original: Cold Skin – España 2017

Duración: 117 min.

Director: Xavier Gens

Guion: Eron Sheean, Jesus Olmo (Novela: Albert Sánchez Piñol)

Fotografía: Daniel Aranyo

Reparto:

David Oakes,  Ray Stevenson,  Aura Garrido,  John Benfield,  Iván González, Ben Temple

Productora: Coproducción España-Francia; Babieka / Kanzaman / Gran Babieka / Ink Connection / Pontas Film, Literary Agency

Género: Fantástico. Terror | Monstruos

Categorías: Notícies d'Esglèsia

Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la Amazonia en octubre 2019, convoca el Papa a la hora del Ángelus

News.va Official Vatican Network - Dom, 15/10/2017 - 2:16pm
Una Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la región Panamazónica , que tendrá lugar en Roma en el mes de octubre 2019: lo anunció el Papa Francisco a la hora del Ángelus del tercer domingo de octubre, en la plaza de San Pedro. "Acogiendo el deseo de algunas Conferencias Episcopales de América Latina, además de la voz de diversos Pastores y fieles de otras partes del mundo" el Pontífice explicó que el “objetivo principal de esta convocación es individuar nuevos caminos para la evangelización de aquella porción del Pueblo de Dios, especialmente de los indígenas , a menudo olvidados y sin la perspectiva de un futuro sereno, también a causa de la crisis de la foresta Amazónica, pulmón de capital importancia para nuestro planeta”. El Santo Padre encomendó a los nuevos Santos apenas canonizados en la Plaza de San Pedro, que intercedan por este especial evento para que “en el respeto de la belleza de la creación, todos los pueblos de la tierra alaben al Dios, Señor del universo, e iluminados por Él recorran caminos de justicia y de paz”. Recordamos que el 19 de enero del 2018, el Papa Francisco visitará la ciudad de Puerto Maldonado, en la Amazonia peruana. Allí, los protagonistas serán los pueblos indígenas u originarios que sostendrán un encuentro especial con él, en el Coliseo Cerrado de Madre de Dios. Antes de rezar a la Virgen, Francisco recordó asimismo la celebración, el 17 de octubre, de la  Jornada del rechazo a la Miseria.  “La miseria es una fatalidad” – dijo – señalando que tiene “causas que deben ser reconocidas y removidas, para honrar la dignidad de tantos hermanos y hermanas, siguiendo el ejemplo de los santos”. (MCM, RV) Texto y audio completo de las palabras del Pontífice: Queridos hermanos y hermanas, Al término de esta celebración, saludo cordialmente a todos ustedes, que desde varios países, han venido a honrar a los nuevos Santos. Un deferente pensamiento va en modo particular a las Delegaciones oficiales de Brasil, Francia, Italia, México, Orden de Malta y España. El ejemplo y la intercesión de estos luminosos testimonios del Evangelio nos acompañen en nuestro camino y nos ayuden a promover siempre relaciones fraternas y solidarias, por el bien de la Iglesia y de la sociedad. Acogiendo el deseo de algunas Conferencias Episcopales de América Latina, además de la voz de diversos Pastores y fieles de otras partes del mundo, he decidido convocar una Asamblea Especial del Sínodo de los Obispos para la región Pan amazónica, que tendrá lugar en Roma en el mes de octubre 2019. Objetivo principal de esta convocación es individuar nuevos caminos para la evangelización de aquella porción del Pueblo de Dios, especialmente de los indígenas, a menudo olvidados y sin la perspectiva de un futuro sereno, también a causa de la crisis de la foresta Amazónica, pulmón de capital importancia para nuestro planeta. Los nuevos Santos intercedan por este evento eclesial, para que, en el respeto de la belleza de la creación, todos los pueblos de la tierra alaben al Dios, Señor del universo, e iluminados por Él recorran caminos de justicia y de paz. Recuerdo también que pasado mañana se celebrará la Jornada del rechazo a la Miseria . La miseria es una fatalidad: tiene causas que deben ser reconocidas y removidas, para honrar la dignidad de tantos hermanos y hermanas, siguiendo el ejemplo de los santos. Y ahora nos dirijamos en oración a la Virgen María. Ángelus Domini… (Traducción del italiano: María Cecilia Mutual, Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

El Papa en la misa de canonizaciones: «Dios nos invita a celebrar la fiesta del amor con Él»

News.va Official Vatican Network - Dom, 15/10/2017 - 1:16pm
“El Señor nos desea, nos busca y nos invita, y no se conforma con que cumplamos bien los deberes u observemos sus leyes, sino que quiere que tengamos con él una verdadera comunión de vida", lo dijo el Papa Francisco en su homilía de la misa del domingo 15 de octubre, tras canonizar a un numeroso grupo de Santos en la Plaza de San Pedro, sintetizando así el mensaje central del Evangelio de San Mateo, en la que Jesús explica a qué se parece el Reino de los Cielos , mediante la parábola del Banquete de Bodas. Mt (22,1-14). “En  esta paráblola, los invitados somos todos nosotros. Las bodas inauguran la comunión de toda la vida y ésto es lo que Dios desea realizar y celebrar con cada uno de nosotros”, explicó el Santo Padre recordando que precisamente en ésto consiste la vida cristiana: una historia de amor con Dios , donde el Señor toma la iniciativa gratuitamente y donde ninguno puede vanagloriarse de tener la invitación en exclusiva, ya que “ninguno es un privilegiado con respecto de los demás, sino que cada uno es un privilegiado ante Dios”. Haciendo referencia a este amor gratuito, tierno y privilegiado , que nos propone Dios, donde nace y renace siempre la vida cristiana, el Pontífice señaló que el Señor del amor “espera una respuesta de amor”, pero al mismo tiempo “nos deja libres” para decidir qué responderle. Y en ese sentido el Evangelio nos pone en guardia puesto que la invitación puede ser rechazada. “Muchos respondieron que no, a la invitación del banquete de bodas, porque estaban sometidos a sus propios intereses”, explicó el Obispo de Roma, indicando que actuando de esta manera, se "da la espalda al amor", no por maldad, sino porque se prefiere lo propio: las seguridades, la autoafirmación, las comodidades. “Todo depende del yo, de lo que me parece, de lo que me sirve, de lo que quiero; y se acaba siendo personas rígidas, que reaccionan de mala manera por nada, como los invitados en el Evangelio, que fueron a insultar e incluso a asesinar (cf. v. 6) a quienes llevaban la invitación, sólo porque los incomodaban". “El Evangelio nos pregunta por tanto, de qué parte estamos : ¿de la parte del yo o de la parte de Dios? Porque Dios es lo contrario al egoísmo, a la autorreferencialidad”, expresó el Papa. "Él, tal y como nos dice el Evangelio, ante los continuos rechazos que recibe, ante la cerrazón hacia sus invitados, sigue adelante, no pospone la fiesta. No se resigna, sino que sigue invitando. “Frente a los «no», no da un portazo, sino que incluye aún a más personas. Dios, frente a las injusticias sufridas, responde con un amor más grande”. Porque así actúa el amor; porque sólo así se vence el mal”, expresó el Santo Padre haciendo hincapié en que cada día este Dios, que no pierde nunca la esperanza, nos invita a obrar como él, a vivir con un amor verdadero, a superar la resignación y los caprichos de nuestro yo susceptible y perezoso. Finalmente, haciendo mención al aspecto del vestido de los invitados, Francisco sugirió que el “hábito espiritual” con el que nos presentamos a este banquete del Señor es fundamental: ya que se necesita vestir un hábito que nazca como fruto del amor vivido diariamente. “Tenemos necesidad de revestirnos cada día de su amor, de renovar cada día la elección de Dios”, añadió el Vicario de Cristo, poniendo como ejemplo a los santos recién canonizados. “Pidámos a estos santos, que por su intercesión, recibamos la gracia de elegir y llevar cada día este vestido, y de mantenerlo limpio. ¿Cómo hacerlo? Ante todo, acudiendo a recibir el perdón del Señor sin miedo: este es el paso decisivo para entrar en la sala del banquete de bodas y celebrar la fiesta del amor con él”, concluyó el Papa.  (SL-RV) Audio y texto completo de la homilía del Santo Padre La parábola que hemos escuchado nos habla del Reino de Dios como un banquete de bodas (cf. Mt 22,1-14). El protagonista es el hijo del rey, el esposo, en el que resulta fácil entrever a Jesús. En la parábola no se menciona nunca a la esposa, pero sí se habla de muchos invitados, queridos y esperados: son ellos los que llevan el vestido nupcial. Esos invitados somos nosotros, todos nosotros, porque el Señor desea «celebrar las bodas» con cada uno de nosotros. Las bodas inauguran la comunión de toda la vida: esto es lo que Dios desea realizar con cada uno de nosotros. Así pues, nuestra relación con Dios no puede ser sólo como la de los súbditos devotos con el rey, la de los siervos fieles con el amo, o la de los estudiantes diligentes con el maestro, sino, ante todo, como la relación de la esposa amada con el esposo. En otras palabras, el Señor nos desea, nos busca y nos invita, y no se conforma con que cumplamos bien los deberes u observemos sus leyes, sino que quiere que tengamos con él una verdadera comunión de vida, una relación basada en el diálogo, la confianza y el perdón. La vida cristiana es una historia de amor con Dios Esta es la vida cristiana, una historia de amor con Dios, donde el Señor toma la iniciativa gratuitamente y donde ninguno de nosotros puede vanagloriarse de tener la invitación en exclusiva; ninguno es un privilegiado con respecto de los demás, pero cada uno es un privilegiado ante Dios. De este amor gratuito, tierno y privilegiado nace y renace siempre la vida cristiana. Preguntémonos si, al menos una vez al día, manifestamos al Señor nuestro amor por él; si nos acordamos de decirle cada día, entre tantas palabras: «Te amo Señor. Tú eres mi vida». Porque, si se pierde el amor, la vida cristiana se vuelve estéril, se convierte en un cuerpo sin alma, una moral imposible, un conjunto de principios y leyes que hay que mantener sin saber porqué. En cambio, el Dios de la vida aguarda una respuesta de vida, el Señor del amor espera una respuesta de amor. En el libro del Apocalipsis, se dirige a una Iglesia con un reproche bien preciso: «Has abandonado tu amor primero» (2,4). Este es el peligro: una vida cristiana rutinaria, que se conforma con la «normalidad», sin vitalidad, sin entusiasmo, y con poca memoria. Reavivemos en cambio la memoria del amor primero: somos los amados, los invitados a las bodas, y nuestra vida es un don, porque cada día es una magnífica oportunidad para responder a la invitación. Todos somos invitados "al banquete del Señor" Pero el Evangelio nos pone en guardia: la invitación puede ser rechazada. Muchos invitados respondieron que no, porque estaban sometidos a sus propios intereses: «Pero ellos no hicieron caso; uno se marchó a sus tierras, otro a sus negocios», dice el texto (Mt 22,5). Una palabra se repite: sus; es la clave para comprender el motivo del rechazo. En realidad, los invitados no pensaban que las bodas fueran tristes o aburridas, sino que sencillamente «no hicieron caso»: estaban ocupados en sus propios intereses, preferían poseer algo en vez de implicarse, como exige el amor. Así es como se da la espalda al amor, no por maldad, sino porque se prefiere lo propio: las seguridades, la autoafirmación, las comodidades… Se prefiere apoltronarse en el sillón de las ganancias, de los placeres, de algún hobby que dé un poco de alegría, pero así se envejece rápido y mal, porque se envejece por dentro; cuando el corazón no se dilata, se cierra. Y cuando todo depende del yo ―de lo que me parece, de lo que me sirve, de lo que quiero― se acaba siendo personas rígidas y malas, se reacciona de mala manera por nada, como los invitados en el Evangelio, que fueron a insultar e incluso a asesinar (cf. v. 6) a quienes llevaban la invitación, sólo porque los incomodaban. Dios nunca pierde la esperanza de que aceptemos su invitación Entonces el Evangelio nos pregunta de qué parte estamos: ¿de la parte del yo o de la parte de Dios? Porque Dios es lo contrario al egoísmo, a la autorreferencialidad. Él –nos dice el Evangelio―, ante los continuos rechazos que recibe, ante la cerrazón hacia sus invitados, sigue adelante, no pospone la fiesta. No se resigna, sino que sigue invitando. Frente a los «no», no da un portazo, sino que incluye aún a más personas. Dios, frente a las injusticias sufridas, responde con un amor más grande. Nosotros, cuando nos sentimos heridos por agravios y rechazos, a menudo nutrimos disgusto y rencor. Dios, en cambio, mientras sufre por nuestros «no», sigue animando, sigue adelante disponiendo el bien, incluso para quien hace el mal. Porque así actúa el amor; porque sólo así se vence el mal. Hoy este Dios, que no pierde nunca la esperanza, nos invita a obrar como él, a vivir con un amor verdadero, a superar la resignación y los caprichos de nuestro yo susceptible y perezoso. El Evangelio subraya un último aspecto: el vestido de los invitados, que es indispensable. En efecto, no basta con responder una vez a la invitación, decir «sí» y ya está, sino que se necesita vestir un hábito, se necesita el hábito de vivir el amor cada día. Porque no se puede decir «Señor, Señor» y no vivir y poner en práctica la voluntad de Dios (cf. Mt 7,21). Tenemos necesidad de revestirnos cada día de su amor, de renovar cada día la elección de Dios. Los santos hoy canonizados, y sobre todo los mártires, nos señalan este camino. Ellos no han dicho «sí» al amor con palabras y por un poco de tiempo, sino con la vida y hasta el final. Su vestido cotidiano ha sido el amor de Jesús, ese amor de locura con que nos ha amado hasta el extremo, que ha dado su perdón y sus vestiduras a quien lo estaba crucificando. También nosotros hemos recibido en el Bautismo una vestidura blanca, el vestido nupcial para Dios. Pidámosle, por intercesión de estos santos hermanos y hermanas nuestros, la gracia de elegir y llevar cada día este vestido, y de mantenerlo limpio. ¿Cómo hacerlo? Ante todo, acudiendo a recibir el perdón del Señor sin miedo: este es el paso decisivo para entrar en la sala del banquete de bodas y celebrar la fiesta del amor con él. (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

El Papa reza por el sacerdote italiano secuestrado en Nigeria

News.va Official Vatican Network - Sáb, 14/10/2017 - 7:55pm
Un sacerdote misionero de la diócesis de Roma, don Maurizio Pallù, vinculado al Camino Neocatecumenal que habitaba desde hace tres años en Nigeria, ha sido secuestrado por un grupo de hombres armados mientras se dirigía junto a otras cuatro personas a la Benin City, en el sur del país. Los secuestradores habrían secuestrado al sacerdote después de haber robado al grupo, razón por la cual se piensa que se trate de la acción de una banda de delincuentes comunes listos para pedir el rescate. Sobre lo acaecido está trabajando la Unidad de Crisis de la Farnesina, el Ministerio de Asuntos Exteriores de la República Italiana. Por su parte, el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Greg Burke ha escrito en su cuenta twitter que “el Papa Francisco ha sido informado acerca del sacerdote italiano secuestrado en Nigeria, don Maurizio Pallù y está rezando por él”. Originario de Florencia, el sacerdote secuestrado, de 63 años, entró en el seminario Redemptoris Mater de Roma en 1988, después de haber transcurrido 11 años como misionero laico en diversos países del mundo. Obra en dos parroquias romanas y sucesivamente, es enviado a Holanda, donde es párroco de la diócesis de Haarlem. Vuelve a partir hacia África para trabajar en la arquidiócesis de Abuya, en Nigeria. Es un “presbítero itinerante” de la Fundación Familia de Nazaret. El Estado de Edo, del cual Benin City es la capital y en el cual don Maurizio estuvo hasta ahora empeñado, es un área del alto riesgo de secuestros. De hecho, el 27 de septiembre pasado, fue secuestrado también don Lawrence Adoroli, párroco de la Iglesia de San Benito de Okpella. Mons. Gabriel Dunia, obispo de Auchi, condenando ante la Agencia Fides el rapto como acto abominable, reveló que los secuestradores pidieron un rescate a la Iglesia. Pero, “la Iglesia no paga rescates”  respondió el Obispo, confirmando la línea adoptada desde hace tiempo por la Conferencia Episcopal nigeriana de rechazar toda petición de rescate parte de secuestradores de sacerdotes y religiosos. No se trata de actos vinculados al odio religioso, sino que son llevados a cabo a menudo por grupos de criminales comunes que apuntan al dinero. (MCM-RV) (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Caridad que dura por siglos, el Papa recibe a la Familia Vicentina

News.va Official Vatican Network - Sáb, 14/10/2017 - 4:11pm
El sábado 14 de octubre el Papa Francisco recibió a más de 10 mil miembros de la Familia Vicentina en una audiencia con motivo del Año Jubilar convocado por los Vicentinos por los 400 de fundación. En el marco de este momento de encuentro, testimonio, música y oración, el Papa rezó ante el corazón de San Vicente, reliquia especialmente traída a Roma para esta ocasión desde París, asimismo se lanzó la Alianza Global por los Sin Techo. El Santo Padre empezó saludando afectuosamente a estos hermanos, recordando que están en movimiento por los caminos del mundo, como San Vicente les pediría también hoy. “San Vicente ha generado un impulso de caridad que dura por los siglos”, les dijo, alentándolos a seguir este camino reflexionando sobre tres verbos “importantes para el espíritu vicentino, pero también para la vida cristiana en general: adorar, acoger, ir”. Adorar. Son numerosas las invitaciones de San Vicente a cultivar la vida interior y a dedicarse a la oración que purifica y abre el corazón. Para él la oración es esencial. Es la brújula de cada día, es como un manual de vida, es – escribía – el «gran libro del predicador»: solamente rezando se obtiene de Dios el amor para derramar sobre el mundo; solamente rezando se tocan los corazones de la gente cuando se anuncia el Evangelio (cfr Carta a A. Durand, 1658). Para San Vicente, notó el Papa, la oración no es solamente un deber y mucho menos un conjunto de fórmulas. La oración es detenerse ante Dios para estar con Él, para dedicarse simplemente a Él… Ésta es la oración más pura, aquella que hace espacio al Señor y a su alabanza, y a nada más: la adoración. Quien adora, quien frecuenta la fuente viva del amor no puede más que quedarse, por decir, “contaminado”. Y comienza a comportarse con los demás como el Señor hace con él: se vuelve más misericordioso, más comprensivo, más disponible, supera las propias rigideces y se abre a los demás. Llegamos al segundo verbo: acoger. Cuando escuchamos esta palabra, viene de inmediato a la mente algo por hacer. Pero en realidad acoger es una disposición más profunda: no pide solamente hacer lugar para alguien, sino ser personas acogedoras, disponibles, acostumbradas a darse a los demás. Como Dios por nosotros, así nosotros por los otros. Acoger significa redimensionar el propio yo, enderezar la manera de pensar, comprender que la vida no es mi propiedad privada y que el tiempo no me pertenece. Es un lento despegarse de todo aquello que es mío: mi tiempo, mi descanso, mis derechos, mis programas, mi agenda. Quien acoge renuncia al yo y hace entrar en la vida el tú y el nosotros. El ultimo verbo: ir. El amor es dinámico, sale de sí. Quien ama no está sentado mirando, esperando la llegada de un mundo mejor, sino que con entusiasmo y sencillez se levanta y va. San Vicente lo dijo bien: «Nuestra vocación es ir, no a una parroquia y ni siquiera a una diócesis, sino por toda la tierra. ¿Y a hacer qué ?  A encender el corazón de los hombres, haciendo aquello que hizo el Hijo de Dios, que ha venido a traer el fuego al mundo para inflamarlo de su amor» (Conferencia del 30 de mayo 1659). Esta vocación es siempre válida para todos. Coloca a cada uno interrogantes : “¿Voy al encuentro de los otros, como quiere el Señor? ¿Llevo a donde voy este fuego de la caridad o me quedo encerrado a calentarme frente a mi chimenea?”. A la familia vicentina Francisco deseó “no detenerse, sino continuar tomando cada día de la adoración, el amor de Dios y a difundirlo por el mundo a través del buen contagio de la caridad, de la disponibilidad, y de la concordia”.         (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

El Papa: “Con su oración y compromiso personal colaboran con la misión del Sucesor de Pedro”

News.va Official Vatican Network - Sáb, 14/10/2017 - 2:18pm
(RV).- “Los desafíos de nuestro tiempo requieren la colaboración de todos los hombres de buena voluntad y, en particular, la oración y el sacrificio. Los invito, pues, a mantener su promesa de formar parte, con la oración y el compromiso personal, en los múltiples esfuerzos del Papa en favor de la paz”, lo dijo el Papa Francisco a los miembros de la Liga de Oración del Beato Carlos de Austria, Emperador y Rey, para la paz entre las Naciones, a quienes recibió en audiencia, la mañana del segundo sábado de octubre, en la Sala Clementina del Palacio Apostólico. En su discurso, el Santo Padre saludó y agradeció a todos los miembros de la Liga de Oración que se han reunido en Roma para su asamblea anual. “Su asamblea anual en Roma – precisó el Pontífice – se coloca en el contexto del centenario de la iniciativa de paz emprendida por el Papa Benedicto XV y, entre los responsables políticos, apoyada únicamente por el Beato Carlos de Austria con el fuerte deseo de poner fin a la tragedia de la Primera Guerra Mundial”. Los tres objetivos de la Liga de Oración El Obispo de Roma recordó los tres objetivos de la Liga de Oración y como estos, han sido el motivo recurrente en la vida del Beato Carlos de Austria. “Los tres objetivos de la Liga de Oración subrayado por su Presidente – buscar y observar la voluntad de Dios, empeñarse en favor de la paz y de la justicia, terminar con la injusticia de la historia – han sido, por así decir, señaló el Papa, el motivo recurrente en la vida del Beato Emperador Carlos como gobernante, como esposo y padre de familia y como hijo de la Iglesia. Entregándose a la voluntad de Dios – puntualizó el Pontífice – él aceptó el sufrimiento y ofreció su propia vida en sacrificio por la paz, sostenido siempre por el amor y la fe de su esposa, la sierva de Dios Zita”. La oración de los fieles y la misión del Papa Antes de concluir su discurso, el Papa Francisco señaló que los desafíos del mundo de hoy necesitan de la colaboración de todos los hombres de buena voluntad, la oración y el sacrificio. “Los desafíos de nuestro tiempo requieren la colaboración de todos los hombres de buena voluntad y, en particular, la oración y el sacrificio. Por ello alentó el Papa, los invito, pues, a mantener su promesa de formar parte, con la oración y el compromiso personal, en los múltiples esfuerzos del Papa en favor de la paz. Sin la ayuda de la oración de los fieles, el Sucesor de Pedro no puede realizar su misión en el mundo”. Cuento también con ustedes, alentó el Papa Francisco a los miembros de la Liga de Oración y los encomiendo a la materna protección de María Santísima y a la intercesión del Beato Emperador Carlos, y de corazón imparto la Bendición Apostólica a ustedes y a sus seres queridos. (Renato Martinez – Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Solidaridad del Papa por las víctimas de los incendios en California

News.va Official Vatican Network - Vie, 13/10/2017 - 8:59pm
(RV).- El Papa Francisco, informado de la trágica pérdida de vidas y de la destrucción de bienes causada por el incendio forestal en California (EE.UU.), expresa su solidaridad y sus oraciones a todos los afectados por este desastre. En un telegrama enviado por el Cardenal Pietro Parolin, Secretario de Estado Vaticano, en nombre del Santo Padre a  Mons. Salvatore Joseph Cordileone, Arzobispo de San Francisco, y a Mons. José Horacio Gómez, Arzobispo de Los Ángeles, el Santo Padre asegura sus oraciones a todos los afectados por los incendios. Asimismo, el Pontífice recuerda especialmente a todos aquellos que lloran la pérdida de sus seres queridos y que temen por las vidas de los desaparecidos. Además, su Santidad alienta a las autoridades civiles y al personal de emergencia en la asistencia a las víctimas de esta tragedia y envía a todos su bendición apostólica. Los incendios están afectando California desde el domingo pasado y han causado hasta ahora más de 31 víctimas y son centenares los desaparecidos. Miles de personas han sido evacuadas de sus casas, se han perdido 76 mil hectáreas de vegetación: en las labores por sofocar los incendios están comprometidas más de 8 mil personas, pero las adversas condiciones meteorológicas no han sido de gran ayuda en estas labores. (Renato Martinez – Radio Vaticano) (from Vatican Radio)...
Categorías: Notícies d'Esglèsia

Páginas